Publicidad
16 Sep 2021 - 12:29 a. m.

Tensión política en el gobierno de Haití, bajo sospecha por magnicidio de Moïse

La política de Haití está al rojo vivo: luego de la destitución del fiscal, que pidió investigar al actual primer ministro Ariel Henry, es un alto cargo el que renuncia al gobierno. Un aliado del asesinado presidente Jovenel Moïse, crítico del gobierno.
Las investigaciones del asesinato del presidente Jovenel Moïse complican al primer ministro Ariel Henry, hoy bajo sospecha.
Las investigaciones del asesinato del presidente Jovenel Moïse complican al primer ministro Ariel Henry, hoy bajo sospecha.
Foto: Agencia EFE

Las tensiones políticas aumentaron este miércoles en Haití por la dimisión del secretario del Consejo de Ministros, Rénald Lubérice, un alto cargo cercano al difunto presidente Jovenel Moïse, quien murió asesinado el 7 de julio pasado.

La dimisión de Lubérice, quien era una voz crítica dentro del actual Gobierno, se produjo un día después del cese fulminante del fiscal Bel-Ford Claude, quien también se ha enfrentado públicamente al primer ministro, Ariel Henry, a cuenta de la investigación del magnicidio.

Le puede interesar: Los siete minutos que ponen a temblar a Ariel Henry en Haití

Ambos ceses comparten el trasfondo de unas complejas negociaciones para formar un nuevo Gobierno, que retendría el poder en los próximos meses, hasta la celebración de las elecciones en las que se elija el sucesor de Moise.

El primer ministro, bajo sospecha

El fiscal Claude fue destituido por Henry horas después de que solicitara al juez que instruye el caso del magnicidio que investigara al primer ministro por su posible implicación en el crimen.

Las sospechas del fiscal se basan en el informe de una ONG que ha revelado datos de la investigación, según los cuales Henry mantuvo dos conversaciones telefónicas con Joseph Felix Badio, uno de los principales sospechosos del crimen y quien está prófugo, apenas tres horas después de producirse el asalto mortal a la residencia del presidente.

A pesar de las sospechas, el fiscal no estaba facultado para solicitar la investigación o la citación de ningún implicado, ya que esta función debe recaer en el juez de instrucción, Garry Orélien, lo que dio pie a que el jefe de Gobierno considerara que Claude incurrió en una “falta administrativa grave”.

Este miércoles, el secretario del Consejo de Ministros también vinculó su decisión de dimitir a estas sospechas que recaen sobre Henry, a quien acusó de tratar de “obstruir” la Justicia.Henry se ha referido a estas acusaciones como una “maniobra de distracción” que oculta propósitos políticos.

Le puede interesar: Fiscal pide investigar a Primer Ministro de Haití por homicidio de Moise

”Ninguna distracción, ninguna citación o invitación, ninguna maniobra, ninguna amenaza, ningún combate de retaguardia, ninguna agresión me distraerá de mi misión”, dijo Henry el sábado pasado en un discurso.

¿Dimisión o cese?

La salida del Gobierno de Lubérice no ha sido ninguna sorpresa en Haití; de hecho, varios medios haitianos informaron el pasado lunes que el secretario fue destituido durante un Consejo de Ministros en el que Ariel Henry comenzó la remodelación de su gabinete, información que no ha sido ni confirmada ni desmentida oficialmente.

Otro de los que supuestamente fueron destituidos en esa reunión, según la prensa, es el ministro de Justicia, Rockefeller Vincent, cuya cabeza es una exigencia expresa por parte del partido opositor Sector Democrático y Popular (SDP) como condición para firmar un acuerdo impulsado por Henry.

Le puede interesar: Ariel Henry destituye al fiscal que lo quiere investigar por magnicidio de Moise

El SDP, uno de los más firmes opositores a Moïse y responsable por la organización de protestas violentas en los últimos tres años, rubricó el acuerdo de gobierno el pasado sábado, aunque Vincent todavía sigue manteniendo su cargo, al menos de forma oficial.

Un acuerdo de transición

El llamado ‘Acuerdo político para una gobernanza pacífica y eficaz del período interino’ fue firmado en una ceremonia celebrada el pasado sábado en la residencia oficial de Henry, en la que estaban presentes numerosos opositores y escasos miembros de su Gobierno.

Hasta el momento, según Henry, el acuerdo ha recibido el apoyo de “169 organizaciones políticas, populares y de la sociedad civil”, aunque no se ha divulgado la lista de firmantes.

El eje principal del acuerdo prevé la constitución de un Gobierno compuesto principalmente por personalidades sin vinculación con los partidos políticos, que estaría encargado de ejercer el poder hasta la celebración de elecciones, que previsiblemente se aplazarán hasta finales de 2022.

Entre los partidos que no han aclarado su posición en relación al acuerdo figura precisamente el Tèt Kale, fuerza de derechas en la que militaba Moïse que fue fundada por su predecesor, Michel Martelly.

El sector de los más cercanos a Moïse, entre ellos Lubérice, Vincent y el canciller, Claude Joseph, ha sido el más crítico con el acuerdo que, de aplicarse, les supondría dejar el Gobierno, que este partido encabeza desde 2011.

¿Ya está enterado de las últimas noticias en el mundo? Lo invitamos a ver las últimas noticias internacionales en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.