3 Aug 2020 - 12:34 p. m.

Muere John Hume, Nobel de paz y arquitecto de la reconciliación en Irlanda del Norte

El político británico, reconocido internacionalmente por su importante papel en la reconciliación en Irlanda del Norte, falleció este lunes a los 83 años. Sus esfuerzos, que permitieron acercar y superar las divisiones entre católicos y protestantes, le llevaron a obtener el Premio Nobel de la Paz junto con el exlíder del Partido Unionista de Irlanda del Norte David Trimble en 1998.

Redacción Mundo

Internacional

El Nobel de la Paz John Hume, arquitecto de la reconciliación en Irlanda del Norte, ha fallecido este lunes a los 83 años, según han confirmado fuentes del Partido Socialdemócrata y Laborista (SDLP).

“John falleció en la madrugada tras sufrir una corta enfermedad”, anunció en un comunicado su familia, que dio las gracias al personal de la residencia de Londonderry, cerca de la frontera irlandesa, donde el exlíder católico nacionalista pasó los últimos meses de su vida.

Hume fue una figura fundamental en el proceso de paz que permitió la firma del llamado Acuerdo del Viernes Santo en 1998 que puso fin a treinta años de violencia sectaria entre los paramilitares protestantes de Irlanda del Norte y los republicanos del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA).

Sus esfuerzos, que permitieron acercar y superar las divisiones entre católicos y protestantes, le llevaron a obtener el Premio Nobel de la Paz junto con el exlíder del Partido Unionista de Irlanda del Norte David Trimble.

Hume siempre defendió su decisión de mantener en su día contactos con el Sinn Fein, brazo político del inactivo IRA, como manera de ayudar a crear confianza de cara a un acuerdo de paz.

Los homenajes a este partidario de la reunificación de Irlanda, alabado por su capacidad de diálogo, llegaron tanto del lado británico como irlandés.

El primer ministro británico, Boris Johnson, reaccionó a la muerte de Hume y lo calificó como un “gigante político”. El premier británico dijo que, sin él, la provincia no hubiera tenido el acuerdo de paz.

“Con su fallecimiento, hemos perdido a un gran hombre que hizo tanto por poner fin al conflicto (norirlandés) y construir un futuro mejor para todos”, agregó el líder conservador.

“John Hume fue un titán político, un visionario que rechazaba creer que el futuro debía parecerse al pasado”, reaccionó por su parte Tony Blair, exprimer ministro y quien estaba en el poder en el momento de la firma del acuerdo del Viernes Santo entre Londres, Dublín y las partes protestantes y católicas.

El antiguo líder laborista dijo sentirse afortunado de haber trabajado con Hume en el acuerdo del Viernes Santo.

El diálogo como vocación

Nacido en Londonderry el 18 de enero de 1937, John Hume en un principio iba a convertirse en sacerdote, pero tras pasar por el seminario cambió de idea y se diplomó en historia y francés, idioma que hablaba con fluidez.

De vuelta a su ciudad natal, donde impartió clases, comenzó a comprometerse en política.

Fue en Londonderry donde las marchas por los derechos civiles, duramente reprimidas por la policía británica, dieron inicio en 1968 al sangriento periodo del conflicto norirlandés.

Elegido independiente al Parlamento de la provincia británica en 1969, formó parte de los fundadores al año siguiente del Partido Socialdemócrata y Laborista (SDLP).

Una fotografía de la época le muestra hablando con soldados a través de unas alambradas de púas.

"Había decidido que como representante, era mi deber hacer todo lo posible para instaurar la paz en nuestras calles", declaró cuando recibió el Nobel. "Pensaba que una manera resuelta y directa de lograrlo era iniciar un diálogo directo con las organizaciones que participaban en la violencia".

Este padre de cinco hijos, que fue elegido al Parlamento británico en 1983, contribuyó en los años posteriores a llevar el conflicto norirlandés a la escena internacional, implicando en especial al expresidente estadounidense Bill Clinton.

Hume, figura moderada, comenzó localmente el diálogo con los nacionalistas del Sinn Fein, la rama política del IRA (Ejército Republicano Irlandés), y su líder Gerry Adams, sentando las bases para los acuerdos de paz.

Adamas elogió a un hombre que "tuvo la valentía de tomar verdaderos riesgos por la paz", en especial negociando con él en un momento donde "el establishment político y mediático estaba decidido a marginar y demonizar al Sinn Fein".

"Su capacidad para comunicar su mensaje político y para forjar alianzas demostró ser decisiva para el proceso de paz", escribió el profesor de historia Tomas Finn en 2018. "Hume fue innovador al juntar a las diferentes partes del proceso de paz emergente y al internacionalizar el conflicto".

La familia de John Hume afirmó que debido a las actuales condiciones sanitarias, el funeral tendría lugar "con reglas muy estrictas" en cuanto al número de asistentes. Más adelante se le rendirá un homenaje.

A finales de junio, en pleno confinamiento debido a la pandemia de nuevo coronavirus, unas 1.800 personas asistieron al funeral de Bobby Storey, exfigura del IRA.

Entre ellas, responsables del Sinn Fein, lo que debilitó el frágil equilibrio político que a principios de año permitió poner fin a tres años de parálisis en la provincia.

Con información de EFE y AFP

Comparte: