El vudú abre debate sobre ritos y religiones en las cárceles del país

Un joven preso pedía que le reconocieran la práctica del Vudú como una religión para que pudiera llevar el pelo y la barba largos. La Corte Constitucional ordenó identificar las confesiones religiosas minoritarias en las prisiones.

Redacción Judicial
18 de junio de 2018 - 03:43 p. m.
Pixabay
Pixabay

Para Gregorio Godoy Vallecilla, quien estaba preso en la cárcel de Popayán, tener la barba y el pelo largo iba de la mano de su religión: el vudú. Y por eso, había pedido al Inpec que no le aplicara la cláusula que lo prohíbe por razones de seguridad. Godoy argumentaba que él y sus antepasados practicaban los ritos propios de esta tradición, en la que se adoran a múltiples dioses que representan a la naturaleza. El caso llegó hasta la Corte Constitucional y desató una controversia sobre si el vudú es o no una religión.

El ministerio del Interior, por ejemplo, señaló que el vudú no es “una confesión o religión reconocida” en Colombia y que desconoce cuál es su fundamentación ideológica. Además, dijo que para hacer un análisis al respecto o entregar personería jurídica a una determinada confesión, es necesario que haya una petición de la parte interesada. Y resaltó que actualmente no tiene parámetros para identificar creencias religiosas minoritarias relacionadas con un origen étnico.

(Le puede interesar: Inpec debe garantizar libertad de cultos de los internos: Corte Constitucional)

Pero, para otras instituciones sí lo es. Para la Universidad Javeriana, el vudú sí es una religión porque su legitimidad viene de “respeto que tienen sus creyentes por la tradición”. En ese sentido, explicó que el vudú y las creencias asociadas a este, se basan en la convicción de la existencia de un dios central, creador de todo el orden universal, del cual descienden un conjunto de deidades, conocidos como loas, que se encargan de expresiones de la naturaleza, como los mares y los ríos.

La Universidad Santo Tomás señaló que en “la religión vudú” es difícil generalizar normas en relación con la apariencia de los creyentes, como lo pide Godoy. Y el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (Icanh) por su parte no solo dijo que el vudú si es una religión, sino que es un emblema de la producción intelectual y política de la negritud. La Universidad Católica, en contra parte, lo calificó como un rito porque se combinado con prácticas cristianas.

(Lea aquí: Colombia y la libertad de cultos)

La tutela que presentó el recluso llegó a la Corte Constitucional que señaló que no hay certeza sobre la naturaleza de este sistema de creencias y que un debate de este tipo es técnico, por lo que le correspondería al Ministerio del Interior y no a ese tribunal zanjar esta discusión. ¿Por qué? Porque es esa cartera la que identifica las regiones en Colombia y porque es la que diseñó una política pública sobre la libertad religiosa y de cultos en el país.

"De los hallazgos, es posible concluir que el debate sobre la calidad que debe ostentar el vudú, es de tipo técnico y amerita contemplar todos sus elementos para poder adoptar una determinación sólida. Ello corresponde sin duda a las autoridades competentes para hacer este tipo de valoración y reconocimiento, y no a esta Corporación", señala el fallo.

(Le puede interesar: Corte reconoce derechos de recluso evangélico a celebrar ritos)

No obstante, señaló que el Inpec debió responder la petición de Godoy intentando al menos ayuda con otras entidades para que se indagara si el sistema de creencias vudú podía ser considerada como una religión independiente según las normas que rigen la materia. Además, resaltó que el Inpec dijo que se prohíbe llevar cabello largo y barba para evitar la suplantación, pero que las normas que citó realmente tenían que ver con temas de salubridad.

A pesar de que Godoy falleció en el estudio de esta tutela, la Corte Constitucional hizo un llamado al Ministerio del Interior para que cree un mecanismo que le permita al Inpec identificar las confesiones religiosas minoritarias y reconocer sus particularidades en las cárceles. Además, solicitó al Inpec crear protocolos internos para poder hacer este tipo de respuestas.

(Le puede interesar: Colombia y las libertades del siglo XXI)

 

Por Redacción Judicial

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar