17 Feb 2017 - 11:15 p. m.

Juez envió a la cárcel al ‘Rompe vidrios del Norte’

El habitante de la calle es señalado de atacar a conductores en el norte de Bogotá.

Redacción Judicial

Un juez de control de garantías envió a la cárcel a Jorge Díaz López, un habitante de la calle señalado por robar a conductores en el norte de Bogotá mientras los amenazaba con atacarlos con una pesada piedra. El hombre había sido reportado y fotografiado en diferentes oportunidades, sin embargo solamente hasta el pasado miércoles fue capturado por la Policía en flagrancia. 

'El Rompe Vidrios', como fue apodado por las autoridades, fue detenido en la noche del 15 de febrero cuando atacaba un vehículo particular que era conducido por una mujer en la calle 160 con carrera 9 en el norte de Bogotá. Los vecinos dieron aviso a las autoridades quienes lograron interceptarlo antes que emprendiera la huída. 

En la audiencia el juez manifestó que la medida de aseguramiento en centro carcelario era necesaria puesto que el procesado había escapado en diferentes oportunidades de los centros de rehabilitación para continuar con sus actividades delincuenciales.

"La Fiscalía General demostró que esta persona ha sido recluida en centros de rehabilitación para que supere sus probelmas de adicción a las drogas, sin embargo su conducta es contraria a la ley, y persistente en contra de la ciudadanía", aseguró el funcionario judicial.

El ente investigador le impiutó el delito de hurto simple y agravado.El coronel José Daniel Gualdrón, comandante de la zona norte de Bogotá, señaló que el sujeto aprovechaba su aspecto de habitante de calle para despistar a las autoridades e intimidar a sus víctimas. Aunque el sujeto trabajaba solo y en su contra solo hay tres denuncias formales, se estima que habría participado en más de 10 asaltos.

“Este sujeto aprovechaba las horas de la noche y los semáforos en rojo, especialmente en el sector de la calle 161 con carrera 9, para amenazar a conductores y pasajeros de vehículos particulares y públicos (…) Obligaba con un arma blanca o con piedra en mano a sus víctimas para que bajaran la ventana y le dieran una limosna. Si se negaban a hacerlo enfrentaban las represalias del sujeto, quien empleando una roca rompía los vidrios y hurtaba objetos que estaban a su alcance”, explicó el uniformado.

Comparte: