24 Nov 2019 - 2:00 a. m.

Hugo Carvajal, el exgeneral chavista que burló a la justicia española

Se encuentra en paradero desconocido después de que la justicia española fallara su extradición a Estados Unidos por un delito de narcotráfico agravado.

Marta Moya Domínguez /@martamdom

Hugo Carvajal, el exgeneral chavista que burló a la justicia española

Las sombras en torno al exjefe de la inteligencia venezolana Hugo el Pollo Carvajal no se dispersan. Después de que el pasado 8 de noviembre la Audiencia Nacional de España fallara a favor de su extradición a Estados Unidos por su presunta vinculación con el narcotráfico durante al menos 20 años, el exlíder chavista se encuentra fugitivo de la justicia y en paradero desconocido.

Cuando la Policía Nacional del país europeo se presentó en el domicilio de Carvajal en Madrid, él ya no se encontraba allí. Desde entonces no se sabe cuál es su localización, aunque en las últimas horas la publicación venezolana Al Navío señaló, citando fuentes de inteligencia, que podría haber negociado su huida de España hacia Venezuela o bien hacia Estados Unidos.

Ver más: Hugo Carvajal, exjefe de Inteligencia venezolano quedó en libertad en España 

El pasado septiembre, el mismo tribunal se pronunció de manera contraria a la extradición del exgeneral y lo dejó en libertad con la prohibición de salir de España. La sección consideró que los hechos descritos por Estados Unidos respecto de Carvajal estaban “huérfanos de determinación” e interpretó que la actuación del país norteamericano se basaba en una “motivación política” al pedir la entrega del Pollo por su condición de exjefe de los servicios de inteligencia militar durante los mandatos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro. La sala falló que la petición se enmarcaba “dentro de la estrategia política estadounidense respecto a Venezuela”.

Entonces, la Fiscalía Antidrogas recurrió la sentencia. Para la Fiscalía, ese argumento era una “mera declaración” que “carece de valor jurídico”. El recurso fue admitido y menos de dos meses más tarde, por once votos a siete, la misma sala revocó la decisión anterior, aprobando ahora la entrega de Carvajal a la Justicia estadounidense.

¿Hubo presiones desde Washington?

Lo que se sabe hasta ahora es que un magistrado de la Audiencia Nacional emitió un voto particular en el que explicaba que “una persona no parte del proceso y fuera de los cauces procesales establecidos” se había comunicado con al menos uno de los componentes de la sala para “abogar una determinada solución del caso”. Se trata de Jorge Carrera Domenech, un magistrado de enlace en la embajada española en Washington, a quien la ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado, ya ha abierto un procedimiento de sustitución inmediata.

La huida de Hugo Carvajal pone en tela de juicio a las autoridades españolas, que ya han recibido numerosas críticas desde la oposición venezolana y desde Estados Unidos por haber “dejado escapar” al exlíder chavista. “Ahora se trata de un prófugo, pero no de uno cualquiera, sino de uno con medios para evadir el brazo de la justicia, por lo que esperamos que ahora el gobierno español demuestre la diligencia que no ha evidenciado en su fuga y lo ubique con la rapidez que lo hizo en otros casos, como el de Roldán, por ejemplo. El hecho de que se haya fugado e incluso esté fuera de España no exime al gobierno español de sus obligaciones con su propio sistema de justicia, que es el que le ha dado la orden”, señala Ali Daniels, codirector de la ONG venezolana Acceso a la Justicia. El analista político Amir Richani se expresa con palabras semejantes, apuntando que “la fuga de una persona de tan alto calibre es una burla”.

Ver más: Hugo Carvajal era el Pablo Escobar de Venezuela

El paradero de Carvajal, de no encontrarse de vuelta en Venezuela, como apuntan algunas fuentes, sería un dolor de cabeza para el gobierno de Maduro. El Pollo rompió relaciones con Maduro al reconocer a Juan Guaidó como presidente encargado a principios de año, pero su testimonio es clave para entender el funcionamiento del chavismo, algo que el gobierno venezolano quiere evitar que se produzca a toda costa. Con quien sí mantiene muy buenas relaciones es con Diosdado Cabello, número dos del chavismo.

“Actualmente, el ciudadano común está desconectado de la situación de Carvajal debido a que debe enfocarse en sobrellevar la crisis diariamente”, destaca Richani sobre el alcance del escándalo del exjefe de inteligencia. “Ha tenido mayor resonancia a niveles mediáticos y redes sociales, pero el alcance es escaso para determinar una opinión firme desde la ciudadanía venezolana, lo cual es sumamente grave, dada la relevancia del caso”, añade.

¿Quién es el “Pollo” Carvajal?

Hugo Armando Carvajal Barrios, alias el Pollo, siempre ha estado vinculado al ejército. Fue alumno de Hugo Chávez en la academia militar, con quien forjó una gran amistad. Ambos participaron en el intento de golpe de Estado promovido por aquél en 1992 contra el entonces presidente, Carlos Andrés Pérez, acto por el que ambos fueron retenidos y encarcelados hasta que Rafael Caldera los amnistió en 1994.

Durante el gobierno de Chávez comandó uno de los batallones más importantes del país, el Capitán Manuel Toro, en 1999, y un año más tarde fue ascendido a coronel y situado en la Dirección General Sectorial de Inteligencia Militar (DGSIM), como director de investigaciones, cargo que ostentó durante tres años. En 2004 fue ascendido al rango de general de brigada y gestionó la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGIM) durante siete años.

En paralelo, en 2008, fue incluido en la Lista Clinton, que elabora el Departamento del Tesoro de Estados Unidos para registrar a los sancionados por vínculos con el narcotráfico y en la que se identificó a seis altos cargos del gobierno venezolano. Carvajal y otros militares están acusados por el país norteamericano porque supuestamente “proporcionaron asistencia militar a las actividades de narcotráfico de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), una organización narcoterrorista” y ofrecieron “protección y documentos de identificación a guerrilleros y narcotraficantes de Colombia en territorio venezolano”.

Ver más: España rechaza extraditar a Hugo Carvajal a EE. UU.

En la Nochebuena de 2011, Hugo Chávez lo relevó de sus funciones al mando de Contrainteligencia y lo envió a dirigir la recién creada Oficina Nacional contra la Delincuencia Organizada y el Financiamiento del Terrorismo, en un guiño a las acusaciones vertidas desde Washington.

Posteriormente, en 2014 fue designado cónsul general de Venezuela en Aruba, una isla situada a 25 kilómetros de las costas venezolanas, una antigua colonia holandesa, gobierno que todavía se encarga de los asuntos de defensa y las relaciones exteriores. Carvajal se encontraba allí esperando el plácet diplomático cuando fue detenido por las fuerzas de seguridad a petición de Estados Unidos, que ya buscaba su extradición. Las autoridades holandesas se demoraron en otorgar el beneplácito al Pollo, y EE. UU. aprovechó la ocasión para pedir su detención, que el gobierno de Maduro tachó de “ilegal y arbitraria”. Tras casi 96 horas de extrema tensión entre Venezuela, Holanda y Estados Unidos, Carvajal quedó libre después de una negociación con Holanda, que lo declaró persona non grata en la isla a cambio de la libertad. Diosdado Cabello, buen amigo del Pollo, encabezó la negociación. Una vez fuera de prisión fue recibido con todos los honores en Caracas por la plana mayor del chavismo. “Héroe. Un patriota digno”, dijo Maduro del exgeneral. “Un hermano de la vida”, exclamaba Cabello en la ceremonia de bienvenida que le realizaron.

En 2016 fue elegido diputado a la Asamblea Nacional por el estado Monagas para el período 2016-2021 por el PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela), y desde entonces mantuvo un perfil bajo, alejándose cada vez más de las posiciones más radicales del chavismo. A principios de este año hizo una declaración reconociendo a Guaidó como presidente interino, algo que hizo saltar todas las alarmas en el chavismo por temor a que se produjera un efecto dominó, algo que finalmente no se dio.

El Pollo tomó la solución más sencilla: huir de Venezuela. Lo hizo con documentación falsa, haciéndose llamar José Mourinho, como el exentrenador del Real Madrid. Una vez en España fue detenido por las autoridades a petición de Estados Unidos y puesto a disposición judicial hasta septiembre, cuando la Audiencia Nacional denegó la extradición. Carvajal se instaló en Madrid hasta principios de noviembre, cuando la misma sala aceptó la entrega del exjefe de inteligencia a Estados Unidos por delitos de narcotráfico, pero cuando se fue a consumar la entrega ya no estaba allí.

Ver más: La ficha clave del Cartel de los Soles

Un tribunal del Distrito Sur de Nueva York lo sigue reclamando por haber planeado, presuntamente, el envío de 5,6 toneladas de cocaína desde Venezuela a Estados Unidos. Según los cargos que le imputan en la petición de extradición, Carvajal habría sido miembro entre 1999 y 2019 de una organización venezolana de narcotraficantes conocida como el cartel de los soles.

La fuga del Pollo puede tensar más las relaciones entre España y Estados Unidos. Este último ya amenazó con sancionar al país europeo por los fondos que el gobierno de Venezuela tiene depositados en el Banco de España, según publicó Bloomberg hace unas semanas. Con la huida de Carvajal, las relaciones se podrían enfriar más, algo que entre la clase política española ya ha generado controversia por estar en período de negociaciones para la conformación de gobierno.

Recibe alertas desde Google News