Publicidad
4 Jun 2021 - 7:29 p. m.

El caso por presunta calumnia que tiene en juicio a una magistrada de Antioquia

La magistrada Susana Nelly Acosta no habría permitido que el abogado Eduar Rodríguez entrara como conjuez al Tribunal Administrativo del Tolima pues, según ella, en 2012 estaría involucrado en actividades “non santas”. Rodríguez tiene denunciada a Acosta y el juicio iniciará el próximo 18 de agosto.
El 20 de diciembre de 2014 las partes intentaron conciliar, pero la magistrada Acosta no asistió a la reunión.
El 20 de diciembre de 2014 las partes intentaron conciliar, pero la magistrada Acosta no asistió a la reunión.

El próximo 18 de agosto iniciará la audiencia de juicio oral en contra de la magistrada Susana Nelly Acosta, una de las togadas del Tribunal Administrativo de Antioquia. ¿La razón? Una denuncia por calumnia que está en curso contra ella, por un episodio de las entrañas del Tribunal Administrativo del Tolima, despacho que ella representó en 2012 y en el cual no habría permitido la entrada como conjuez del abogado Eduar Armado Rodríguez.

Lea también: Indra Colombia denuncia al veedor Henry Anaya por líos con licitación de la rama judicial

La curtida magistrada Acosta fue acusada por la Fiscalía el pasado 8 de septiembre y desde entonces se esperaba que el ente investigador fijara fecha para iniciar el juicio en su contra. La hipótesis de la institución es que, el 27 de noviembre de 2012, Acosta habría emitido juicios calumniosos contra el abogado Rodríguez, quien entonces se jugaba el puesto para ser conjuez. Los conjueces son funcionarios judiciales externos que entran a dirimir disputas que están en empate en los tribunales. También hacen las veces de jueces o magistrados cuando los mismos están en causal de impedimento.

“El Tribunal Administrativo del Tolima solicitó (en 2012) a los interesados que presentáramos las hojas de vida para ser conjueces. Yo presenté mi hoja de vida, cumplí todos los requisitos. En esa oportunidad ella hizo un comentario en sala delante de los otros magistrados, incluso hay acta, donde ella dice que yo tengo relaciones “non santas” y que el patrimonio mío era de dudosa procedencia”, explicó en diálogo con El Espectador el abogado Rodríguez, quien se recupera de una lesión y quien tiene denunciada penalmente a la magistrada Acosta.

Le puede interesar: Corte Suprema llama a indagatoria al senador Ernesto Macías

Tal cual como lo explica Rodríguez, la Fiscalía argumentó en su escrito de acusación que la noche del 27 de noviembre de 2012, la Sala Plena del Tribunal Administrativo del Tolima se reunió para aceptar la renuncia de los conjueces de la corporación, los abogados Miguel Antonio Caballero, Aidé Alvis Pedreros y Azael Ospina Gómez. En esa sesión, además, se eligieron a sus reemplazos, entre los que había ocho abogados contando a Eduar Armando Rodríguez. En acta n°33, suscrita por los magistrados, quedó registrada la razón por la que Acosta no permitió la elección de su denunciante.

“(…) en relación con el Dr. Eduar Armado Rodríguez, la señora Magistrada Susana Nelly Acosta formuló objeción a su postulación, invocando para el efecto presuntas razones de orden moral, quien al ser requerida para que las pusiera en conocimiento de los miembros de la Sala Plena, manifestó que el citado profesional se encontraba involucrado en actividades “non santas”, las cuales le habían permitido adquirir un patrimonio no justificado, producto de esas relaciones, como la compra de inmuebles en el sector de Las Victorias de esta ciudad”, quedó escrito en el acta.

Lea también: Corte Suprema se abstuvo de abrir investigación contra Petro por denuncia de Uribe

De acuerdo con el acta de la sesión, citada por la Fiscalía, la magistrada Acosta habría denunciado que Rodríguez compró volquetas y busetas a través de actividades “non santas”. Habría dicho, además, que la esposa del postulado a conjuez se encontraría involucrada en hechos irregulares e ilegales derivados del ejercicio de su cargo como directora de Asuntos Jurídicos de la Gobernación del Tolima. Para la Fiscalía, se trataría de calumnias “contrarias a la realidad”, que habla de una conducta inexistente: aumento patrimonial injustificado.

“Al yo enterarme de eso por la versión de los magistrados amigos, pues inmediatamente solicité copia al tribunal de lo que habían tratado en sala (plena del Tribunal Administrativo del Tolima) y efectivamente ellos consignaron lo que ella dijo. Yo presenté una denuncia penal por injuria y calumnia porque ella tiene que demostrarme a mí de dónde sacó eso. Ella está diciendo que se retracta, pero yo no acepto eso”, explicó Rodríguez. En el escrito de acusación quedó claro que, durante el proceso, el 20 de diciembre de 2014 las partes intentaron conciliar, pero Acosta no asistió a la reunión.

Lea también: Salvatore Mancuso denunció a alias Pitirri por falso testimonio y calumnia

El conjuez Rodríguez, por su parte, asegura que lo nombraron para ese cargo una vez la magistrada Acosta se incorporó al Tribunal Administrativo de Antioquia. El denunciante espera que haya justicia en este caso y que decidan a su favor una reparación integral, dado que le habrían cancelado contratos y no le habrían renovado otros acuerdos dada la presunta calumnia. Rodríguez cuenta que, a pesar de que la Ley Estatutaria de Administración de Justicia contempla la remuneración de los conjueces, a la fecha no recibe un peso por su trabajo y que, entre otras cosas, lo hace por “dignidad”.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.