Publicidad
23 Nov 2021 - 7:10 p. m.

Estudiantes de colegio darán clases de historia del Holocausto a la Policía

“Nuestro pueblo ha sido testigo de lo que puede resultar de un error de esta magnitud”, escribieron un grupo de estudiantes del Colegio Colombo Hebreo en una carta al director de la Policía, en la que se pusieron a sus órdenes para impartir clases tras lo sucedido en una Escuela de Policía de Tuluá, donde se usó simbología nazi en una celebración.
Uniformados de Tuluá en medio de esvásticas y simbología Nazi.
Uniformados de Tuluá en medio de esvásticas y simbología Nazi.
Archivo Particular
Uniformados de Tuluá en medio de esvásticas y simbología Nazi.
Uniformados de Tuluá en medio de esvásticas y simbología Nazi.
Foto: Archivo Particular

Las imágenes de miembros de la Policía Nacional vestidos como uniformados de la Alemania nazi las vieron ya miles de personas y desataron reclamos internacionales, investigaciones y despidos. También las vieron estudiantes del Colegio Colombo Hebreo, en Bogotá, cuyos familiares o bien fueron asesinados en el Holocausto o bien sobrevivieron y tuvieron que huir de sus hogares. Y un grupo de ellos, movidos por la “necesidad de honrar a nuestros antepasados”, según escribieron en una carta, ahora les darán clases de historia del exterminio judío a uniformados de la Policía.

(Lea también: Policías de Tuluá celebraron vistiéndose de militares de la Alemania Nazi)

Luego de que el 18 de noviembre en la Escuela de Policía de Tuluá (Valle del Cauca) un grupo de uniformados utilizara esvásticas y hasta un disfraz de Adolf Hitler, el rechazo de la comunidad judía no se hizo esperar. Pero un grupo de estudiantes del Colombo Hebreo pasaron de la indignación a la acción y le escribieron al director de la Policía, general Jorge Vargas: “queremos ponernos a sus órdenes para que, de estudiante a estudiante, podamos formar a estos jóvenes policías que deben conocer la historia y entender el porqué de nuestra indignación y nuestro dolor al ver una institución nacional honrar un episodio trágico para la humanidad”. El general aceptó la propuesta.

La profesora Jacqueline Szapiro, quien junto a otro docente del colegio les ayudó a los estudiantes en el proceso, le dijo a El Espectador: “Ellos tras ver las imágenes de Tuluá, se sintieron adoloridos, pero quisieron tomar una actitud muy proactiva y dijeron: ‘queremos que esto sea una oportunidad para honrar la memoria de nuestros antepasados’”. La Shoah —como la comunidad judía llama al Holocausto y que traduce “devastación”— “es una historia que no solamente importa a los judíos, sino que de por medio están todos los valores morales y éticos que debe tener una sociedad libe y democrática”, añadió la profesora.

Le podría interesar: Anuncian sanciones por apología a Alemania Nazi en evento de la Policía en Tuluá

La iniciativa vino de los propios jóvenes. “Los profesores que intervenimos simplemente resumimos la carta, puntualizamos unas fechas”, comentó Szapiro. Y añadió: “Esta carta se envió el viernes al director de la Policía y hemos tenido una respuesta muy positiva por parte de la dirección de la entidad. Están completamente de acuerdo con la proposición que hicieron los estudiantes del Colegio Colombo Hebreo de impartir una historia sobre el Holocausto. Entonces ya se dio la orden para que, en la mayor brevedad, empecemos. Todavía no sé los detalles o el aspecto logístico, pero van a acoger la idea”.

Según la profesora, sus estudiantes “están absolutamente capacitados para hacerlo”, pues por años estudian todo el contexto del Holocausto. De hecho, en la misiva, los jóvenes le hicieron un resumen al general Vargas: “Somos descendientes de judíos inocentes (nuestras familias) que, solo por su religión, historia, tradiciones, costumbres y cultura tuvieron que pasar por algo que nunca debió haber pasado y nunca deberá volver a pasar: una discriminación sistemática, que comenzó con las leyes de Núremberg el 15 de septiembre del 1935 y que tres años después estalló en el Kristallnacht o en español, la noche de los cristales rotos, una serie de ataques y detenciones arbitrarias y sesgadas hacia la población judía y sus bienes”.

Y añadieron: “Después, en 1939 la Alemania Nazi invadió Polonia dando inicio a la Segunda Guerra Mundial, un conflicto bélico que dejó millones de muertes. Paralelamente a la guerra, los Nazis implementaron lo que ellos llamaron ‘la solución final’, un plan con un único objetivo: el genocidio de toda la población judía en Europa. Un plan que requería de los campos de concentración, de trabajo y de exterminio, cada uno con un objetivo concreto: o trabajo forzado, o esperar la muerte o directamente la muerte. La solución final dejo cómo resultado la destrucción de 6 millones de familias, de sueños, de vidas, de personas”.

En palabras de la profesora Szapiro, los estudiantes podrán “explicar cómo en sociedades ‘cultas’, como la Alemania nazi, llegaron a desconocerse las diferencias de un pueblo de forma muy gradual, de una manera casi imperceptible, hasta llegar a lo que se llamó la solución final. Y no desde el punto de vista de las víctimas, no nos interesa revictimizar, sino contar cómo de una sociedad en la que judíos y alemanes vivíamos relativamente bien, por abusos de poder, se llegó a donde se llegó”. En últimas, agregó, “Su intención es explicar lo peligroso que resulta seguir jugando con estos estereotipos y prejuicios. Y por qué es importante que no se banalicen estos símbolos”.

(Le puede interesar: ¿Quién era el director de la escuela policial donde se usaron símbolos nazis?)

Por lo ocurrido en la Escuela de Policía Simón Bolívar de Tuluá fue removido del cargo el director del plantel, el teniente coronel Jorge Ferney Bayona Sánchez. Además, las embajadas de Alemania, Israel, Estados Unidos y otros países, expresaron su rechazo a lo sucedido.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Read more!
Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. cookies. cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar