Publicidad
13 Jun 2022 - 9:17 p. m.

Plaza de mercado de Sogamoso no cerrará, pero sigue la alerta por insalubridad

El mes pasado, decenas de campesinos se encadenaron en “Sogabastos”, luego de que un juez ordenara su cierre. Un tribunal dejó en funcionamiento el lugar, pero advirtió una “inactividad pasmosa” del municipio ante la presencia de ratas, cucarachas y excremento de otros animales.
Campesinos se encadenan en la "Sogabastos", tras decisión en primera instancia que ordenó el cierre de la plaza de mercado.
Campesinos se encadenan en la "Sogabastos", tras decisión en primera instancia que ordenó el cierre de la plaza de mercado.
Foto: Gobernación de Boyacá

Los comerciantes de “Sogabastos”, la gran plaza de mercado de Sogamoso (Boyacá), pueden recobrar algo de tranquilidad a partir de hoy. El Tribunal Administrativo de Boyacá modificó unas medidas cautelares que pesaban sobre el lugar y revocó la medida que ordenaba el cierre del establecimiento y la reubicación de los comerciantes en un término de cuatro meses. A pesar del espaldarazo al campesinado, el problema central sigue latente: “Sogabastos” no es un sitio salubre.

Lea también: Calima El Darién: la epidemia de la construcción en reserva forestal del Valle

El pasado 20 de abril, los vendedores y trabajadores asociados a “Sogabastos” recibieron una noticia histórica. El Juzgado 1° Administrativo de Sogamoso ordenó el cierre del lugar, ante las constantes alertas de la Secretaría de Salud. En el último informe, de septiembre de 2021, las conclusiones fueron nefastas: Se evidenciaron focos de insalubridad alrededor por la presencia de basuras y encharcamiento, lo cual permite la llegada de plagas y los malos olores. Asimismo, la infraestructura no impide el ingreso de palomas, gatos y perros en áreas de comercio.

“Techos en mal estado (deteriorados, rotos, desaseados). Se evidencian heces de animales, excremento de palomas, basuras y alimentos en estado de descomposición, poniendo en riesgo la salud de los consumidores. En el pabellón de carnes se evidenció presencia de cucarachas. No hay vestidores para los manipuladores de alimentos. Los puntos para el lavado de manos se encuentran deteriorados y con acumulación de suciedad”, evaluó la secretaría.

Le puede interesar: El acueducto de más de $2 mil millones que les embolataron a los indígenas del Amazonas

Ante tal panorama, el abril pasado, el Juzgado decretó como medida cautelar el cierre del establecimiento, ante la demanda de la Procuraduría de Asuntos Ambientales, la cual busca el amparo de los derechos a la seguridad y salubridad públicas.   Sin embargo, aparte de los campesinos encadenados en medio de los frutos de la tierra y los que se tomaron las calles de Sogamoso, desde lo judicial, la decisión fue apelada. Interpusieron respectivos recursos el municipio, el concejo, el instituto de tránsito, la compañía de servicios públicos y los arrendatarios de un sector conocido como “El Batán”.

Todos los apelantes llevaron las medidas cautelares a una segunda evaluación con la idea firme de que, por proteger unos derechos, la justicia no puede descuidar otros. Este 13 de junio el Tribunal les dio la razón, sin desconocer que la situación de salubridad es sumamente grave. Para el despacho judicial, la solicitud de medida cautelar genera un sacrificio mayor al beneficio que se pretende alcanzar. Cerrar “Sogabastos” representa romper toda una cadena de trabajo vital para el municipio.

Lea: Los alimentos que más subieron y bajaron de precio en Colombia en mayo de 2022

“Generaría afectación al derecho de los consumidores de la plaza de mercado en la medida en que limitaría la posibilidad de contar con unos productos que se ofrecieran en condiciones consecuentes con los costos de producción, pues quien los comercializa es el campesino. de ahí el adagio ‘del campo a su mesa’ que descarta la intermediación, enervando costos”, se lee en el documento del Tribunal. Asimismo, se protegió el derecho al trabajo de “coteros” y quienes participan del proceso de mercado.

Sin embargo, aunque “Sogabastos” seguirá operando en el mismo lugar, el Tribunal entregó sus órdenes a las autoridades competentes. Al alcalde Rigoberto Alfonso Pérez se le encomendó la tarea de, en tres meses, diseñar, socializar e implementar un plan que solucione los problemas detectados por la Secretaría de Salud. Y deberá rendir un informe cada 30 días. A través del SENA, por otro lado, deberá capacitar a los comerciantes de la plaza de mercados en relación con manipulación y conservación adecuada de alimentos. Al Tribunal le preocupó su “inactividad pasmosa”.

Lea: El secreto de la carne de cerdo para ser de los alimentos que menos ha subido

Coservicios SA, la empresa de servicios públicos del municipio, deberá recolectar, transportar y hacer la disposición final de los residuos sólidos de la central de abastos todos los días de la semana. Una vez al mes, por otro lado, deberá lavar el interior y exterior de la plaza. Desde luego, su obligación será evitar el crecimiento de plagas, como las cucarachas detectadas en algunos locales de carne. El Instituto de Tránsito de Sogamoso, por su parte, deberá realizar operativos de control los martes, jueves y domingo, en horarios de alto flujo vehicular, para garantizar la movilidad del sector.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.