9 Dec 2019 - 4:12 p. m.

Macri se despide de Argentina condenado por sus propias palabras

Después de cuatro años en el poder, el empresario argentino abandona la Casa Rosada y deja su país con un mayor número de pobres y una economía lastimada. El fracaso económico de su gestión revivió a Cristina Fernández de Kirchner, algo que parecía imposible.

Daniel Avellaneda - Buenos Aires

Argentina vive estos tiempos de transición a bordo de una tensa calma. Será histórico lo que suceda en dos días: Mauricio Macri será el primer presidente no peronista en terminar su mandato sin la zozobra de un golpe de Estado. Lo que debería ser normal en cualquier país civilizado y democrático es un hecho extraordinario, como esa foto que se vio ayer en la basílica de Luján, convocados por la Iglesia. Caminaron juntos el presidente saliente y Alberto Fernández, acompañados por sus esposas.

La derrota electoral de Macri, en cambio, es consecuencia de una política económica que derivó en una crisis sin antecedentes en esta región del Cono Sur. El gobierno deja una alarmante cifra de pobres: 18 millones de personas, el 40,8 % de sus habitantes. Y los números son peores si se profundiza el análisis: cuatro de cada 10 chicos viven en hogares carenciados. Difícil creer que hay un futuro promisorio y que Fernández podrá dar vuelta a la historia con la receta del pan para hoy, hambre para mañana, un clásico del peronismo de todos los tiempos.

Comparte: