Publicidad
4 Jan 2022 - 2:20 a. m.

Migración más flexible a cambio de pactos comerciales: la nueva estrategia de Johnson

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, ofrece facilitar la entrada de estudiantes de ciertas nacionalidades al país a cambio de acuerdos comerciales.
Boris Johnson durante la firma del acuerdo del brexit.
Boris Johnson durante la firma del acuerdo del brexit.
Foto: LEON NEAL

Si bien el proyecto político del primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, se ha construido sobre el endurecimiento de las reglas de entrada a los extranjeros y el nacionalismo, ahora Downing Street está buscando todo lo contrario. Y es que abandonar la Unión Europea ha convertido a Londres en un socio menos atractivo a nivel comercial, por lo que Johnson busca revitalizar su rol en la región y en el mundo.

Para volver a jugar un papel relevante en los acuerdos comerciales con otras naciones, el primer ministro apunta a usar la flexibilización de reglas migratorias en las negociaciones con otros países. Así es: el elemento que marcó el problemático Brexit, la migración, se ha convertido en la herramienta con la que Johnson busca mejorar su capacidad para sellar convenios.

¿Cómo funciona esto?

En pocas palabras, Johnson ofrece flexibilizar la entrada a Reino Unido a los países con los que negocia acuerdos comerciales.

La estrategia de Johnson ya quedó evidenciada en el acuerdo comercial que hizo con Australia, el primero de la era del Brexit. En este hubo un facto crucial: que Reino Unido facilitaría la entrada temporal a quienes contribuyan a la recuperación económica.

El compromiso dice, según el Gobierno australiano, que todos los jóvenes menores de 35 años pueden desplazarse a Reino Unido a trabajar o estudiar por un máximo de tres años sin necesidad de un visado y con la posibilidad de extender ese periodo.

El nuevo objetivo de las negociaciones de Reino Unido es la India, país que se convertiría para 2050 en la tercera economía más grande del mundo y que tiene un mercado de especial interés para Londres.

👀 Vea también: No solo Arauca: la guerra entre guerrillas y bandas que azota el lado venezolano

Johnson y su gabinete han puesto sobre la mesa para las próximas conversaciones comerciales con Nueva Delhi un alivio a las restricciones de migración, facilitando las visas de trabajo y la entrada a estudiantes y comerciantes indios. Los costos en el visado, además se reducirían drásticamente, y las visas que se le ofrecerían a los beneficiados serían instantáneas y por un periodo de tres años.

El trato especial con los indios busca que Nueva Delhi acepte la entrada de Reino Unido a su economía proteccionista, la cual impone importantes aranceles a sus importaciones. Y ya que India no cuenta con acuerdos comerciales con Estados Unidos y la Unión Europea, este significaría un jugoso trato para Londres también.

“La tecnología y el espacio digital en la India todavía son enormemente proteccionistas, y si pudiéramos abrirnos paso allí, eso nos pondría por delante del juego”, le dijo un funcionario del gobierno británico a The Times.

La ministra de Comercio Internacional de Reino Unido, Anne-Marie Trevelyan, viajará en enero a Nueva Delhi para sentarse a negociar oficialmente un tratado de libre comercio. A la vez que Londres ve en esta forma de negociación una manera de entrar a mercados importantes, también busca restar importancia a la influencia china en estos territorios.

Entre tanto, los estudiantes de países de la Unión Europea necesitan un visado especial para residir en Reino Unido más de seis meses. Nadie se iba a imaginar que el arma que usó Johnson para salir del bloque europeo terminaría siendo la misma que usaría para entrar en otros mercados.

📄 Le recomendamos: 2022, ¿el año en el que estallarán las guerras congeladas?

👀🌎📄 ¿Ya estás enterado de las últimas noticias en el mundo? Te invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias