Publicidad
23 Oct 2020 - 11:00 a. m.

“Si JEP acoge versión de Farc, lo de Álvaro Gómez quedaría impune”: Germán Marroquín

El primer investigador asignado para indagar sobre el crimen del líder conservador no ocultó su sorpresa con la reciente autoinculpación de las Farc en este magnicidio.

Jorge Gómez Pinilla

Álvaro Gómez Hurtado fue asesinado el 2 de noviembre de 1995 cuando salía de dar clase en la Universidad Sergio Arboleda, en Bogotá.
Álvaro Gómez Hurtado fue asesinado el 2 de noviembre de 1995 cuando salía de dar clase en la Universidad Sergio Arboleda, en Bogotá.
Foto: Archivo El Espectador

Germán Marroquín fue el investigador a quien Alfonso Valdivieso (fiscal general de agosto de 1994 a agosto de 1997) asignó para liderar las pesquisas por el asesinato del líder conservador Álvaro Gómez Hurtado, quien fue acribillado a la salida de la Universidad Sergio Arboleda, en el norte de Bogotá, el 2 de noviembre de 1995. Aunque Marroquín estuvo a cargo de la investigación de 1995 a 1997, y desde entonces no tiene acceso a los detalles del expediente, no ocultó su sorpresa con la reciente autoinculpación de las Farc en este magnicidio.

Usted como investigador estrella durante la Fiscalía de Valdivieso, estuvo sometido a una feroz persecución para impedir que avanzara en la búsqueda de los autores del homicidio de Álvaro Gómez. Si ahora las Farc dicen que fueron ellas, ¿quiere decir que fue esa gente la que hizo que usted tuviera que abandonar el país?

Yo estoy convencido de que los seguimientos, la persecución, la posibilidad de que atentaran contra mí, no fue producto de las Farc. Tengo el convencimiento de que en esas acciones participaron agentes pertenecientes a las Fuerzas Militares de Colombia. Nunca llegué siquiera a imaginar que hubiera participación de las Farc en esos seguimientos.

Entonces ¿a qué obedece que las Farc se estén adjudicando ese crimen?

Fui uno de los grandes sorprendidos con ese anuncio. En el caso de Jesús Bejarano y del general Fernando Landazábal hay elementos que no conozco, pero en el de Álvaro Gómez, atribuírselo las Farc es una inmensa contradicción con las cosas reales que ocurrieron. Durante el tiempo que más se avanzó fue cuando estuve a cargo de la investigación, y nunca hubo una hipótesis seria que permitiera vislumbrar su participación. Sí se habló de excombatientes, pero como personas de las Farc que por su cercanía con grupos delincuenciales pudieron haber participado, no como una línea que viniera directamente de las Farc. ¿Por qué hoy, 25 años después, aparece esa sorpresiva atribución de responsabilidad? No lo sé, he estado cavilando mucho al respecto, y llego a una conclusión muy personal: si las Farc se declaran responsables de este hecho y la Justicia Especial para la Paz (JEP) los acepta en esa jurisdicción, muere toda investigación por ese hecho. Es decir, los verdaderos responsables quedarían impunes. Yo tengo la impresión que las Farc le están haciendo el favor a alguien, que puede ser cercano a los que realizaron u ordenaron el crimen.

¿Usted alguna vez escuchó hablar del libro al que ahora le están dando tanta credibilidad, donde Manuel Marulanda insinúa que habían participado ahí, pero que era mejor mantenerlo callado para “agudizar las contradicciones”?

Ese libro es un chiste, Jorge. Eso no puede ser cierto. Un libro donde dicen “nosotros vamos a revelar que fuimos cuando sea conveniente, es decir en el 2020 vamos a revelar la verdad”, no deja de ser un chiste. Nunca oí hablar de ese libro y la única persona que lo mencionó no goza de la credibilidad necesaria. La tecnología da para todo, por ejemplo, para generar fake news. El único que hace ocho años decía conocer ese libro era José Obdulio Gaviria. En un país donde la inteligencia militar se precia de ser tan efectiva, donde se hicieron operaciones que condujeron a la muerte de casi toda la cúpula de las Farc, nadie nunca habló de la existencia de ese libro. Yo dudo mucho de su verosimilitud. Dentro de una dinámica que ha venido manejando el país de falsos testigos, falsos positivos, falsas noticias, un libro falso no sería algo raro.

A alguien escuché que la autoinculpación de las Farc opera a favor de los verdaderos autores del mismo modo que un ginecólogo le expide un certificado de virginidad a una mujer que ha tenido tres hijos.

(RÍE) Es una buena comparación, yo creo lo mismo. Eso no pasa de ser un chiste. Y le digo algo: en mi círculo cercano entre familiares y amigos, por muy de derecha que sean, nadie cree esa versión. Las himenoplastias están al orden del día y generan falsas impresiones. (Lea también: (Análisis) El asesinato de Álvaro Gómez: que todos digan la verdad)

¿No le parece que con esa versión de las Farc no solo se cae lo de Álvaro Gómez, sino también lo del atentado contra el abogado Antonio José Cancino, que parecía realizado por los mismos autores?

Exacto; es que se están viendo las cosas desde una sola perspectiva, no con una visión amplia, como se miró en su momento. Es cierto que lo de Álvaro Gómez está relacionado con la tentativa de secuestro de Cancino. Ambos hechos están ligados y fueron células relacionadas entre ellas. De hecho, yo recuerdo a uno de los participantes en lo de Cancino, un muchacho cuya actividad diaria era atracador de bancos.

Luis Eduardo Rodríguez Cuadrado.

Sí, él estuvo colaborando y me puso en la línea de la interacción, de las relaciones que había entre los dos hechos, Cancino y Álvaro Gómez. ¿Las Farc tratando de secuestrar a Antonio José Cancino? De eso no se ha hablado. Hoy solo se habla del homicidio de Álvaro Gómez como un hecho aislado, sin mirar los centenares de relaciones que tuvo ese hecho en una época muy convulsionada, con gente tratando de pescar en río revuelto. No basta con atribuirse el hecho, deben dar una explicación y una geolocalización de cómo fue que realizaron el crimen. Tendrían que explicar miles de cosas que, en su momento, para los que investigábamos, estaban relacionadas. Por ejemplo, la existencia del campero con la escolta del general Cifuentes en la Caracas con 74, lo de la supuesta compra de unas revistas Cromos, lo del hijo del general Cifuentes, miles de cosas que tuvieron que ver con ese hecho.

Hablando de hechos relacionados, recuerdo que el general Harold Bedoya le formuló a usted una investigación disciplinaria porque supuestamente le estaba chuzando sus teléfonos…

Eso me indicó que había por lo menos un interés de las Fuerzas Militares en la desviación de la investigación, que yo tomé un mes después de ocurrido el crimen. Una de las primeras órdenes de trabajo que emití fue verificar cuáles líneas celulares tenían los altos mandos, especialmente los que estaban en la Escuela Militar de Cadetes, donde el director era el general Ricardo Cifuentes. El día del magnicidio había una ceremonia allá, entonces yo quería saber qué líneas había para hacer una verificación de las llamadas entrantes y salientes, y saber si a esa hora se habían producido llamadas, por ejemplo dando resultados. Yo pregunté qué líneas aparecían en los operadores telefónicos a nombre de los altos mandos. A raíz de esa orden, el general Bedoya llamó al fiscal general a decirle que yo lo estaba chuzando. Y me formuló una denuncia disciplinaria, basado en una incorrecta apreciación. Pero lo que más despertó mi curiosidad fue cómo hizo Bedoya para enterarse de que yo había dado esa orden de trabajo.

Recuerdo también una visita que le hizo al fiscal Valdivieso el principal sospechoso, sobre quien se libró orden de captura, el coronel Bernardo Ruiz Silva. Reunión a la que usted asistió.

Sí, el coronel Ruiz Silva le pidió una cita al fiscal Alfonso Valdivieso, este accedió a escucharlo y me pidió que estuviera presente. A esa entrevista Ruiz Silva llegó con unas diapositivas para tratar de convencer al fiscal general de que un señor de apellido Higuita, de Medellín, había sido el responsable del homicidio de Álvaro Gómez. (Le puede interesar: El 4 y 17 de noviembre serán las versiones de exFarc en la JEP sobre caso de Álvaro Gómez)

¿Cómo es que al final de esa reunión sale el coronel Ruiz Silva y Valdivieso le pregunta si ese había sido el HP que mató a Gómez Hurtado?

Eso es anecdótico. Yo tenía mi oficina en la 94 y el Dr. Valdivieso en la 34. Cuando termina la reunión, voy saliendo para mi oficina, se levanta el coronel y se está yendo, y el fiscal general me dice espérese un momentico, Germán. Cuando el coronel se va, Valdivieso me dice: ¿este hijueputa fue el que lo mató? Yo me reí, lo único que le dije fue sí señor, yo creo eso. Pero es simplemente anecdótico. Lo que él me preguntaba estaba basado más en una intuición que él se formó, que en documentos que pudiera conocer.

¿Cómo se portó la familia de Gómez Hurtado en el desarrollo de la investigación?

Cuando usted me habla de la familia de Álvaro Gómez uno se imagina a la viuda y sus hijos, y resulta que hoy lo que llaman familia son sus sobrinos. Eso es familia, pero no son los únicos dolientes. Alguien debería decirle al país que esos comunicados que firma la familia Gómez Hurtado corresponden a la familia del hermano de Gómez Hurtado. Eso es diferente. Además, por otra razón que no sé si el mundo conoce, la relación entre Álvaro Gómez y su hermano Enrique no era la mejor. Ambos se encontraban en la misma orilla política, pero en diferentes niveles.

Lo que pude saber es que Enrique Gómez Hurtado andaba metido en la Fiscalía a toda hora, preguntando y fisgoneando…

Quiero contarle por qué me asignaron el caso: Enrique Gómez va donde el Dr. Valdivieso y le dice que no está pasando nada con esa investigación. Así que el fiscal general decide darle mayor relevancia, y le dice a EGH que va a darle ese proceso a un fiscal delegado ante la Corte. Hasta ese momento el caso era competencia de la justicia regional, así que le aumenta la categoría a la investigación, por así decirlo. Y una de las primeras instrucciones que me da es que sea deferente con ese señor, quien se constituyó en parte civil. Enrique Gómez era un político más, aunque no tan relevante como lo fue después de la muerte de su hermano. Mauricio, hijo de Álvaro Gómez, si la memoria no me falla estaba en París dedicado a pintar, vino a Colombia para el entierro de su padre y se devolvió. En ese momento no ejercía el periodismo y no se interesó por la investigación, estaba dedicado a la bohemia. En todo caso, mientras Enrique Gómez representó a la parte civil, él tuvo todo el acceso a la información que requería y no recuerdo nunca una contrariedad con lo que yo estaba haciendo.

La familia Gómez Hurtado aprobó en su momento la captura de Héctor Paul Flórez, el único condenado que hubo, pero muchos años después aparece en escena el sobrino, Enrique Gómez Martínez, defendiéndolo y tratando de tumbar el proceso. ¿Cómo se entiende que defienda a la persona a quien la justicia le probó haber sido el que acabó con la vida de su tío?

No entro a juzgar al sobrino de Álvaro Gómez, pero es cierto que esa aparición de los Gómez Martínez es demasiado sospechosa para mi gusto. Lo que se avanzó en la investigación hasta que ellos aparecieron, era lo que se debía hacer. Y si solamente se condenó a una persona, fue porque la fiscalía general no pudo avanzar más en la atribución de responsabilidades. Pero íbamos por un camino acertado. Ya llegar después el sobrino a defender a quien fue clarísimo que tuvo responsabilidad en eso, es algo que pesará en la conciencia de cada uno. Por lo menos por recato, yo no saldría a defender a quien dicen que mató a mi tío. Así yo no lo crea.

Usted dirigió la investigación y antes de abandonar el país dejó unas directrices trazadas, que hablaban por ejemplo de investigar al general Cifuentes, por el carro de su escolta y por su cercanía con el coronel Ruiz Silva, del Grupo Cazador. ¿O sea que quienes lo persiguieron a usted lograron el propósito de poner a la Fiscalía a mirar para otro lado?

Yo no sé si ese era el objetivo, pero lo lograron. Y le quiero decir algo que 25 años después puedo contar sin ningún recato. Yo tenía lista la medida de aseguramiento contra el general Cifuentes. ¿Qué pasó? Que quien me remplazó no lo vio necesario. Hubiera sido yo, Germán Marroquín, habría llegado hasta el general Cifuentes e incluso más arriba. Es que la línea Bucaramanga - Grupo Cazador era muy fuerte. Tres directores de la V Brigada, tres personas con una orientación muy similar. Cuando yo me fui, eso lo recuerdo con claridad, les dije a mis investigadores “lo de Cifuentes está listo, solo es tener los cojones para plasmarlo en una providencia”. Pero no lo hicieron. ¿Por qué? No lo sé. Ya no me corresponde juzgarlo, pero no lo hicieron. Si hubiera dependido de mí, el general Cifuentes habría sido objeto de medida de aseguramiento.

Usted dice que hubiera ido más arriba de Cifuentes, y en jerarquía inmediata el general por encima de Cifuentes era Harold Bedoya…

Eso lo dejo a su libre interpretación, Jorge. Pero sí, así hubiera sido. (Noticia relacionada: ‘Pedimos perdón por arrebatarle al país un hombre de paz como Álvaro Gómez’: Farc)

En una entrevista radial reciente apareció Omar Berrio Loaiza, mano derecha del coronel Ruiz Silva en el Grupo Cazadores y quien estuvo detenido un tiempo, hasta que una juez decretó la inocencia del coronel y de sus supuestos cómplices. Berrio salió a decir que estuvo 15 años injustamente preso y que ahora se viene a comprobar su inocencia.

Todas esas personas del Grupo Cazador tuvieron un alto grado grande de responsabilidad, que quedó comprobado y acreditado. Yo no sé si ese señor estuvo 15 años preso, pero de haber sido así, no fue por el proceso de Álvaro Gómez. Por cuenta de mi investigación no hubo una sola persona que estuviera presa sin fundamentos procesales sólidos para estarlo. Al final una juez los absolvió, y solo le puedo decir que la absolución de ese coronel es algo que me duele. Mis elementos de juicio eran los suficientemente fuertes para creer que fue un exabrupto jurídico. Yo recuerdo haber leído la providencia y no haber estado de acuerdo en absolutamente nada.

Usted que fue tan duramente perseguido, ¿siente hoy algún temor por su seguridad, por ejemplo, a raíz de lo que acaba de decir?

No, para nada. Fui objeto de persecución cuando ciertas personas se sintieron amenazadas por mis actuaciones. Para mí fue muy claro quiénes eran, cuál era el poder que tenían y qué podían llegar a hacerme. Al final ocurrió lo que yo también habría hecho, la medida de aseguramiento contra el coronel Bernardo Ruiz. Ya después, cuando regresé a Colombia, vi que no había más posibilidades de que pudieran hacerme algo. En este momento, siento que ya no estoy en peligro. Es más, si por alguna razón inverosímil terminaran adjudicándoles a las Farc lo de Álvaro Gómez, los verdaderos autores quedarían muy contentos.

*Jorge Pinilla Gómez es el autor del libro “Los secretos del asesinato de Álvaro Gómez”. Según su investigación, los responsables de ese magnicidio fueron los militares que buscaban dar un golpe de Estado para derrocar a Ernesto Samper de la Presidencia.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar