8 Dec 2020 - 6:16 p. m.

“Jorge 40” y Hernán Giraldo, a indagatoria por asesinato de líderes de la U. del Magdalena

Se trata de los homicidios de Julio Otero, Roque Morelli y el estudiante Hugo Maduro, caso en el que también está siendo indagado el gobernador del Magdalena Carlos Caicedo. El mandatario ha negado cualquier vínculo con los paras desde que era rector de la Universidad.

La Fiscalía citó a indagatoria a Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40, y a Hernán Giraldo, el patrón de la Sierra, exjefes paramilitares que operaban en el Caribe, por una seguidilla de homicidios contra líderes de la Universidad del Magdalena. Se trata de los asesinatos del vicerrector del plantel, Julio Alberto Otero Muñoz, perpetrado en mayo del 2001; del decano de Educación, Roque Alfonso Morelli Zárate, ultimado en septiembre de 2002; así como el del estudiante Hugo Elías Maduro Rodríguez, ocurrido en mayo del 2000, y por el que también está siendo indagado el entonces rector y actual gobernador Carlos Caicedo.

(En contexto: Justicia pide investigar a rector de la Universidad del Magdalena, Carlos Caicedo)

Por los tres crímenes ya han sido condenados algunos hombres de las extintas Autodefensas, pero, hasta ahora, por orden de la fiscal 190 de derechos humanos, se vinculó formalmente a las investigaciones a altos mandos del grupo criminal. “Se han venido desarrollando una serie de actos investigativos, por parte de las fiscalías instructoras, que indican la participación de miembros de las autodefensas campesinas del Magdalena y La Guajira –comandadas por Giraldo–, así como del Bloque Norte –comandado por Jorge 40–”, se lee en el documento que abre la instrucción.

La Fiscalía, entonces, ordenó vincular a Hernán Giraldo como “presunto coautor de los homicidios agravados” de Maduro, Otero y Morelli, y ordenó citarlo a indagatorio. La diligencia tendrá que hacerse por videoconferencia, ya que el exjefe paramilitar se encuentra recluido en Estados Unidos por delitos de narcotráfico, aunque se estima que volverá a Colombia a comienzos de 2021. A Jorge 40, que llegó al país en septiembre pasado, también lo vincularon formalmente a las investigaciones por los asesinatos del vicerrector y el profesor, pero no a la del líder estudiantil Maduro.

(Le puede interesar: Los sindicalistas asesinados por los que debe responder “Jorge 40″)

El documento que ordena este nuevo paso en las pesquisas cita varios de los testimonios que salpican a los exjefes paras. Por ejemplo, uno de los sicarios que mató a Maduro, de nombre Luis Carlos López, “reconoció pertenecer a las autodefensas del bloque Norte, acogiéndose a sentencia anticipada por dicho asesinato y mencionando como autores intelectuales a Hernán Giraldo y a Jorge 40”. Y, sobre el crimen del profesor Morelli, hablaron dos de los hermanos Rojas Mendoza, poderoso clan criminal del Caribe.

Adán Rojas Mendoza, por ejemplo, le dijo a la Fiscalía, según consta en el documento: “Yo contra el señor Roque Morelli tenía ningún motivo para asesinarlo, hasta el día que nos llegó la lista de parte del señor Hernán Giraldo en la que venían otras personas, y, en el momento no recuerdo, mi hermano podrá aclararlas que también venían para ser asesinadas esa lista nos la entregó Walter Torres quien nos manifestó que era orden de Hernán Giraldo (sic)”. Y en efecto, su hermano, José Gregorio Rojas Mendoza, corroboró la versión y reveló más detalles.

(Le puede interesar: Entuertos de los bienes de “Jorge 40” y Hernán Giraldo para reparar a las víctimas)

Contó cómo se fraguó el asesinato de Morelli, quién haló el gatillo, y reiteró que todo fue, supuestamente, por orden de Giraldo. Asimismo, versiones de otros exparas citadas en el documento explican que las Autodefensas decidieron matar al vicerrector Otero porque “era un apoyo político de la guerrilla en Santa Marta”. Al parecer, con connivencia del agente del extinto DAS, Yustin Padilla, así como de Jorge Gnecco, y bajo autorización de los hermanos Carlos y Vicente Castaño, Hernán Giraldo ordenó matarle.

Sobre el homicidio del estudiante Maduro no hay mayores detalles en el documento, salvo un relato de los hechos en los que dos sujetos en moto lo asesinaron en Santa Marta en el año 2000. El joven, junto a Otero y Morelli, era crítico de las gestiones de modernización de la Universidad que llevaba a cabo el entonces rector y hoy gobernador del Magdalena, Carlos Caicedo. Según ha dicho la Fiscalía en otras instancias, “el homicidio habría sido ordenado como consecuencia de las denuncias por corrupción al interior de la institución educativa interpuestas por Maduro”.

Desde 2008, cuando fueron condenados los autores materiales del asesinato de Otero se ha hablado de una supuesta responsabilidad en estos crímenes de Caicedo, quien ha negado cualquier vinculación con grupos ilegales. Finalmente, el año pasado la Fiscalía ordenó vincularlo al proceso que busca esclarecer la muerte de Maduro por los presuntos delitos de concierto para delinquir y homicidio. “La Fiscalía sabe que los crímenes fueron cometidos por los paramilitares y que yo estaba declarado objetivo de los paramilitares. Esto es una vil mentira, llevo cargando a cuestas esta imputación 18 años”, dijo en 2019 Caicedo.

Comparte: