31 Dec 2019 - 1:56 a. m.

Por crimen de excombatiente, envían a la cárcel a exlíder del ETCR de Mesetas

Un juzgado determinó que Jhon Jairo Giraldo, excoordinador de seguridad del ETCR "Mariana Páez" en Meta, debe permanecer preso mientras avanza el caso por el crimen del excombatiente de las FARC, Alexander Parra. Jueza señaló que el crimen es una afectación al acuerdo de paz.

Redacción Judicial

Alexander Parra Uribe fue asesinado el 24 de octubre de 2019 en el ETCR de Mesetas.  / Óscar Pérez -El Espectador
Alexander Parra Uribe fue asesinado el 24 de octubre de 2019 en el ETCR de Mesetas. / Óscar Pérez -El Espectador

Una jueza de control de garantías de Villavicencio envió a la cárcel preventivamente a Jhon Jairo Giraldo, conocido como Edier, quien fue detenido el pasado 26 de diciembre como supuesto determinador del crimen del excombatiente de las Farc, Alexander Parra, ocurrido el 24 de octubre de 2019 en el Espacio Territorial de Reincorporación y Capacitación (ETCR) Mariana Páez en Mesetas (Meta). Giraldo era el encargado de coordinar los esquemas de seguridad de dicho ETCR.

De acuerdo con la Fiscalía, Giraldo habría contratado a Raúl Ramón Cruz, alias Wilie para cometer el asesinato y este, a su vez, habría contactado a Darwin Javier Álvarez, alias Chiqui, y Faber Villada Giraldo, alias Faver. Según narró el fiscal del caso durante la imputación de cargos, este último recogió a Marlon Andrés Cubillos Giraldo, alias Marlon, y a Sander Eloy Flores Puerta, alias Sander, de origen venezolano, quienes habrían ejecutado el crimen directamente. Para hacer estas afirmaciones, la Fiscalía cuenta con un testigo protegido y numerosas interceptaciones telefónicas entre los detenidos.

(Le puede interesar: Capturan a seis sospechosos del asesinato de Alexander Parra, excombatiente de las Farc)

Tanto Giraldo como Sander Eloy Flores Puerta serán enviados a Bogotá, mientras que los otros capturados estarán en una prisión de Villavicencio mientras avanza el proceso en su contra. “En este caso, los hechos son graves. No solo porque el bien jurídico contra el que se atentó fue la vida, sino porque los hechos revisten de una connotación nacional e internacional”, dijo la juez del caso.

“Obsérvese que no podemos desvincular la situación del excombatiente y líder de derechos humanos del señor Alexander para indicar la procedencia medida de aseguramiento. Hay un marco que debe contemplarse: que se dio por parte del Estado una terminación del conflicto armado  a través de un Acuerdo de Paz y una legislación y se hizo todo un andamiaje para que las personas que pertenecieran a ese grupo guerrillero se desmovilizaran y pasaran a una reinserción a la vida civil”, dijo la jueza.

La funcionaria judicial agregó que el asesinato de una persona que como Alexander Parra estaba en el proceso de reincorporación, es “altamente grave” y una “afectación al mismo Acuerdo de Paz, a esa misma legislación que se ha dado, a la Jurisdicción Especial para la Paz”. “Llevamos 50 años y los colombianos no hemos podido vivir en paz porque hay grupos al margen de la ley que proceden a alterar el orden público”, indicó.

(En contexto: Se registra el primer asesinato de un exguerrillero dentro de un espacio de reincorporación)

“El despacho observa que hay una amenaza no solo contra los líderes sociales sino contra la población de los ETCR porque esos desmovilizados son los que se ven afectados y ven en riesgo su seguridad. Se viola la seguridad, se llega hasta este lugar y sin ninguna contemplación hacia ese marco de paz, se afecta en contra la vida. ¿Quiénes serán entonces los temerosos? Pues esa población que esta en los ETCR, los desmovilizados”, puntualizó la jueza.

Alexander Parra, conocido en la guerra como Rodolfo Fierro, era uno de los líderes del espacio territorial de Mesetas y trabajaba con la Agencia de Reincorporación y Normalización (ARN), haciendo seguimiento al proceso de tránsito a la vida civil de todos los excombatientes. Parra fue atacado por encapuchados cuando estaba en su casa en el ETCR con su esposa y sus hijos. 

Su asesinato se produjo a tres días de las elecciones regionales, en las que su esposa, Luz Marina Giraldo, era candidata al concejo de Mesetas por el partido Farc. En el momento de los hechos Alexander Parra estaba departiendo con otros dos exguerrilleros. Escoltas que protegían a Giraldo habrían intentado reaccionar al ataque, pero en ese momento ya se encontraban de descanso. 

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.