Publicidad
14 Sep 2020 - 2:48 a. m.

“Nadie dio la orden de dispararle a civiles”: director (e) de la Policía

El general Gustavo Moreno, cabeza de la institución, señaló que las decisiones que se tomaron el pasado 9 de septiembre, día que iniciaron las protestas, están grabadas y que en esa reunión estuvo la alcaldesa de Bogotá.
El general Moreno, director encargado de la Policía, dijo que cerca de 40 armas de la institución se encuentran en manos de la Fiscalía.
El general Moreno, director encargado de la Policía, dijo que cerca de 40 armas de la institución se encuentran en manos de la Fiscalía.
Foto: EFE - Defense Ministry of Colombia HAN

El ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo y la cúpula de la Policía rindieron una nueva rueda de prensa a raíz de los recientes violentos acontecimientos que se vivieron en distintas partes del país. Sobre todo, en Bogotá se presentaron los hechos más difíciles en orden público, ya que 13 personas murieron en medio de fuertes denuncias de excesos por parte de la fuerza pública. El director general encargado de la institución castrense señaló a los medios de comunicación que el pasado 9 de septiembre, el día que se desataron las protestas, se grabó todo lo que se habló en el puesto de mando y en el que participó la alcaldesa de Bogotá, Claudia López.

Lea: Ministro de Defensa dice que las protestas en Bogotá fueron infiltradas por el Eln

“Ni el General Rodríguez ni nadie dio orden de disparar, absolutamente nadie. Aquí están las autoridades que acompañan el ejercicio de la Policía Nacional; esto no es una anarquía esto es una democracia”, aseguró el General Gustavo Moreno. También señaló que al rededor de 40 las armas de fuego las que se están investigando actualmente con sus pruebas de balística, con el fin de encontrar las que ocasionaron el asesinato de varias civiles que hacían parte de las protestas por el asesinato de Javier Ordóñez o que se encontraban circunstacialmente en los lugares de las tragedias.

El general Jorge Luis Vargas, director de Seguridad Ciudadana de la Policía, señaló que en la tarde de este domingo se capturaron a “varias personas en en centro de Bogotá que estaba haciendo actos de vandalismo con bombas molotov, agredieron no solo a miembros de la Fuerza Pública sino que afectaron a familias y vendedores ambulantes. Existe material probatorio que se pondrá en conocimiento de la Fiscalía para que esta entidad adelante las medidas pertinentes”. También señaló que hay 308 uniformados heridos en todo el país, a raíz de las violentas jornadas que se vivieron la semana pasada. En Bogotá están la mayoría (286).

El Mayor General, Hoover Perilla, también señaló que “Si la pregunta es si estos policías hicieron uso de las armas de fuego en determinado momento, ¿Quién les ordenó? Los policías no necesitamos que alguien nos ordene el uso de las armas o los elementos de servicio. Nosotros analizamos las circunstancias y de acuerdo a ello actuamos y respondemos individualmente”. La propia cúpula de la Policía señaló que, actualmente, son cerca de 65 policías que están siendo investigados por las distintas denuncias que se presentaron contra miembros de la institución sobre su actuar durante la semana pasada.

Tanto el ministro de Defensa como los altos oficiales volvieron a mencionar que los ataques contra los Centros de Atención Inmediata (CAI) de la Policía fueron hechos que se perpetraron de manera sistemática. El sábado 12 de septiembre Trujillo señaló que en las protestas se infiltraron miembros de células urbanas de la guerrilla del Eln y de las disidencias de las Farc. Sin embargo, hasta el momento, el jefe de la cartera ministerial ni la Policía, han aportado detalles sobre esa supuesta infiltración. También han insistido en que existe una campaña de desprestigio contra la institución castrense.

La génesis de las protestas

El inicio de las protestas fue la muerte del estudiante de derecho Javier Ordóñez el pasado martes en Bogotá mientras estaba bajo la custodia de la Policía en el CAI de Villa Luz, en el occidente de la capital. Un video que circuló en redes sociales en la noche de ese fatídico 8 de septiembre, en el que se ve a Ordóñez (en el piso boca abajo) pidiéndole a dos uniformados que no le den más choques eléctricos con una pistola taser, fue el inicio de las violentas jornadas que dejan hasta el momento a 13 personas muertas por arma de fuego y decenas de heridos.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar