Publicidad
18 Nov 2022 - 3:02 p. m.

Detenciones y deportaciones: las acciones de Turquía tras el atentando en Estambul

Las autoridades turcas siguen trabajando en los interrogatorios de las personas que son sospechosas de haber participado en el atentado registrado el domingo pasado en el centro de Estambul. Aquellas que han sido enviadas a prisión provisional están acusadas de cargos como “destruir la unidad e integridad del Estado”, “homicidio premeditado” o “colaboración en asesinato”.
Esta foto muestra a una policía deteniendo a una mujer sospechosa de participar en la explosión mortal en una calle turística de Estambul, Turquía.
Esta foto muestra a una policía deteniendo a una mujer sospechosa de participar en la explosión mortal en una calle turística de Estambul, Turquía.
ISTANBUL POLICE DEPARTMENT HANDO
Esta foto muestra a una policía deteniendo a una mujer sospechosa de participar en la explosión mortal en una calle turística de Estambul, Turquía.
Esta foto muestra a una policía deteniendo a una mujer sospechosa de participar en la explosión mortal en una calle turística de Estambul, Turquía.
Foto: EFE - ISTANBUL POLICE DEPARTMENT HANDO

Diecisiete de los arrestados, incluida la presunta autora material del atentado que el domingo dejó seis muertos y 81 heridos en Estambul, han sido enviados a prisión preventiva, mientras que otros 29 serán deportados a sus países, aunque no se ha informado sobre su nacionalidad.

La agencia oficialista Anadolu señaló que un total de 49 detenidos fueron interrogados por la Fiscalía y puestos a disposición del juez, que ha decretado esas medidas. Otros tres sospechosos seguirán bajo vigilancia judicial y otros dos están aún siendo interrogados. Todos los enviados a prisión provisional están acusados de cargos como “destruir la unidad e integridad del Estado”, “homicidio premeditado” o “colaboración en asesinato”.

Le sugerimos: Música más allá de las fronteras

La ciudadana siria Ahlam Albashir, acusada de haber colocado la bomba en la céntrica calle Istikal de Estambul, declaró que recibió la orden de viajar a la metrópolis turca por parte de la milicia kurda de Siria YPG, pero sin informarle del motivo, y dijo que amenazaron con dañar a su familia si no lo hacía, señaló la agencia de noticias del gobierno turco.

También declaró que estuvo tres veces haciendo turismo por la zona del atentado y que no sabía que había una bomba en la bolsa que le dieron para que colocara en la calle. El día del atentado tomó un taxi al centro, junto con otro de los sospechosos, y luego se sentó en un banco de la calle Istikal, donde esperó 40 minutos, hasta que recibió una llamada en la que se le indicó que dejara la bolsa y abandonara el lugar. Turquía considera a la YPG como una banda terrorista, pero Estados Unidos ha apoyado a ese grupo, ya que es un aliado en contra del grupo yihadista Estado Islámico, en Siria.

Precisamente, Turquía rechazó las condolencias que le dio Estados Unidos con motivo del atentado. “No aceptamos el mensaje de condolencias de la embajada de Estados Unidos. Lo rechazamos. Nuestra alianza con un Estado que apoya a Kobane (localidad al norte de Siria) y a sus focos de terror (...) debe ser discutida”, dijo el ministro del Interior turco, Suleyman Soylu.

Turquía, vale la pena recordar, ha acusado a Estados Unidos de proveer de armas a los combatientes kurdos del PKK y de las Unidades de Protección Popular (YPG), que Ankara considera como grupos “terroristas” y ramas regionales de la misma organización. Aunque Estados Unidos y la Unión Europea consideran a estas organizaciones como entes independientes, solo tienen designado como terrorista al PKK. A lo largo de más de 35 años, el PKK ha sido responsable de la muerte de más de 40.000 personas, incluidas mujeres, niños y bebés. El YPG es su rama siria.

👀🌎📄 ¿Ya se enteró de las últimas noticias en el mundo? Le invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. cookies. cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar