Publicidad
2 Jun 2022 - 2:38 a. m.

El caos de la Champions deja en fuera de lugar al gabinete de Macron

La polémica sirve de ángulo de ataque contra el presidente, reelegido el 24 de abril, a una oposición que busca hacer caer Gérald Darmanin, un peso pesado de su gobierno, antes de las legislativas del 12 y 19 de junio.
El Ministro del Interior francés, Gerald Darmanin, habla en una conferencia de prensa.
El Ministro del Interior francés, Gerald Darmanin, habla en una conferencia de prensa.
Foto: EFE - MOHAMMED BADRA

El presidente francés, Emmanuel Macron, pidió este miércoles “transparencia total” sobre los incidentes registrados en los alrededores del Stade de France durante la final de Liga de Campeones, mientras aumenta la presión sobre su ministro del Interior, acusado de “mentir”.

“Lo que el presidente quiere (...) es que se arroje luz sobre lo que realmente sucedió, con transparencia total y muy rápidamente”, dijo la vocera del gobierno, Olivia Grégoire, tras una reunión del Consejo de Ministros.

Le puede interesar: Clara y Lara: lo que se sabe de las niñas alemanas desaparecidas en Paraguay

La final del campeonato europeo, que enfrentó el sábado Real Madrid y Liverpool (1-0) estuvo marcada por problemas de acceso al estadio situado a las afueras de París, robos a hinchas y la actuación policial para mantener el orden.

Bajo presión, cuando París debe albergar en 2024 los Juegos Olímpicos, el titular de Interior, Gérald Darmanin, reconoció durante una comparecencia en el Senado que las “cosas podrían haberse organizado mejor”. Sin embargo, se reafirmó en las cifras publicadas el lunes, que el caos se debió a que entre unos 30.000 y 40.000 hinchas ingleses acudieron “sin entradas o con entradas falsas” a los alrededores del Stade de Francia.

Con base en datos de los operadores de transporte y de la Federación Francesa de Fútbol (FFF), Darmanin habló de 110.000 personas dentro o en el exterior del estadio, cuya capacidad esa noche era de unos 75.000 espectadores. “Varias entradas se duplicaron cientos de veces”, agregó Darmanin, durante su comparencencia junto a la ministra de Deportes, Amélie Oudéa-Castéra. El lunes evocó un “fraude masivo, industrial y organizado”.

“Mentira”

Sus tesis no acaban de convencer ni en Francia ni en el Reino Unido. La portada del diario francés Libération mostraba este miércoles al ministro convertido en Pinocho, personaje al que le crecía la nariz cuando mentía. “Los hechos son gravísimos y la mentira del ministro es gravísima”, aseguró en la mañana en la televisión France 2 la opositora ultraderechista Marine Le Pen, para quien Darmanin debería “plantearse él mismo” dimitir.

Le puede interesar: Estados Unidos enviará a Ucrania un sistema de cohetes Himars, ¿cómo funciona?

Para Manuel Bompard, del partido izquierdista Francia Insumisa, “hubo un fiasco total en la organización”. “Cuando nos equivocamos, algo que pasa, lo mejor es reconocer sus errores, no inventar cifras falsas”, agregó. La polémica sirve de ángulo de ataque contra el presidente, reelegido el 24 de abril, a una oposición que busca hacer caer Gérald Darmanin, un peso pesado de su gobierno, antes de las legislativas del 12 y 19 de junio.

Tras las escenas de caos y de tensión en los alrededores del Stade de France, que dieron la vuelta al mundo, la primera estrategia de las autoridades francesas fue culpar a los hinchas ingleses del Liverpool.

“Quiero pedir disculpas de nuevo a aquellos [ingleses] que no pudieron ver el partido, pero también apelo a que entiendan las dificultades que hemos enfrentado”, dijo Oudéa-Castéra, quien subrayó: “Liverpool es un gran club”.

Ante el revuelo y los llamados a pedir disculpas surgidos al otro lado del canal de la Mancha, la principal tesis de las autoridades francesas pasó a un “fraude masivo” de “falsas entradas”, pero los números no terminan de cuadrar.

Durante una reunión el lunes con las autoridades, la UEFA y la Federación Francesa de Fútbol (FFF) evaluaron en “2.800″ el número de “entradas falsas escaneadas” durante la final, indicó el martes a la AFP una fuente próxima al caso.

Denuncias en España e Inglaterra

Para los observadores y la prensa inglesa, la cuestión de las “entradas falsas” busca opacar además los fallos de organización durante la final, especialmente la actuación de la policía que llegó a lanzar gases lacrimógenos. Las autoridades estaban advertidas. Los servicios de inteligencia habían alertado dos días antes de los riesgos de esta final, ya que unos “50.000″ hinchas ingleses llegarían sin entradas y “algunos” con entradas “falsas”.

Le puede interesar: La Unión Europea acordó embargar la mayor parte del petróleo ruso, ¿qué implica?

“Todo esto no habría ocurrido sin el problema de la muy mala gestión del flujo de personas”, dijo a AFP Mathieu Zagrodzki, experto en seguridad interior, en referencia a los intentos de intrusión, los robos y el uso de gas lacrimógeno.

El director ejecutivo del Liverpool, Billy Hogan, dijo que su plataforma para recabar testimonios recibió 5.000 respuestas en 24 horas y que le “horrorizó” que los hinchas “fueron tratados indiscriminadamente el sábado”.

Los aficionados españoles e ingleses podrán denunciar en sus países de origen los incidentes registrados a partir del lunes, anunció Darmanin, que defendió de nuevo un dispositivo policial que permitió “salvar vidas”.

En el plano judicial, un tribunal condenó a tres hombres fueron el martes a varios meses de prisión por robar a hinchas y aplazó al 5 de julio el juicio de otros tres de nacionalidad peruana por hechos similares.

👀🌎📄 ¿Ya te enteraste de las últimas noticias en el mundo? Te invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias