Publicidad
2 May 2022 - 9:56 p. m.

Los chats de la fiscal Monsalve y un abogado de la firma de Jaime Lombana

Conversaciones de WhatsApp darían cuenta de que la fiscal Angélica Monsalve intentó obtener información del despacho del abogado Jaime Lombana, a través de uno de los empleados del penalista. Monsalve y Lombana hoy se enfrentan en los estrados judiciales por el caso de los empresarios Carlos y Javier Ríos Velilla, y su sobrino, el exconcejal Felipe Ríos Londoño.
La fiscal Angélica Monsalve seguirá al frente del caso de los Ríos Velilla desde Putumayo.  / Noticias Caracol
La fiscal Angélica Monsalve seguirá al frente del caso de los Ríos Velilla desde Putumayo. / Noticias Caracol

Cada semana, el caso de la familia Ríos Velilla da nuevas sorpresas. El expediente en contra de tres integrantes de una prestante familia de Bogotá que acaba de ser imputada por un billonario contrato para quedarse con el recaudo de los dineros que entran al Sistema Integrado de Transporte Público de Bogotá (SITP) tuvo un nuevo desenlace esta semana: Este lunes se conocieron conversaciones de Whatsapp entre la fiscal del caso y uno de los abogados que trabajan con Jaime Lombana, abogado de los Ríos.

En el expediente son investigados Carlos y Javier Ríos Velilla, y su sobrino Felipe Ríos Londoño, quienes, según la fiscal del caso, Angélica Monsalve, cometieron los delitos de celebración indebida de contratos y violación al régimen de inhabilidades e incompatibilidades para hacerse con ese billonario convenio con el Distrito. Los chats dan cuenta de que la funcionaria del ente investigador habría intentado conocer qué acciones estaba realizando el penalista Lombana para defender a los Ríos Velilla.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Lo habría hecho pidiéndole al abogado Felipe Alzate Gómez, penalista de la firma Jaime Lombana Abogados, que le contara detalles sobre qué hacía su jefe para encarar el proceso penal. Tanto, Alzate Gómez como Monsalve se conocían porque habían estudiado juntos. En una de las conversaciones, la fiscal Monsalve le escribe al abogado Gómez: “Ahora sí necesito tu ayuda, dime qué está tramando Lombana conmigo. Le dicen el abogado del diablo”.

El abogado Alzate responde: “Hola Angélica. La verdad es que no puedo ayudarte, incluso cuando mi jefe asumió el caso le puse de presente que te conocía con anterioridad. Estoy seguro de que todas las discusiones van a ser jurídicas y dentro del proceso”. A lo que él le responde:“Hola Angélica. La verdad es que no puedo ayudarte, incluso cuando mi jefe asumió el caso le puse de presente que te conocía con anterioridad. Estoy seguro de que todas las discusiones van a ser jurídicas y dentro del proceso”.

Fuentes cercanas al proceso indican que quien escribió primero fue el abogado Alzate Gómez el 27 de marzo, justo el día en que la fiscal Monsalve apareció en Noticias Caracol denunciando que iba a ser trasladada a Putumayo, supuestamente, por haber llamado a imputación de cargos a los Ríos Velilla. “Hola Angélica, acabo de leer lo de tu caso, me parece una injusticia y arbitrariedad enorme, Ojalá puedas solucionar eso pronto y cualquier cosa que necesites cuentas conmigo”, se lee en la conversación entre la fiscal Monsalve y el abogado Alzate Gómez.

Sobre estos hechos, el abogado Felipe Alzate aclaró que el mensaje lo envió cuando su jefe Lombana todavía no era el abogado de los Ríos Velilla. El cruce de mensajes ya dio para que Jaime Lombana denunciara a la fiscal Monsalve por haber intentado infiltrar su firma en medio de un proceso que ha dado una serie de vueltas judiciales: inicialmente, Monsalve iba a ser trasladada a Putumayo; luego, comenzaron a conocerse conversaciones de presuntas presiones que habría recibido para no imputar a los Ríos Velilla. Y ahora, esto.

El pasado 25 de abril la fiscal les imputó cargos a los Ríos, quienes se declararon inocentes. El reproche de la fiscal es que, para la época en que fue firmado el billonario contrato del recaudo del SITP, el exconcejal Felipe Ríos hacía parte del Concejo de Bogotá y debía dejar claro que es sobrino de los hermanos Ríos Velilla. Por ende, el contrato no podía ser suscrito.

“Ustedes por medio de la empresa Recaudo Bogotá S.A.S enviaron carta remisoria suscrita por la representante legal Nohora Patricia Acero en la cual señalaron que Recaudo Bogotá no estaba incurso en ninguna causal de inhabilidad establecidas en la ley”, dijo la fiscal en la audiencia. Monsalve resaltó que las irregularidades quedaron en evidencia al analizar la información de las empresas socias de Recaudo Bogotá, pues. A su juicio, hay pruebas que la entidad está compuesta por Citymovil Colombia S.A.S con una participación de un 60%, y Landebelo y LGCNS Compañía Ltda, en un 20% de participación respectivamente.

“De las actividades investigativas realizadas por la Fiscalía se corroboró que los verdaderos controlantes de Recaudo Bogotá son ustedes Carlos y Javier Ríos Velilla”, le explicó la fiscal a la juez 42 de garantías y añadió que el 100% de la sociedad es de los hombres que llevó ante los estrados judiciales. La Fiscal Monsalve no solicitó ninguna detención preventiva, por lo que el proceso judicial seguirá su curso con los Ríos en libertad, a la espera que la Fiscalía General los acuse formalmente en los próximos meses.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.