Publicidad
28 Jan 2009 - 12:28 p. m.

Fiscalía acusa a 10 militares vinculados con masacre en San José de Apartadó

La Procuraduría había solicitado a la Unidad de Derechos Humanos del ente investigativo que profiera resolución de acusación contra los oficiales, acusados como posibles autores de los delitos de homicidio en persona protegida, concierto para delinquir agravado y actos de barbarie, cometida el 21 de febrero de 2005.

El Espectador

De acuerdo con la providencia del fiscal de Derechos Humanos y DIH, los acusados son supuestos responsables, en calidad de coautores, de los delitos de homicidio en persona protegida, actos de barbarie y concierto para delinquir.

La decisión judicial afecta a los siguientes procesados: Orlando Espinoza Beltrán, teniente coronel; José Fernando Castaño López, mayor; Alejandro Jaramillo Giraldo, teniente; Edgar García Estupiñán, teniente; y los suboficiales Ángel María Padilla Petro, Sabarain Cruz Reina, Henry Agudelo, Guasamayán Ortega, Ricardo Bastidas Candia y Darío José Brago Agámez.

Esos militares estaban adscritos al Batallón de Infantería No. 47 General Francisco de Paula Vélez de la XVII Brigada del Ejército, con sede en Carepa (Antioquia).

Igualmente, fue acusado por los mismos delitos Jorge Humberto Milanés Vega, hoy retirado del servicio, pero quien para la época de los hechos ostentaba el grado de subteniente. El capitán Guillermo Armando Gordillo Sánchez se acogió a sentencia anticipada.

Así mismo, el fiscal instructor consideró procedente precluir la investigación al capitán Héctor Londoño Ramírez, y a los suboficiales Oscar Jaime González, Ramón Mican Guatavita, Luis Gutiérrez Echavarría, Jesús David Cardona Casas y Oscar Jaime Gionzález.

Éste sería el primer llamado a juicio que se hace contra integrantes del Ejército, por el asesinato (con intervención de ‘paras') de cinco adultos y tres niños de 11, 5 y 1 año y medio de edad.

Por cuenta de este crimen, que se cometió entre el 21 y el 22 de febrero de 2005, están vinculados en el proceso 83 miembros de la institución castrense y ocho paramilitares

El 30 de julio del año pasado, el ex capitán Guillermo Armando Gordillo se acogió a sentencia anticipada por estos hechos convirtiéndose en el primer ex oficial en recibir una condena por la barbarie de San José de Apartadó. Gordillo confesó que 50 ‘paras' del bloque Héroes de Tolová patrullaron con más de un centenar de uniformados, pertenecientes a dos batallones de la brigada XVII, y que tanto el coronel Espinosa como el mayor Castaño coordinaron con las autodefensas para desarrollar la Operación Fénix.

De esa operación se desprendieron las acciones que terminaron con la muerte de ocho habitantes de San José de Apartadó (autodeclarada comunidad de paz desde 1997). Por ello, la Procuraduría le expresó a la Fiscalía que "sería desquiciado pensar que los paramilitares aparecieron allí de forma espontánea y sorpresiva, sin que los oficiales Espinosa y Castaño tuvieran conocimiento de ella".

Esta oficina encontró relevante, además del testimonio de Gordillo, los señalamientos de paramilitares como Jorge Luis Salgado (alias Kiko), Joel José Vargas (alias Pirulo) y Adriano José Cano (alias Melaza); e indicó que tanto el coronel como el mayor ostentaban la "posición de garantes" y tenían total responsabilidad en el procedimiento de sus hombres.

Develar la autoría de la masacre de San José de Apartadó, que causó tanto estupor por la crueldad de los acontecimientos (como que los niños de 5 y 1 año y medio de edad fueran degollados), fue un proceso lento.

En principio, las autoridades tildaron a las Farc de responsables de los hechos y el Ejército negó haber tenido cualquier participación. Sin embargo, no sólo desmovilizados como Melaza, Pirulo y Kiko han admitido su participación en los asesinatos de estas ocho personas. Diego Fernando Murillo Bejarano, alias Don Berna, también aceptó ante un fiscal de Justicia y Paz que, en efecto, hombres a su mando del bloque Héroes de Tolová colaboraron con integrantes del Ejército para ejecutar los asesinatos.

El órgano de control requirió que, de igual manera, el teniente Alejandro Jaramillo, los sargentos Jorge Milanés, Ángel Padilla y Henry Agudelo, el cabo primero Sabaraín Cruz y el cabo tercero Ricardo Bastidas fueran llamados a juicio por incurrir en los delitos de homicidio en persona protegida, concierto para delinquir y actos de barbarie.

Todos ellos se encuentran asegurados desde el pasado 15 de abril. La parte civil de este proceso le ha solicitado a la Fiscalía que el general Jaime Humberto Fandiño -comandante de la brigada XVII de diciembre a junio de 2005- sea vinculado formalmente a la investigación, pero, hasta la fecha, la petición no ha sido acogida.

Recibe alertas desde Google News