17 Sep 2019 - 11:00 a. m.

EPS deben garantizar intérpretes a pacientes con discapacidad auditiva

Así lo enfatizó la Corte Constitucional al estudiar el caso de un hombre trans y sordo que no tuvo muchas dificultades durante su proceso de transición para pedir citas médicas y ser atendido.

Redacción Judicial

“La discapacidad auditiva del accionante no puede constituir una barrera que restrinja irrazonablemente su derecho a expresarse en el marco del acceso a los servicios de salud. Por lo tanto, Compensar E.P.S. debe garantizarle, bien sea a través del servicio de intérprete o el acceso a una de sus redes de internet, una comunicación oportuna, precisa y eficaz”. De esta manera la Corte Constitucional dejó en claro que los pacientes con sordera deben contar con intérpretes durante los procesos de atención médica.

El pronunciamiento se dio a la hora de estudiar una tutela que presentó un hombre trans, con discapacidad auditiva, que tuvo que enfrentar varias dificultades para acceder de manera exitosa y oportuna durante las citas médicas que necesita para su transición a “Centro de Relevo”, un programa en línea de intérpretes que facilita la comunicación con la persona oyente. “El accionante tuvo, al menos, tres citas médicas en las que Compensar E.P.S., no le brindo el acompañamiento de un intérprete de la lengua de señas, y no le permitió el acceso a internet para conectarse al centro de relevo”, dijo la Corte.

(Le puede interesar: OMS da recomendaciones para evitar pérdida de audición por uso de auriculares)

Aunque la EPS autorizó la realización de una mastectomía simple bilateral, el joven decidió acudir a una tutela para garantizar que, en las citas preoperatorias y posoperatorias de su proceso de tránsito de género, Compensar E.P.S. le brindara una comunicación oportuna y eficaz. La Corte Constitucional constató que, en el marco del estudio de la tutela, la EPS cumplió y le garantizó un intérprete para todo el proceso. No obstante, se pronunció de fondo al encontrar que le vulneró los derechos al joven.

“La creación de barreras para establecer una comunicación oportuna y eficaz, restringe irrazonablemente el derecho a la libertad de expresión, y a la salud en el caso concreto, como quiera que impiden, expresarse libremente, a fin de comunicar sus deseos, en este caso relacionados con el proceso para llevar a cabo el tránsito de género; recibir información completa y oportuna sobre los procedimientos solicitados para llevar a cabo ese proceso; y, en esa medida, suministrar el consentimiento informado necesario para realizar cualquier tipo procedimiento médico”, dijo la Corte.

(Le puede interesar: “Atendido por su propietario”, primera serie web de inclusión para personas sordas en el país)

“Dadas la condición de discapacidad del accionante, no le fue posible acceder a la información suficiente sobre su proceso de tránsito de género, y los procedimientos que necesita para tal efecto. La entidad accionada no tuvo en cuenta la condición de discapacidad auditiva del accionante a fin de proveerle los medios necesarios para que este accediera, efectivamente, a los servicios de salud. Tal omisión, restringió irrazonablemente el derecho de accesibilidad a los servicios de salud en condiciones de igualdad”, añade el fallo.

El alto tribunal consideró que la petición de tener un intérprete o red de internet para el programa en línea es idónea, necesaria y proporcional. “La imposibilidad de comunicarse, de manera oportuna y eficaz, restringe irrazonablemente los derechos fundamentales del accionante, en contraste con el sacrificio que supondría para la entidad accionada conceder acceso a una de sus redes de internet para que aquel pueda conectarse al centro de relevo”, agrega el fallo.

Comparte: