20 Apr 2022 - 3:56 p. m.

JEP expulsa a excongresista Julio Manzur, presunto miembro del Pacto de Ralito

El exsenador del Partido Conservador fue expulsado de la JEP, dado que su aporte a la verdad de la parapolítica fue insuficiente e, incluso, quiso utilizar el sistema de justicia para lavarse las manos. Está mencionado como miembro del Pacto de Ralito, para favorecer a las Auc.
Exsenador de la República, en audiencia por vínculos con los paramilitares (AUC).
Foto: Mauricio Alvarado

El exsenador conservador Julio Alberto Manzur (2002-2006) fue excluido de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). La Sala de Definición de Situaciones Jurídicas devolvió su caso a la Corte Suprema de Justicia, la cual lo tiene en juicio y bajo investigación por presuntos vínculos con paramilitares de la talla de Carlos Castaño y Salvatore Mancuso. Su aporte a la verdad del conflicto, la finalidad de la JEP, no fue suficiente para que su competencia quedara en el órgano de justicia transicional. No aportó nada nuevo y hasta intentó exculparse en sus declaraciones.

En contexto: JEP acepta sometimiento del exsenador Julio Alberto Manzur

“Los aportes hechos por el solicitante no constituyen una información adicional que contribuya al esclarecimiento de la verdad del conflicto armado. Debido a la naturaleza del delito por el cual ha sido investigado por la justicia penal ordinaria, se esperaba del compareciente Manzur que aportara información novedosa sobre los grupos paramilitares y sus alianzas con la clase política regional. No obstante, en la diligencia (de aporte temprano de verdad), se limitó a hacer referencia a hechos y circunstancias que han sido esclarecidos en la jurisdicción ordinaria, así como en los procesos de Justicia y Paz”, concluyó la JEP.

En agosto de 2020, la JEP había aceptado el sometimiento de Manzur, quien en Córdoba fue diputado departamental y laboró tanto para el Senado como para la Cámara. En 2015, la Corte Suprema de Justicia se comprometió a llevarlo a prisión por el delito de concierto para delinquir, comúnmente acusado a los políticos que se dieron la mano con paramilitares en la primera década del 2000. Según la acusación de la Corte, Manzur habría tenido constantes encuentros con Carlos Castaño y Salvatore Mancuso. Quiso, según la hipótesis, apoyar el proyecto político de los criminales y al candidato a la Gobernación de Córdoba para 2003, Juan Carlos Aldana.

Antecedentes: Exsenador Julio Manzur se defiende de acusaciones de Benito Molina en la JEP

“Así mismo, el exsenador Manzur Abdala, en cumplimiento de tácitos acuerdos, presuntamente habría recomendado al doctor Jaime García Exbrayat, allegado a la ‘Casa Castaño’, para que en los años 2000 y 2003 fuera nombrado Director de la Corporación Autónoma de los Valles del Sinú y San Jorge –CVS- tomada por los paramilitares; haciendo alianza, también, con estos grupos armados irregulares, para ser uno de los congresistas que impulsaría la Ley de Justicia y Paz a los intereses de esos colectivos”, acusó la Corte.

Read more!

Asimismo, el Grupo de Análisis de la Información de la JEP presentó un informe a la Sala en la cual se lo relaciona a Manzur con el Pacto de Ralito. Se trató de la iniciativa liderada por la cúpula de las Auc, en la que participaron 65 asistentes, entre ellos senadores, representantes, alcaldes y gobernadores de todo el país. Todo para mantener el liderazgo político de los paramilitares en Colombia. Según informó el Grupo y una investigación del portal Verdad Abierta, Manzur hizo parte de uno de los tres círculos dispuestos en aquella reunión.

Lea también: El exsenador Julio Manzur pidió cupo en la Jep

Sin embargo, en sus aportes a la verdad, Manzur aseguró que conoció a Salvatore Mancuso, pero nunca tuvo una comunicación estrecha. Contrario fue el testimonio expuesto por el mismo jefe paramilitar, referenciado en una sentencia de la Corte Suprema de 2012, quien lo nombró como uno de sus aliados en Córdoba. Fredy Rendón Herrera, alias El Alemán, comandante del Bloque Elmer Cárdenas de las Auc, lo señaló como un aliado para acordar la lista que los “paras” llevarían a la Cámara en 2002.

No ad for you

Sobre la Ley de Justicia y Paz, creada para la desmovilización paramilitar, Manzur “manifestó que no tuvo ninguna injerencia en el trámite y aprobación de la Ley en el Congreso de la República, pero que sí estuvo muy pendiente de la ley, en atención a que era uno de los congresistas de Córdoba y para esa zona del país este acuerdo era de gran interés. Afirmó que de los procesos de Justicia y Paz nadie se benefició y que, por el contrario, los responsables han pagado sus condenas, incluidos los parlamentarios”.

Le puede interesar: JEP concede libertad condicionada a Benito Molina, expresidente del Fondo Ganadero de Córdoba

La JEP consideró que, si bien Manzur no estaba obligado a reconocer responsabilidad alguna, siendo que no está condenado, de él se esperaba un testimonio voluntario con elementos novedosos. En concreto, no habló de episodios diferentes que hubieses quedado grabados en sentencias condenatorias o en testimonios de antiguos jefes paramilitares. Además, Manzur insistió en exculparse de responsabilidad, señalando que tuvo encuentros casuales con líderes criminales, pero que obedecieron a razones humanitarias.

No ad for you

El órgano de justicia transicional lo expulsó, no sin antes dejar una conclusión: “El compareciente habría alcanzado tal nivel de cercanía y empatía con varios jefes de la organización armada en el departamento de Córdoba que ello le permitió concretar las alianzas que favorecieron sus intereses electorales. Esto contraría su supuesto rol de mostrarse como una persona que apenas se acerca a las Auc por unas razones aparentemente neutras y más bien lo ponen en papel protagónico para obtener apoyos y hacer acuerdos con las Auc”. Manzur, por su parte, podrá apelar y reponer la decisión.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Exsenador de la República, en audiencia por vínculos con los paramilitares (AUC).
Foto: Mauricio Alvarado

El exsenador conservador Julio Alberto Manzur (2002-2006) fue excluido de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). La Sala de Definición de Situaciones Jurídicas devolvió su caso a la Corte Suprema de Justicia, la cual lo tiene en juicio y bajo investigación por presuntos vínculos con paramilitares de la talla de Carlos Castaño y Salvatore Mancuso. Su aporte a la verdad del conflicto, la finalidad de la JEP, no fue suficiente para que su competencia quedara en el órgano de justicia transicional. No aportó nada nuevo y hasta intentó exculparse en sus declaraciones.

En contexto: JEP acepta sometimiento del exsenador Julio Alberto Manzur

“Los aportes hechos por el solicitante no constituyen una información adicional que contribuya al esclarecimiento de la verdad del conflicto armado. Debido a la naturaleza del delito por el cual ha sido investigado por la justicia penal ordinaria, se esperaba del compareciente Manzur que aportara información novedosa sobre los grupos paramilitares y sus alianzas con la clase política regional. No obstante, en la diligencia (de aporte temprano de verdad), se limitó a hacer referencia a hechos y circunstancias que han sido esclarecidos en la jurisdicción ordinaria, así como en los procesos de Justicia y Paz”, concluyó la JEP.

En agosto de 2020, la JEP había aceptado el sometimiento de Manzur, quien en Córdoba fue diputado departamental y laboró tanto para el Senado como para la Cámara. En 2015, la Corte Suprema de Justicia se comprometió a llevarlo a prisión por el delito de concierto para delinquir, comúnmente acusado a los políticos que se dieron la mano con paramilitares en la primera década del 2000. Según la acusación de la Corte, Manzur habría tenido constantes encuentros con Carlos Castaño y Salvatore Mancuso. Quiso, según la hipótesis, apoyar el proyecto político de los criminales y al candidato a la Gobernación de Córdoba para 2003, Juan Carlos Aldana.

Antecedentes: Exsenador Julio Manzur se defiende de acusaciones de Benito Molina en la JEP

“Así mismo, el exsenador Manzur Abdala, en cumplimiento de tácitos acuerdos, presuntamente habría recomendado al doctor Jaime García Exbrayat, allegado a la ‘Casa Castaño’, para que en los años 2000 y 2003 fuera nombrado Director de la Corporación Autónoma de los Valles del Sinú y San Jorge –CVS- tomada por los paramilitares; haciendo alianza, también, con estos grupos armados irregulares, para ser uno de los congresistas que impulsaría la Ley de Justicia y Paz a los intereses de esos colectivos”, acusó la Corte.

Read more!

Asimismo, el Grupo de Análisis de la Información de la JEP presentó un informe a la Sala en la cual se lo relaciona a Manzur con el Pacto de Ralito. Se trató de la iniciativa liderada por la cúpula de las Auc, en la que participaron 65 asistentes, entre ellos senadores, representantes, alcaldes y gobernadores de todo el país. Todo para mantener el liderazgo político de los paramilitares en Colombia. Según informó el Grupo y una investigación del portal Verdad Abierta, Manzur hizo parte de uno de los tres círculos dispuestos en aquella reunión.

Lea también: El exsenador Julio Manzur pidió cupo en la Jep

Sin embargo, en sus aportes a la verdad, Manzur aseguró que conoció a Salvatore Mancuso, pero nunca tuvo una comunicación estrecha. Contrario fue el testimonio expuesto por el mismo jefe paramilitar, referenciado en una sentencia de la Corte Suprema de 2012, quien lo nombró como uno de sus aliados en Córdoba. Fredy Rendón Herrera, alias El Alemán, comandante del Bloque Elmer Cárdenas de las Auc, lo señaló como un aliado para acordar la lista que los “paras” llevarían a la Cámara en 2002.

No ad for you

Sobre la Ley de Justicia y Paz, creada para la desmovilización paramilitar, Manzur “manifestó que no tuvo ninguna injerencia en el trámite y aprobación de la Ley en el Congreso de la República, pero que sí estuvo muy pendiente de la ley, en atención a que era uno de los congresistas de Córdoba y para esa zona del país este acuerdo era de gran interés. Afirmó que de los procesos de Justicia y Paz nadie se benefició y que, por el contrario, los responsables han pagado sus condenas, incluidos los parlamentarios”.

Le puede interesar: JEP concede libertad condicionada a Benito Molina, expresidente del Fondo Ganadero de Córdoba

La JEP consideró que, si bien Manzur no estaba obligado a reconocer responsabilidad alguna, siendo que no está condenado, de él se esperaba un testimonio voluntario con elementos novedosos. En concreto, no habló de episodios diferentes que hubieses quedado grabados en sentencias condenatorias o en testimonios de antiguos jefes paramilitares. Además, Manzur insistió en exculparse de responsabilidad, señalando que tuvo encuentros casuales con líderes criminales, pero que obedecieron a razones humanitarias.

No ad for you

El órgano de justicia transicional lo expulsó, no sin antes dejar una conclusión: “El compareciente habría alcanzado tal nivel de cercanía y empatía con varios jefes de la organización armada en el departamento de Córdoba que ello le permitió concretar las alianzas que favorecieron sus intereses electorales. Esto contraría su supuesto rol de mostrarse como una persona que apenas se acerca a las Auc por unas razones aparentemente neutras y más bien lo ponen en papel protagónico para obtener apoyos y hacer acuerdos con las Auc”. Manzur, por su parte, podrá apelar y reponer la decisión.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Read more!
Read more!
Read more!

Si ya tienes una cuenta, inicia sesión