27 Nov 2021 - 12:10 a. m.

La mata de la desinformación: Facebook empeoró la crisis migratoria en Bielorrusia

De acuerdo con el New York Times, la crisis migratoria en Bielorrusia se agravó gracias a Facebook. Mediante esta red social, miles de migrantes fueron atraídos a este país para luego ser estafados, engañándolos con falsas promesas de atravesar la frontera y llegar a los países de Europa Occidental, dejándolos tirados en el camino.
Miles de migrantes han llegado a Bielorrusia con la esperanza de cruzar a los países de Europa Occidental. Sin embargo, Polonia les ha impedido el paso.
Miles de migrantes han llegado a Bielorrusia con la esperanza de cruzar a los países de Europa Occidental. Sin embargo, Polonia les ha impedido el paso.
Foto: Agencia AFP

La crisis migratoria entre Bielorrusia y Polonia ha tomado un nuevo giro. De acuerdo con un artículo publicado por The New York Times, uno de los culpables fue Facebook. Mediante esta red social, los estafadores publicaron información falsa con el fin de estafar a los migrantes, en su mayoría iraquíes kurdos, prometiéndoles que una vez llegaran a Bielorrusia podrían cruzar la frontera con Polonia, y a partir de ahí, podían dirigirse a los países de la Unión Europea que ellos quisieran. Sin embargo, lo que hicieron fue cobrarles altas sumas de dinero y dejarlos tirados en la frontera.

Para Monika Richter, jefe de investigación y análisis para Semantics Vision, una agencia de inteligencia que ha rastreado la actividad de redes sociales relacionada con esta crisis, las actividades en Facebook que están conectadas con temas migratorios en árabe y kurdo han incrementado de forma significativa desde julio, de acuerdo con el periódico estadounidense.

🌎Le sugerimos: La frontera entre Polonia y Bielorrusia, un nuevo cementerio para migrantes

Según cuentan estos investigadores, las estafas en Facebook han aumentado sin ningún tipo de control por parte de los directivos de esta red social. Los grupos, cuyos temas estaban centrados en la migración a Europa y Bielorrusia, han recibido más participantes.

Por ejemplo, un grupo pasó de tener 13.000 integrantes a tener 30.000 en pocas semanas y otro grupo llegó a triplicar la cantidad de integrantes en ese mismo lapso de tiempo. Por otro lado, en Telegram, muchos chats que tocan estos temas han atraído a miles de participantes, de acuerdo con este artículo.

Asimismo, los estafadores compartían su información personal y publicitaban sus servicios de forma abierta y directa en sus perfiles. Ellos publicaban testimonios de gente que ya había llegado a “Alemania” vía Bielorrusia y Polonia, y también ofrecían viajes desde Minsk a Alemania en tan solo 20 kilómetros, obviando el hecho de que entre Berlín, la capital alemana, y Minsk, la capital bielorrusa, hay más de 1 millón de kilómetros de distancia, según Google.

A pesar de las evidentes estafas, Facebook no asumió responsabilidad en haber contribuido a la creación de esta crisis. En un comunicado por correo, la organización expresó que había “removido ese contenido apenas nos dimos cuenta de su existencia”. Sin embargo, los hechos dicen lo contrario, ya que este no es un evento aislado. Facebook tuvo una experiencia similar durante la crisis migratoria del 2015, de acuerdo con el New York Times.

🌎Le puede gustar: Cuando los migrantes se vuelven moneda de cambio

Pese a que esta crisis comenzó por el presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, en represalia a las sanciones impuestas por la Unión Europea, la participación de Facebook es innegable. La falta de control sobre los usuarios, particularmente si hablan idiomas que no son inglés, es palpable.

La Unión Europea ha acusado a Lukashenko de utilizar a los migrantes como peones en su guerra contra ellos, de acuerdo con AFP. Por su parte, el mandatario niega haber animado a los migrantes a llegar al país, a pesar de que estableció medidas migratorias más flexibles con muchos países, especialmente con Irak. De hecho, acusa a la Unión Europea de violar los derechos de los migrantes al negarles refugios seguros.

Muchos migrantes, al encontrarse varados en Bielorrusia, optaron por acampar al lado de la frontera con Polonia, lo que causó que cientos de policías polacos vigilaran la frontera. Ellos también crearon carpas y tiendas en el bosque, a pesar de las frías temperaturas y las pocas ayudas que han recibido.

La Unión Europea, hasta ahora, ha apoyado a Polonia en su decisión de no abrirles la frontera a los migrantes. Bielorrusia, por otro lado, los ha trasladado a una fábrica vacía, momentáneamente. Hasta ahora, el gobierno bielorruso no ha comentado sobre los planes a futuro para solucionar la crisis migratoria. Sin embargo, los más perjudicados son los migrantes, quienes llegaron con engaños a Bielorrusia y han sido utilizados como comodines políticos. Hasta la fecha, once personas han muerto, entre ellas un bebé recién nacido. Todavía no hay ninguna solución a la vista.

👀🌎📄 ¿Ya estás enterado de las últimas noticias en el mundo? Te invitamos a verlas en El Espectador.

Recibe alertas desde Google News