Publicidad
26 Jan 2010 - 10:25 p. m.

Se le complica el panorama a Chávez para las elecciones

El cierre de RCTV, la salida de fichas clave del gobierno y la crisis económica y energética alimentan manifestaciones populares.

Joaquim Ibarz

En medio de crecientes marchas de protesta de los estudiantiles venezolanos, que ya han ocasionado la muerte de dos jóvenes en Mérida, renunció el vicepresidente Ramón Carrizález (uno de los dirigentes más cercanos al presidente Hugo Chávez) y su esposa, Yubirí Ortega, ministra de Ambiente. Un escueto comunicado oficializó la decisión de los ministros sin dar mayor explicación. Pero según el diario El Nacional, de Caracas, la renuncia se originó por discrepancias de Carrizález con Diosdado Cabello, ministro responsable del cierre de RCTV.

Carrizález era partidario de no clausurar el canal de manera inmediata. Cabello apoyaba la vía de actuar con todo el rigor y la fuerza que, en su opinión, le otorgan las leyes. El respaldo de Chávez al cierre habría originado la dimisión, que representa un nuevo revés para Hugo Chávez, quien enfrenta un complicado panorama para las elecciones legislativas de septiembre ante el creciente descontento de la población por la devaluación del bolívar, los cortes en el agua y la electricidad, y altos índices de criminalidad.

Para rematar, el director del Banco Central de Venezuela, Eugenio Vásquez Orellana, renunció también a su cargo. El anuncio se conoció un día después de que su padrino político, Ramón Carrizález, dimitiera aduciendo motivos personales.

El malestar de los venezolanos está creciendo, como una mancha de aceite, las protestas estudiantiles se extienden por todo el país en defensa de la libertad de expresión. El movimiento estudiantil volvió a salir a las calles en varios puntos de Caracas y otras ciudades para protestar por el cierre del canal RCTV. Pese a que han sido reprimidos con gases lacrimógenos, miles de estudiantes se concentraron de nuevo en Chacaíto, punto neurálgico de la capital venezolana, para marchar con pancartas y carteles. El poderoso movimiento estudiantil, que en 2007 fue determinante para que Chávez perdiera el referendo para poder reelegirse, se está reorganizando.

Ayer celebró asambleas en todas las universidades del país para definir las acciones que seguirán en los próximos días y continuar las protestas en contra del cierre de RCTV. Roderick Navarro, presidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central (UCV), dijo que todas las universidades de la capital se habían unido a la movilización.

Óscar Lucien, profesor de posgrado en Comunicación Social y responsable de la no gubernamental Ciudadanía Activa, señaló que, “a pesar de los laberintos legales, la lectura es política, no sólo por la línea opositora de RCTV, sino porque el gobierno no logra captar sintonía con las decenas de medios que tiene a su disposición”.

Hacía tiempo que los venezolanos no protestaban de esta manera generalizada. Han hecho sentir su malestar de manera sonora. Incluso, el rechazo se ha sentido fuera del país.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos deploró la salida del aire de algunas estaciones de televisión porque “se profundiza el deterioro del derecho a la libertad de expresión en Venezuela”. El cese de RCTV también generó el rechazo del secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza; del Departamento de Estado norteamericano; de la cúpula de la Iglesia católica venezolana y de grupos opositores locales.

El ex ministro Teodoro Petkoff escribió en TalCual, diario caraqueño que dirige: “Tendrán que prohibir internet, twitter, los celulares, los SMS y toda la fantástica parafernalia comunicacional de estos tiempos para callar a este pueblo”.

Según Petkoff, “por encima de la vocación totalitaria del régimen, que quisiera una sociedad silenciosa y resignada, lo que reconforta y llena de esperanza es la presencia indomable de un país que no se la cala, que responde y lucha. “Esto nos lo cobramos en septiembre”, dice una voz anónima en algún periódico. Voz del común. Pura sabiduría popular de quien sabe que no por mucho madrugar amanece más temprano y que el juego no se acaba sino cuando se acaba.

Síguenos en Google Noticias

Temas recomendados

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.