Publicidad
16 Mar 2022 - 9:29 p. m.

Se entregó la secretaria del exrector de la Unimetro: será procesada por desfalco

Dorina Tapias Turizo, pareja extramatrimonial del exrector de la Universidad Metropolitana de Barranquilla, Carlos Jaller, se entregó este jueves a la Fiscalía. Será la primera imputada por enriquecimiento ilícito por su presunto rol en un millonario descalabro a la institución.
Dorina Tapias se entregó en la Fiscalía este jueves.
Dorina Tapias se entregó en la Fiscalía este jueves.
Foto: Archivo particular

Una de las personas señaladas del millonario desfalco a la Universidad Metropolitana de Barranquilla se entregó a las autoridades este jueves. Es el mismo escándalo por el que fue condenado el exsenador Eduardo Pulgar y esta vez la capturada es Dorina Tapias Turizo, quien sería la pareja extramatrimonial del exrector de la institución educativa, Carlos Jaller. La mujer será imputada en las próximas horas por el delito de enriquecimiento ilícito de particulares, mientras la Fiscalía continúa en la búsqueda de Jaller, su esposa, Ivonne Acosta, y otro exrector, Jorge Hernández.

(Lea también: No soy amigo de Eduardo Pulgar: excónsul Acosta Ossio en caso Unimetro)

Acosta es el apellido protagonista en este escándalo, pues el desfalco a la Unimetro de Barranquilla no se puede desligar de la disputa familiar que ha alcanzado las más altas esferas de la justicia por el control de la Universidad y del Hospital Metropolitano. De un lado de la pelea está Ivonne Acosta, hija del exsenador Gabriel Acosta Bendek, quien dejó una fortuna en una fundación que lleva por nombre sus dos apellidos. Del otro lado, los primos y tíos de esta, que la sacaron del control de la organización tras evidenciar posibles irregularidades.

Dorina Tapias llegó pasado el mediodía de este 16 de marzo a las instalaciones del CTI de Barranquilla en compañía de su abogado. La Fiscalía tiene las horas contadas para presentarla ante un juez e imputarle cargos por este supuesto entramado que habría desangrado las finanzas de la Universidad Metropolitana en más de $30.000 millones. Entretanto, las autoridades le siguen la pista a Ivonne Acosta, que estaría en Estados Unidos, y a Carlos Jaller, cuyo último paradero conocido fue Panamá.

(Le puede interesar: Así va el pleito familiar en Barranquilla que llevó a la condena de Eduardo Pulgar)

Luego de que un juez de garantías de Juan de Acosta (Atlántico) expidiera a comienzos de marzo una orden de captura en contra de Ivonne Acosta, Carlos Jaller y los demás implicados, las autoridades comenzaron su búsqueda. Al parecer, la información se filtró, pues ellos permanecen prófugos. Hasta ahora, solo uno de los investigados, el abogado Manuel Raad, se presentó a la Fiscalía antes de que se hiciera efectiva su captura. La defensa de Raad ha dicho que vio en el sistema que el fiscal del caso pidió una audiencia reservada y temieron lo peor.

Con la entrega de Dorina Tapias, que se suma a la de Raad, comienza a develarse el rompecabezas del desfalco a la Universidad Metropolitana, que ya llevó a la condena del exsenador Eduardo Pulgar, y tiene detenidos a dos jueces y un fiscal de Barranquilla. De hecho, la investigación fue trasladada a Bogotá, por orden de la Corte Suprema, al evidenciar la falta de garantías que había para que el proceso se adelantara en la capital del Atlántico: De por medio hay intereses políticos, familias poderosas, y dos compañías (la Universidad y el Hospital) que facturaban miles de millones al año.

(Lea también: Pulgar “alardeaba” de ser senador para traficar influencias)

La disputa familiar de los Acosta ha dado pie para denuncias de un lado a otro. Sin embargo, la judicialización de estas personas, así como recientes decisiones judiciales, apuntan a que la Fiscalía finalmente se decantó por la versión de un lado de la familia, que ha acusado a Jaller y su esposa de haber descalabrado la Universidad y, posiblemente, el Hospital.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias