Publicidad
20 Feb 2021 - 3:37 p. m.

Prófugo de Inglaterra eligió volver a la cárcel que pasar más tiempo con quienes vivía

La historia la dio a conocer hace unos días Darren Taylor, inspector de Policía de Mid Sussex, un distrito de Sussex Occidental, Inglaterra. En ese país se volvió a ordenar el confinamiento estricto en enero de este año, luego de que se detectara una nueva cepa del nuevo coronavirus que es mucho más contagiosa.
Cárcel foto genérica
Cárcel foto genérica
ErikaWittlieb - Pixibay
Según la Policía de Mid Sussex, el hombre que se entregó no soportaba pasar más tiempo con sus compañeros de apartamento.
Según la Policía de Mid Sussex, el hombre que se entregó no soportaba pasar más tiempo con sus compañeros de apartamento.
Foto: ErikaWittlieb - Pixibay

Un curioso tuit apareció hace unos días en la cuenta de Darren Taylor, inspector de Policía de Mid Sussex, un distrito de Sussex Occidental, condado de Inglaterra. “¡Paz y calma! Hombre prófugo se entregó a nuestro equipo ayr en la tarde, luego de informarnos que prefería regresar a la cárcel a tener que pasar más tiempo con sus compañeros de casa”, aseguró el oficial. “Ya está en custodia y se dirige a prisión a pasar algún tiempo solo”, agregó. (La OMS advierte que la pandemia no acabará con el lanzamiento de la vacuna)

La historia terminó dando la vuelta al mundo, gracias a medios como BBC o The Guardian. Según el primero, el hombre prófugo, cuya identidad no fue revelada por las autoridades inglesas, se entregó el pasado miércoles 17 de febrero a las 5 de la tarde en Burgess Hill, un pequeño municipio que no pasa de los 60.000 habitantes. Manifestó su intención de entregarse, los policías verificaron su identidad y ahí se dieron cuenta de que se trataba, en efecto, de alguien requerido por la justicia.

The Guardian, por su parte, puso el dedo en la llaga: una situación como esta -un prófugo pidiendo que lo pongan tras las rejas- se explica mejor en el difícil contexto que atraviesa la sociedad británica -y del mundo entero- por cuenta del nuevo coronavirus, el cual, según las estadísticas más recientes, ha causado ya más de 111 millones de contagios y más de dos millones de muertes. Inglaterra, como la mayoría de los países, ha optado por el confinamiento como medida para contener su expansión.

“Los psicólogos están reportando un aumento de personas que experimentan síntomas de estrés sostenido, similar al agotamiento laboral, que incluye problemas de sueño y concentración. Muchas personas están desesperadas por tener contacto humano después de meses de aislamiento relativo o total”, señaló el periódico inglés. Aunque, en este caso, el tema no era la falta de contacto humano, sino todo lo contrario: “Regresar a prisión parece haber sido más atractivo para este hombre que estar encerrado con otros”, agregó The Guardian.

El COVID-19, la enfermedad que produce el nuevo coronavirus, se convirtió en un problema de salud pública mundial, al punto que, en marzo de 2020, la OMS la declaró la primera pandemia del siglo XXI. El contacto social es determinante para su propagación, especialmente a través de los aerosoles, que son las gotas diminutas que expulsa el cuerpo por ejemplo cuando una persona habla. Por esa razón, la mayoría de gobiernos, sino todos, han acudido a las cuarentenas estrictas como medida de contención.

Con el paso del tiempo, la ciencia ha ido comprendiendo mejor cómo se comporta el virus, cuál es su tiempo de actividad en el cuerpo humano y cuáles son los efectos -en algunos casos mortales- que puede desencadenar. Esa información ha llevado al desarrollo de varias vacunas, las cuales han resultado acaparadas por los países con más recursos. A Colombia, cuyo Plan Nacional de Vacunación empezó tardíamente, apenas llegaron las primeras 50.000 dosis esta semana. Se espera que hoy llegue un lote más con 192.000 dosis de las vacunas chinas.

Mientras el COVID-19 ha colapsado prácticamente todos los sistemas de salud, el encierro como decisión gubernamental para enfrentarlo ha causado también estragos en la salud mental de la población. En el Reino Unido, por lo menos, los niños cuentan los días para volver a clases (se espera que ocurra el próximo 8 de marzo) y Escocia y Gales están enrutados en terminar la cuarentena en días próximos. El prófugo de esta historia, al parecer, no pudo esperar a que el confinamiento concluyera.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. cookies. cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar