16 Sep 2021 - 8:39 p. m.

Mayor de la Policía a juicio por homicidio de Santiago Murillo en el Paro Nacional

Por el homicidio del joven Santiago Murillo fue llamado a juicio este jueves el mayor de la Policía Jorge Mario Molano. El entonces comandante del CAI Norte de Ibagué habría disparado a 32 metros de distancia contra una persona indefensa.

Por primera vez, la Fiscalía llamó a juicio a un uniformado de la Policía por un homicidio ocurrido en el marco del Paro Nacional. Se trata del mayor Jorge Mario Molano quien, al parecer, mató al joven Santiago Murillo Meneses en Ibagué el 2 de mayo tras jornadas de protesta. Como había revelado El Espectador, al parecer, el entonces comandante del CAI norte de la capital de Tolima huyó del lugar y habría intentado inculpar a uno de sus subordinados, finalmente la Fiscalía llegó a él por el arma que portaba ese día.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

El hecho ocurrió en el quinto día del Paro Nacional de 2021, que inició el 28 de abril. Ese día en Ibagué se habían presentado desórdenes en las manifestaciones en Ibagué, algo que, según la Fiscalía, conocía el uniformado. El mayor Molano estaba de pie sobre la carrera 5 con carrera 60, justo donde hay una papelería Panamericana. De un lado de la calzada avanzaba una tanqueta de la Policía y, del otro, subían caminando tres personas hacia la manifestación. Detrás de ellos subía, también a pie, el joven Santiago Murillo.

(Lea también: La primera acusación de la Fiscalía a un policía por homicidio en el Paro Nacional)

Aunque “no existía el más mínimo peligro ni para el oficial ni para los agentes a su cargo”, según dijo el fiscal del caso este jueves en audiencia, el mayor Jorge Molano habría accionado su arma hacia Murillo a una distancia de 32 metros. “Una vez impactada la víctima, corre en búsqueda de auxilio, pero luego se desploma”, dijo el representante del ente investigador. La bala perforó el corazón del joven y, a pesar de que fue auxiliado y trasladado a un centro asistencial, falleció mientras afuera su madre gritaba con dolor: “Que me maten porque me voy con mi hijo; era mi único hijo”.

Según dijo la Fiscalía este jueves, en la audiencia de acusación, el mayor Molano habría huido del lugar en una moto de la Policía. Y, al parecer para encubrir el crimen, puso en su lugar al intendente Óscar Leonardo Devia, pues es parecido a él físicamente y en su contextura. Sin embargo, en medio de las pesquisas se determinó que la bala extraída del cuerpo del joven Santiago Murillo habría sido disparada desde el arma que, según registros de la propia Policía, portaba Molano ese día.

“Existe uniprocedencia entre el proyectil extraído a la víctima y el arma SP 0169540, con lo cual se puede inferir con probabilidad de verdad que quien disparó contra Santiago Murillo fue Jorge Mario Molano Bedoya, miembro de la policía en grado de mayor”, dijo el fiscal del caso. Además, el funcionario judicial dijo que el uniformado había actuado con total “desconocimiento completo de los protocolos de manejo de la protesta pública” y de los tratados internacionales firmados por Colombia en respeto de derechos humanos.

(Le puede interesar: Homicidio de Santiago Murillo no va a la Justicia Militar: Corte Constitucional)

“Santiago, aquí víctima, se encontraba indefenso frente al ataque de una persona formada en el manejo de armas”, “no existía el más mínimo peligro ni para el oficial ni para los agentes a cargo de este”, fueron otros de los reproches que hizo el fiscal del caso sobre la conducta del mayor Molano. El uniformado, por su parte, se ha declarado inocente. Su abogado le dijo hace unos días a este diario: “En este caso puntual se tiene la tranquilidad de poder demostrar la inocencia del mayor Molano Bedoya, la que ha pregonado desde un inicio y con el equipo de investigación así lo haremos ante la autoridad competente”.

Comparte: