Publicidad
29 Sep 2020 - 11:34 p. m.

El conflicto “congelado en el tiempo” entre Armenia y Azerbaiyán

El Alto Karabaj es el territorio foco del problema entre ambos países. La tensión puede aumentar si escala al plano internacional y entran al juego Rusia y Turquía.
 El conflicto se ha intensificado en los últimos días, dejando cerca de 100 muertos. / AFP
El conflicto se ha intensificado en los últimos días, dejando cerca de 100 muertos. / AFP
Foto: AFP - HANDOUT

El conflicto en el Cáucaso entre Armenia y Azerbaiyán parece estar viviendo uno de sus momentos más calientes. Se encuentran en un estado de guerra que reactivó la división entre Rusia, que tiene una base militar en Armenia, y Turquía, que es el principal aliado de Azerbaiyán. ¿El motivo? Un territorio en disputa llamado Nagorno Karabaj que, aunque es una porción pequeña de tierra, su importancia es vital para la supervivencia de ambos países y, por lo tanto, para sus principales patrocinadores. Aunque estos enfrentamientos parezcan nuevos, en realidad son parte de un profundo conflicto que empezó hace tiempo, entre 1988 y 1994.

De hecho, en 2016 se presentó una nueva escalada de violencia que duró cuatro días y dejó centenares de muertos. Finalmente, el pasado julio también se presentaron fuertes enfrentamientos que incluso fueron más allá del Alto Karabaj o Artsaj (como se autodenominaron en 2017). Es por eso que Alejandro López Canorea, antropólogo y analista de Descifrando la Guerra aseguró a El Espectador que la guerra nunca terminó, sino que quedó congelada.

Síguenos en Google Noticias