10 Apr 2021 - 3:06 p. m.

Ecuador elige presidente: termina una campaña “violenta, agresiva y falaz”

Este domingo los ecuatorianos eligen presidente entre dos extremos: Andrés Arauz, delfín del expresidente Rafael Correa, y Guillermo Lasso, exbanquero quien intenta por tercera vez llegar a la presidencia. ¿Qué puede pasar? Sol Borja, periodista política, y Eduardo Varas, escritor, explican qué está en juego para el país en esta segunda vuelta.
Andrés Arauz (izq) y Guillermo Lasso (der) son los dos candidatos que se disputan la presidencia de Ecuador este domingo.
Andrés Arauz (izq) y Guillermo Lasso (der) son los dos candidatos que se disputan la presidencia de Ecuador este domingo.

Dicen que fue una de las campañas más sucias de los últimos tiempos: acusaciones por títulos universitarios falsos y aceptar dinero procedente del narcotráfico; por saltarse el turno de vacunación contra el covid-19 y otro rosario de acusaciones engañosas que marcan la llegada de la segunda vuelta electoral de este domingo en Ecuador.

El economista Andrés Arauz, delfín del expresidente socialista Rafael Correa (2007-2017), y el exbanquero conservador Guillermo Lasso, quien por tercera vez intenta llegar a la Presidencia, se han acusado mutuamente de promover la desinformación.

Le puede interesar: ¿Qué está en juego en las elecciones de Perú y Ecuador?

¿Qué puede pasar este domingo en unos comicios tan polémicos como definitivos para el país? Sol Borja, editora política del portal ecuatoriano de análisis y noticias GK y el escritor y periodista Eduardo Varas explicaron el panorama que encuentran este domingo los ecuatorianos.

Sol Borja: se juegan dos visiones de país

¿Qué está en juego para Ecuador este domingo?

Se juegan dos visiones del país. Por un lado, Andrés Arauz, representante del correísmo -un personaje que ya tuvo la posibilidad de gobernar durante diez años, encarna los valores relacionados con la economía, el aglutinamiento de poderes, entre otros temas; de ahí que Arauz tenga grandes desafíos en esta carrera presidencial: mantenerse cerca de Correa para mantener ese voto fiel del correísmo y, por otro lado, tomar distancia para captar el voto de aquellos recelosos con ese modelo de país.

Y por el otro lado está el candidato, Guillermo Lasso, digamos más neoliberal frente a la economía, que intenta por tercera vez llegar a la Presidencia, que pretende darle fuerza al empresariado, más conservador políticamente y que representa ese voto del anticorreísmo.

¿Cómo se espera que sea la participación en pleno segundo pico de la pandemia?

Llegan muy reñidos a la segunda vuelta, la distancia entre los dos parece haberse reducido, según las encuestas, que hay que decir no fueron exactas en la primera vuelta y por eso dudo de ellas. El voto es obligatorio en Ecuador; el ausentismo que se pensaba iba a ser muy alto por la pandemia en primera vuelta no ocurrió. Esta vez el voto nulo, el voto de castigo, podría dar una sorpresa, porque además considerando lo que pasó en la primera vuelta Guillermo Lasso peleando con el candidato indígena, Yaku Pérez, y el empresario, Xavier Hervas, respectivamente en tercer y cuarto lugar, pues ahí hay un voto importante y ese sector no se identifica con ninguno de los dos candidatos en disputa. Ese votante está más interesado en temas como mujeres, derecho social, medioambiente. Creo que habrá un voto de castigo importante.

Le puede interesar: Indígenas, un voto tan decisivo como dividido en Ecuador

¿Cuáles son los retos del que gane?

Ecuador está en situación difícil, como todos los países durante la pandemia, con un manejo deplorable del virus y de la vacuna, escándalos alrededor de la vacunación; quien llegue a gobernar deberá ocuparse rápidamente de ese tema, resolver la situación económica y tendrá que tener una respuesta política a la polarización tan grave que vive el país. Cualquier que gane tendrá un reto muy grande y la situación será difícil.

Eduardo Veras, escritor ecuatoriano

¿Qué país encuentra el próximo presidente, tras la pandemia, la situación económica, y el gobierno de Lenin Moreno, tan cuestionado?

El país está en su nivel más complejo de su historia reciente: una economía que ya estaba mal desde antes de la pandemia, la crisis sanitaria que se agravó con el coronavirus y cierto cambio de paradigma social que va de la mano con generaciones nuevas que traen temas importantes a la mesa de debate y motivan cambios en las campañas: aborto por violación, el tema de despenalización de drogas, comunidad LGBTIQ, temas que fueron determinantes en la primera vuelta: esos resultados de la primera votación se pueden dividir en tres partes: Andrés Arauz, Lasso y el otro tercio es de candidatos ligados a estas ideas progresistas. Y hoy son la fuerza más importante en la Asamblea que va a venir. Este domingo no vamos a votar por quién nos saque de donde estamos sino por la forma en la que queremos salir; los dos candidatos presentan posturas que están en los extremos. Todos tendremos que aceptar que debemos sacrificar algo.

Le puede interesar: Ecuador, a la sombra de Correa

¿Si Arauz gana, tendrá el país a Correa gobernando en la sombra?

Es muy fácil asumirlo de esa manera sobre todo porque Arauz fue funcionario de Correa. Es muy fácil asumir que Correa va a estar a la sombra porque él es un yunque muy fuerte y es muy difícil sacárselo de encima; Arauz hizo campaña con una figura de Correa encima. Contrario a lo que pasa con Alberto Fernández en Argentina o Luis Arce en Bolivia, Arauz no tiene esa experiencia política en toma de decisiones fuerte o aparentemente no la tiene.

Pero ¿quién sabe? Lenin Moreno era el candidato de Correa y se alejó de su doctrina, entonces quién sabe lo que puede pasar. Arauz es inteligente y entiende muchas cosas que otros candidatos no, sobre el funcionamiento del Estado. Ahora, no tiene por qué ser inteligente para huir o no del influjo psíquico de Correa; Moreno pudo dejarlo de lado y él no me parece inteligente y ha sido la cabeza de la peor gestión reciente de Ecuador, y vaya que hemos tenido malas.

¿Va a ser la gestión sanitaria, en plena pandemia, clave en esta jornada electoral?

En el momento en que se inició la campaña la gente había olvidado lo que pasó en abril y marzo de 2020, los peores meses de la pandemia. La gente fue a votar en la primera vuelta; la crisis económica fue un factor determinante. En la segunda vuelta el tema salud será el que defina las cosas, con los escándalos de las vacunas VIP, lo que ha hecho Lenin, creo que va a pesar en las urnas. Fue una campaña fue violenta, agresiva, falaz…

Comparte: