23 Apr 2021 - 10:34 p. m.

Indígenas Awá Unipa denuncian 41 asesinatos en lo que va del 2021

Los indígenas asentados en Nariño y parte de Putumayo denuncian que, por enfrentamientos entre grupos armados, 41 miembros del pueblo Awá UNIPA han sido asesinados. Históricamente han sido víctimas de la guerra.

“En los últimos meses hemos visto como se intensifican los hechos victimizantes en nuestro territorio: masacres, desplazamientos, confinamientos, asesinatos, desapariciones forzadas, torturas, amenazas a líderes, atentados con artefactos explosivos que dejan víctimas mortales, enfrentamientos entre grupos armados legales e ilegales, entre otros, hacen que nuestras comunidades se hayan convertido en campos de guerra”.

Lea también: Corte Constitucional estudiará tutela que busca proteger a los Jaguares de Yuruparí

Así inicia la última denuncia de la Unidad Indígena del pueblo Awá Unipa, la cual exigió a las autoridades pronta respuesta para un territorio que, históricamente, ha sido invadido por grupos armados ilegales. La comunidad entregó un balance de 41 indígenas asesinados, desde marzo de 2020, por lo cual pidió pronta presencia de la Fiscalía y la Defensoría del Pueblo en los departamentos de Nariño y Putumayo.

Entre los asesinatos relatan el caso de María Ofelia García, de 37 años, quien pertenecía al resguardo indígena Awá de Ulbí Alto Nunalbí. La mujer fue asesinada el pasado 31 de marzo, en el sector conocido como Corozal, en el municipio de Tumaco (Nariño). A eso de las 8:00 p.m., hombres armados llegaron a su casa, donde le quitaron la vida a ella y a su pareja. “Ahora deja a 4 hijos menores de edad desprotegidos quienes crecerán sin el amor de una madre”, agrega la unidad indígena.

El primero de abril pasado, la comunidad del pueblo Awá conformó una comisión humanitaria para recuperar el cuerpo de María Ofelia García, quien se había desplazado al sector donde fue asesinada para trabajar en una finca. Una vez hicieron la diligencia, el grupo se desplazó a medicina legal de Tumaco. Sin embargo, el sector Berlín-Las Marías, del municipio de Barbacoas, varios hombres armados atacaron la comisión, abriendo fuego ante los indígenas. No hubo victimas mortales.

Le puede interesar: Comunidad Yukpa de nuevo gana en estrados judiciales batalla contra proyecto minero

Otro de los asesinatos ocurrió hace una semana, el pasado 18 de abril. En la comunidad Albicito-Resguardo Indígena Awá de El Gran Sábalo de Tumaco, en pleno medio día, se presentó un enfrentamiento entre los grupos armados que ocupan la zona. En el afán de escaparle a los disparos, los indígenas decidieron huir a una sola vivienda. En medio de ese recorrido, Dionisio Pascal Paí, de 26 años, murió luego de ser alcanzado por una granada de fragmentación. Tenía cuatro hijos.

“Como denunciamos el año pasado, los habitantes del Resguardo Indígena Awá de Pipalta Palbí Yaguapi, ubicado en Barbacoas, el 11 de junio de 2020 presentaron confinamiento; las personas que intentaban salir del resguardo se exponían a ser ajusticiadas por no cumplir las restricciones de movilidad impuestas por los diferentes grupos armados ilegales que tienen presencia en la zona. Desde el día sábado 17 de abril se reporta la presencia de grupos armados, es por ello que alertamos sobre el alto riesgo que mantiene esta comunidad”, agregó la unidad indígena.

Nacional: El relato de una nukak makú de 15 años a quien habrían violado dos soldados

Además, la comunidad indígena nariñense, conformada por al menos 160 comunidades, según Naciones Unidas, discriminó un registro de los últimos enfrentamientos que han tocado las fibras de sus resguardos. El último se presentó el pasado 20 de abril, en la Comunidad Salví, Resguardo Indígena Awá de Hojal la Turbia, en Tumaco. Cinco se presentaron solo durante este mes y quedó registrado otro enfrentamiento el pasado 26 de marzo, también en zona rural de Tumaco.

La Defensoría del Pueblo ha alertado sobre la presencia de grupos armados al margen de la ley en ese territorio. En la resolución defensorial N° 53, de 2007, la institución encontró que los derechos fundamentales de la comunidad Awá ha sido vulnerado por el Eln, antiguos grupos de autodefensas e integrantes de las extintas Farc. Incluso, hablando de agentes estatales, la Defensoría pidió establecer las afectaciones presentadas por las fumigaciones con glifosato.

Le puede interesar: El olvido de los derechos ancestrales: indígenas en las cárceles y Covid-19

“Instar al Ministerio de Defensa a que, en coordinación con las autoridades indígenas, adopte las medidas necesarias tendentes a minimizar la situación de riesgo y garantizar los derechos fundamentales colectivos e integrales, y el respeto a las normas del derecho internacional humanitario a todas las comunidades indígenas Awá de Nariño, respetando su autonomía, su territorio y su identidad cultural”, fue una de las 30 resoluciones que desplegó la Defensoría.

De acuerdo con el Plan de Salvaguarda Étnica del Pueblo Awá, publicado en 2012, entre 2002 y 2011 por el conflicto armado tuvieron que desplazarse 1861 indígenas de la comunidad. En ese mismo periodo de tiempo, según datos del ICBF, 171 niños, niñas y adolescentes del mismo territorio fueron desvinculados del conflicto armado, sin que hubiese una cifra precisa sobre la cantidad de menores de edad reclutados forzosamente.

Lea también: Justicia indígena y violencia de género: la Corte Constitucional traza límites

Asimismo, en 2017, la Defensoría del Pueblo solicitó a la Fiscalía y la Procuraduría investigar la muerte de seis personas, entre ellos dos comuneros del pueblo indígena Awá, en el marco de protestas por actividades de erradicación manual forzada. “Las autoridades han manifestado que la muerte de los pobladores fue causada por estructuras armadas ilegales que actúan en la zona, mientras que los habitantes de la región afirman que miembros de la Policía Nacional serían los presuntos responsables de esos homicidios”, explicó la Defensoría.

Uno de los eventos más crudos sufridos por el pueblo Awá data del 4 de febrero de 2009, cuando 17 indígenas, entre ellos dos mujeres embarazadas, fueron asesinados por las extintas Farc en el resguardo Tortugaña Telembí, entre los municipios de Barbosa y Ricaurte (Nariño). “Por el miedo de futuras represalias, y por el mismo dolor que invadía a la comunidad, varias familias salieron desplazadas hacia Samaniego, Ricaurte, Barbacoas y a Planadas Telembí”, registró el Centro Nacional de Memoria Histórica.

Comparte: