Publicidad
9 Jul 2020 - 2:00 a. m.

El lío de los estudiantes colombianos en EE. UU.

Por atajar la pandemia, Donald Trump obligará a los estudiantes extranjeros que estén cursando programas 100 % virtuales a regresar a su país. Este diario habló con algunos de ellos sobre su situación y lo que piensan hacer.
Nicolás Marín

Nicolás Marín

Periodista Mundo
 El campus de la Universidad de Harvard, en Cambridge, Massachusetts. Esta institución y el MIT demandaron al gobierno de Trump.  / AFP
El campus de la Universidad de Harvard, en Cambridge, Massachusetts. Esta institución y el MIT demandaron al gobierno de Trump. / AFP
Foto: AFP - Maddie Meyer

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se ha dedicado a restarle importancia a la pandemia provocada por el nuevo coronavirus. Eso sí, todo cambia cuando de complicar a los migrantes se trata. A lo largo de la crisis sanitaria ha hecho fuertes modificaciones a los visados de los extranjeros que residen en el país, en parte como un gesto con miras a las elecciones presidenciales de noviembre. La última medida se tomó el pasado lunes, cuando anunció que no recibirá ni permitirá la permanencia de aquellos estudiantes extranjeros cuyas clases sean completamente en formato virtual el próximo año escolar. Todo, según él, para evitar contagios del virus.

Esto afecta a miles de estudiantes colombianos que han salido del país buscando programas de estudio. Solo el año pasado cerca de 19.000 viajaron a Estados Unidos y lo más grave es que quienes se encuentren allí y vayan a ver cursos 100 % virtuales “deben abandonar el país o tomar otras medidas, como inscribirse en una escuela con cursos presenciales, para mantener su estatus legal”. Si no lo hacen, podrían a ser sometidos a un proceso de expulsión, señaló el Servicio de Migración y Control de Aduanas (ICE por su sigla en inglés). La restricción alcanza a quienes estudien con visas F-1 (para “cursos académicos”) y M-1 (para “formación profesional”).

Le puede interesar: EE. UU.: estudiantes extranjeros cuyas clases pasen a formato virtual se quedarán sin visa

Eso sí, el Departamento de Estado de Estados Unidos afirmó en un comunicado que seguirá otorgando visas y que las modificaciones se hacen justamente para otorgar flexibilidad y que los estudiantes puedan continuar con sus estudios mientras mantienen el distanciamiento social. Lo que deben hacer es “consultar con la embajada o el consulado local de EE. UU. para obtener información específica de su país y de las posibles restricciones de viaje debido a la pandemia”.

La decisión del gobierno Trump tomó por sorpresa a María Hernández*, microbióloga colombiana y estudiante de doctorado en microbiología de plantas en una prestigiosa universidad de Estados Unidos. Con más de un año viviendo en ese país, la nueva medida podría poner en riesgo su estatus migratorio. “Es algo cruel. Todo es tan incierto y el revuelo que esto ha causado en la universidad ha sido impresionante”, cuenta la estudiante a El Espectador, quien prefirió reservar su nombre y el de su institución educativa para evitarse problemas. “Y ahora que las cuentas de redes sociales se revisan cuando se procesan visas, no me puedo expresar completamente”, agrega.

Cuenta María que horas después de que la noticia saliera en los diarios, la universidad envió un correo a sus estudiantes extranjeros para darles un parte de tranquilidad. La institución les informó que la medida de ICE “los tomó por sorpresa”, pero aseguró que “no afectaría” a la mayoría de sus alumnos del exterior.

Sin embargo, al no tener tampoco una certeza, la situación no deja de ser compleja para María y los cientos de estudiantes extranjeros que van a esa universidad, en el noreste de Estados Unidos. “Aún falta que la universidad nos confirme que los grad students estamos a salvo si inscribimos la materia que siempre tenemos para hacer investigación. El problema es si después el virus causa que nos manden de nuevo a hacer investigación desde la casa. Porque eso sería solo virtual”, cuenta María a este diario.

En caso de que la pandemia del COVID-19 obligara a un sistema de solo virtualidad, la universidad asegura que buscará la forma de que sus estudiantes no tengan que abandonar el país.

“Si la universidad llegase a cambiar a una modalidad de solo virtualidad, mientras los estudiantes de posgrado puedan seguir haciendo investigación, se les cambiará a una modalidad virtual con un asterisco, y así ninguno de nuestros estudiantes tendrá que verse obligado a irse”, dice el correo enviado desde la dirección de posgrados a los estudiantes extranjeros.

Ver más: Trump firmó decreto que limita la migración a EE. UU.

Casi que desde el inicio de su mandato, Trump ha impuesto restricciones a la migración, cosa que no sorprende, pues fue una de las banderas que lo llevaron a la presidencia en 2016. De hecho, el pasado 23 de junio el mandatario firmó una orden que detiene temporalmente el acceso a varias visas de trabajo para combatir la crisis de desempleo en el país. “Esto va a eliminar la competencia con los estadounidenses (...) en estas industrias en el nivel de entrada”, afirmó un alto cargo de la Casa Blanca.

Para Augusto Longas, otro estudiante colombiano en Estados Unidos que cursa su último año de estudio en la Universidad del Norte de Texas, esta última medida es la cereza del pastel: “La universidad todavía no ha decidido qué cursos van a ser virtuales y cuáles no. Mi papá y mi mamá son ingenieros civiles, trabajan para el gobierno y ahorita todo está parado. No es un secreto que ningún banco te va a soltar $60 o $100 millones que cuesta más o menos el semestre”, afirmó a este diario.

“He estado tratando de trabajar, de hacer recolectas, mi familia está tratando de ver qué préstamos puede sacar, qué se puede vender, por lo que no me he podido inscribir. No soy el primero al que le pasa esto. Hay casos peores, hay gente que ha vendido su casa, su carro, para venir a estudiar. Y me parece que si les dicen que se tienen que devolver porque están viendo las clases virtuales sería muy grave”, agrega.

Ver más: Las nuevas restricciones de visas a EE. UU. por la pandemia

Por otro lado, la crisis sanitaria ha puesto en jaque a instituciones como Harvard y la Universidad Estatal de California, obligándolas a implementar un modelo híbrido entre lo presencial y lo digital o pasar todas sus clases a la virtualidad, un hecho que Trump rechazó de inmediato: “Es ridículo. Creo que es una salida fácil. Y creo que deberían avergonzarse. Todos quieren regresar. Las madres lo quieren. Los padres lo quieren. Los chicos lo quieren. Es hora de hacerlo”, afirmó.

La tensión ha llegado a tal punto que ayer se conoció una demanda de Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) contra la administración Trump por la medida. “La orden cayó sin previo aviso: su crueldad solo fue superada por su imprudencia. Parece que fue diseñado a propósito para presionar a los colegios y universidades para que abran sus aulas en el campus para recibir instrucción en persona este otoño, sin tener en cuenta las preocupaciones por la salud y la seguridad de los estudiantes, instructores y otros”, dijo el presidente de Harvard, Lawrence S. Bacow, en un mensaje a la comunidad universitaria.

En esto último coincide Pablo Tobar, quien actualmente hace su maestría en interpretación musical en la Universidad del Norte de Illinois (NIU). “La medida se se toma muy tarde, es decir, en julio, cuando las universidades empiezan en Agosto. En este momento las instituciones tienen las aplicaciones cerradas, tienen las becas ya dadas. Para nosotros, que venimos de Colombia y que por lo tanto nos cuesta demasiado venir a Estados Unidos, no es tan fácil ese proceso de cambio”.

Y aunque la medida no lo afecta, sabe que las condiciones para los estudiantes extranjeros son cada vez más difíciles. Yo estudio mi maestría y hay clases que tenemos que ver presenciales o por lo menos híbridas, pero conozco situaciones de compañeros colombianos cuya situación es totalmente insegura, pues no saben qué va a pasar. Esta puede ser la primera de muchas leyes que pueden llegar para ir en contra de los estudiantes extranjeros”.

Otro de los temas problemáticos para los estudiantes colombianos en Estados Unidos es el económico. “Me parece que la decisión es perjudicial para los estudiantes que no tienen ingreso a sus países, como es el caso de los colombianos, pues viajar a Colombia ahora es casi imposible, por lo que quedan desamparados. Poniéndolo en otro contexto, hay estudiantes que estudiamos y trabajamos en nuestras universidades, y en el caso de ser forzados a abandonar EE. UU. podría ser muy difícil continuar desde nuestros países los estudios que estemos realizando”, asegura a El Espectador Gloria Inés Orozco, estudiante proveniente de Caloto, Cauca (Colombia), quien cursa su maestría en la Universidad del Sur de Illinois.

“En mi caso es muy importante el soporte financiero que recibo por trabajar en la universidad, el valor del peso ha bajado muchísimo últimamente y sería improbable que pudiera continuar con mis estudios desde Colombia”, remató.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.