6 Mar 2017 - 5:51 p. m.

La nueva versión del decreto migratorio de Trump

El presidente de EE.UU., Donald Trump sigue prohibiendo la entrada de refugiados al país y detendrá la emisión de visados a los ciudadanos de Irán, Somalia, Yemen, Libia, Siria y Sudán, todos ellos países de mayoría musulmana.

AFP Y EFE

Rex Tillerson, secretario de Estado, habla del nuevo decreto migratorio.  / AFP
Rex Tillerson, secretario de Estado, habla del nuevo decreto migratorio. / AFP

¿Qué cambió entre el primer decreto migratorio de Trump y el que entregó hoy? La nueva orden ejecutiva sacó a Irak de la lista de países a cuyos nacionales se les prohibía la entrada a Estados Unidos.

En esta ocasión, Trump ha decidido permitir la entrada a los iraquíes porque su Gobierno se ha comprometido a colaborar en la investigación de sus nacionales, según explicaron altos funcionarios del Gobierno de EE.UU. que pidieron el anonimato durante una llamada con la prensa.

El resto del decreto parecer ser el mismo: se detiene la emisión de visados durante 90 días a los ciudadanos de seis países de mayoría musulmana: Irán, Somalia, Yemen, Libia, Siria y Sudán.

A diferencia de la anterior orden, emitida el 27 de enero, en esta nueva se especifica que pueden entrar a Estados Unidos los ciudadanos de esos seis países que tuvieran un visado válido antes de las 17.00 hora local (22.00 GMT) del 27 de enero, la fecha en la que se emitió la primera orden ejecutiva sobre inmigrantes y refugiados.

Eso no quedó claro en el anterior decreto y se produjo un gran caos en los aeropuertos de todo el mundo, pues ciudadanos con visados válidos no pudieron viajar a Estados Unidos. 

La nueva orden entrará en vigor el 16 de marzo y no afectará a los ciudadanos que poseen la tarjeta de residente permanente ("green card"), un permiso que permite a los extranjeros trabajar en el país y solicitar la ciudadanía estadounidense.

El Gobierno dejó claro que la nueva orden no afecta a los residentes permanentes, un grupo de ciudadanos que vivió gran confusión en los días siguientes a la proclamación del anterior veto del 27 de enero debido a que las autoridades detuvieron en los aeropuertos a personas con permiso de residencia.

La nueva reglamentación aclara que todos los individuos con un visado en regla pueden viajar a Estados Unidos, incluidos aquellos que pertenecen a los seis países de mayoría musulmana: Irán, Somalia, Yemen, Libia, Siria y Sudán.

"La suspensión de entrada a Estados Unidos no afecta a los residentes permanentes", determina el Gobierno en su nuevo decreto.

En concreto, en la orden, se especifica que pueden entrar a Estados Unidos los ciudadanos de esos seis países que tuvieran un visado válido antes de las 17.00 hora local (22.00 GMT) del 27 de enero, la fecha en la que se emitió la primera orden ejecutiva sobre inmigrantes y refugiados.

Este punto no quedó claro en el anterior decreto y produjo un gran caos en los aeropuertos de todo el mundo, pues ciudadanos con visados válidos no pudieron viajar a Estados Unidos.

También eliminó cualquier referencia a los cristianos, un grupo que había tratado de proteger en su anterior decreto, bloqueado por la Justicia. En su anterior orden ejecutiva, firmada el pasado 27 de enero, Trump establecía que los cristianos sirios podían entrar a Estados Unidos, mientras que prohibía la entrada al país de manera indefinida del resto de refugiados provenientes de Siria y con otras creencias religiosas.

Rex Tillerson, durante una rueda de prensa en la Sala de Prensa de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza del edificio Ronald Reagan en Washington, Estados Unidos, dijo que el nuevo veto migratorio es "vital" para la seguridad del país, y pidió a sus aliados en todo el mundo que "entiendan" que se trata de un esfuerzo "temporal" para reforzar los controles migratorios.

Síguenos en Google Noticias