Publicidad
5 Apr 2021 - 1:02 p. m.

Maduro dice que reforzó control fronterizo, por “aumento de casos de COVID en Colombia”

Según Nicolás Maduro, el presidente de Colombia, Iván Duque, está más enfocado en los problemas del narcotráfico que en la atención del virus. Dijo también que pedirá ayuda a la ONU para desactivar campos minados en la frontera.
El presidente Maduro dice que en Colombia  los contagios de coronavirus están disparados y por eso dijo que reforzaría control de la frontera.
El presidente Maduro dice que en Colombia los contagios de coronavirus están disparados y por eso dijo que reforzaría control de la frontera.
Foto: Agencia AFP

“He dado la instrucción de reforzar los controles fronterizos porque hay un repunte brutal en Colombia, casi como el de Brasil”, dijo Nicolás Maduro. Según el presidente de Venezuela, que reportó un aumento de casos de coronavirus en los últimos días, señaló al presidente colombiano, Iván Duque, de no “atender el virus y estar más enfocado en los problemas del narcotráfico”.

“En Colombia nadie dice estas verdades. Los medios de comunicación están controlados por el paramilitarismo de Iván Duque y Álvaro Uribe, le callan la verdad al pueblo”, aseguró.

“Hay un repunte brutal, como en el mundo entero, pero en Colombia es mayor. No ha mejorado la situación desde que llegó el coronavirus, que ha golpeado de manera inclemente al pueblo de Colombia”, agregó.

Le puede interesar: Récords de contagios en el mundo, Venezuela también reporta incremento

Asimismo, aseguró que constantemente las autoridades realizan controles epidemiológicos en la frontera con Colombia, nación que según el líder del régimen ha desatendido la pandemia. “Estamos día a día movilizando recursos, controles epidemiológicos y fronterizos”, dijo.

Desactivar campos minados

Venezuela pedirá a la Organización de Naciones Unidas (ONU) “inmediata ayuda” para “desactivar los campos minados” que grupos irregulares plantaron, según Caracas, en la frontera con Colombia, donde se registran enfrentamientos desde finales de marzo, también anunció Maduro.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, “está dirigiendo una comunicación al secretario general Antonio Guterres de Naciones Unidas para pedir inmediata ayuda de emergencia del sistema de Naciones Unidas para que traigan toda la técnica para desactivar los campos minados que han dejado estos grupos irregulares de asesinos y narcotraficantes venidos de Colombia”, dijo Maduro en una alocución televisada.

Las Fuerzas Armadas de Venezuela llevan a cabo operaciones militares en el estado Apure (oeste), fronterizo con Colombia, donde se registraron fuertes enfrentamientos desde el 21 de marzo, reportados por las autoridades de ambos países.

Desde entonces, estas operaciones dejaron seis militares y nueve “terroristas” muertos, así como más de 30 detenidos, según el balance del gobierno venezolano.

Venezuela se enfrenta a “grupos orgánicos y articulados al Ejército de Colombia, al gobierno de Iván Duque” que “se visten de guerrilleros para servir, sencillamente, a las rutas del narcotráfico”, de acuerdo con Maduro, quien destacó que hace dos semanas comenzó su “desalojo” de territorio venezolano.

Le puede interesar: Apure, epicentro de la violencia en Venezuela

“Les hemos desalojado varios campamentos ya. Ellos han dejado el territorio minado, han traído la práctica de las minas antipersonales (...) a Venezuela. Hemos perdido varios soldados venezolanos con las minas antipersonales. ¡Asesinos!”, continuó el mandatario socialista.

El Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada venezolana aseguró en Twitter que había usado “fuego de artillería contra grupos irregulares armados colombianos terroristas”.

Maduro reconoció el domingo pasado la posibilidad de que disidentes de la disuelta guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) puedan ser responsables de enfrentamientos con militares y ataques a civiles en la frontera colombo-venezolana.

El propio presidente y otros altos funcionarios venezolanos habían evitado identificar a los irregulares como disidentes de la desmovilizada guerrilla izquierdista.

Las autoridades colombianas señalaron, por su parte, que la operación fue un golpe contra un ala de disidentes de las FARC.

*Con información de EFE y AFP

Síguenos en Google Noticias