Publicidad
8 Feb 2010 - 8:04 p. m.

"No he autorizado a nadie para negociar": Alonso Salazar

Alcalde de Medellín se refirió a la publicación de El Espectador según la cual dos alas de la 'Oficina de Envigado' llegaron a una tregua.

Mary Luz Avendaño / Medellín

Así lo reveló el alcalde de la ciudad Alonso Salazar, al conocer la tregua pactada en la 'Oficina de Envigado', gracias a la labor adelantada por una Comisión de civiles. Sin embargo reconoció que sí estaba enterado de los acercamientos.

Luego de la publicación hecha por El Espectador, en la cual se revelaba que un grupo de “Notables” de la sociedad civil adelantaron acercamientos con alias 'Valenciano' y alias 'Sebastián' para buscar una tregua que disminuyera la confrontación que se libra en las calles de Medellín, los miembros de la Comisión por la Vida, como se denomina el grupo de “Notables”, informaron en qué términos se adelantaron dichos acercamientos.

La Comisión está conformada por Jaime Jaramillo Panesso, de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación; Francisco Galán, de la Casa de Paz; Jorge Gaviria, de la Fundación Razones Soñadas y ex director del programa de Reinserción de la alcaldía de Medellín y Monseñor Alberto Giraldo, Arzobispo de la ciudad.

Desde el 28 de octubre de 2009, mediante una comunicación escrita, los miembros de la Comisión le informaron al alcalde Alonso Salazar sobre su labor en busca de acercamientos con representante de la denominada 'Oficina de Envigado'. “Queremos comunicarle que los suscritos miembros de la Comisión por la Vida, instancia de la sociedad civil que conforman varios ciudadanos y organizaciones civiles, han recibido la aprobación del Presidente de la República para auscultar los intereses de los grupos delincuenciales de la ciudad y obtener información o propuestas de paz y convivencia que serán trasmitidas a las autoridades correspondientes para su examen”, reza en la carta.

El 6 de noviembre el Alcalde les respondió en otra comunicación: “Me parece loable el propósito de buscar contener la violencia de nuestra ciudad con gestiones que le son apropiadas a grupos como el que han conformado…….El contacto con jerarquías de organizaciones criminales no está dentro de las posibilidades legales de la Alcaldía. Esa función está concentrada en la Presidencia de la República como única instancia para autorizar procesos de paz y reinserción”. En las últimas horas el Alcalde insistió en que no ha participado en dichas conversaciones, ni ha autorizado a nadie para hacerlo, pero respalda la iniciativa. “Me parece loable buscar contener la violencia que vive Medellín”, agregó.

Por su parte, los miembros de la Comisión por la Vida, en vista de que el Alcalde hiciera público sus nombres, aclararon cuál ha sido la intención de su trabajo silencioso en cabeza de monseñor Alberto Giraldo. “Hemos actuado en nombre de la sociedad civil, pero no compromete ni al Gobierno Nacional, ni a la alcaldía. Obviamente informamos al Gobierno que realizaríamos dichos acercamientos” dijo Jaime Jaramillo. Y agregó “Hemos trabajado en un pacto entre ellos para que no se sigan matando y la idea es trabajar  por la reconciliación para modificar las actitudes de los miembros de los combos”.

La tregua, como lo reveló El Espectador, comenzó a partir del primero de febrero a la media noche. Esta se logró luego de varias reuniones con los mandos medios de las organizaciones de alias Sebastián y alias Valenciano “Ellos están cansados de la guerra por que ha tocado incluso a sus propias familias. Son muchos los muertos que han puesto de uno y otro lado. Aquí no hemos negociado nada” informó Jaramillo Panesso.

En cuanto a la solicitud de traslado a la cárcel de máxima seguridad de Itagüí, dijo que es una petición que se iba a elevar al gobierno. “Nosotros estuvimos reunidos en Itagüí con representantes de uno y otro lado. Logramos sentarlos en la misma mesa. Ellos estaban aquí porque la Fiscalía los trajo a rendir versiones dentro de los procesos que se les sigue. Después de esa reunión, logramos que se diera la tregua. Nos parece importante que estén en la ciudad por que los muchachos les copian y podemos mantener la mesa de diálogo y lograr que siga la tregua, demostrándoles que aunque son enemigos pueden estar en una mesa de convivencia. No vemos problema, simplemente si no cumplen, pues que los vuelvan a trasladar. Aquí no hay ninguna prebenda o rebaja de penas, ni nada por el estilo, es simplemente tener un interlocutor válido”.

Las conversaciones de estos ciudadanos con reconocida trayectoria en negociación con grupos al margen de la ley, apenas está mostrando resultados aunque muy frágiles. Ahora existe el temor de no poder continuar con esta difícil tarea, luego de que el alcalde revelara quienes conforman la Comisión, pues para realizar este tipo de acercamientos lo más importante es la confidencialidad y el trabajo silencioso.

Síguenos en Google Noticias