Publicidad
21 May 2022 - 2:16 p. m.

Elecciones en Australia: laboristas puntean y Morrison admite su derrota

Las proyecciones otorgan 72 escaños a los opositores laboristas en los comicios federales de Australia.
Anthony Albanese, líder opositor, ejerciendo su derecho al voto este sábado en la elección federal en Australia.
Anthony Albanese, líder opositor, ejerciendo su derecho al voto este sábado en la elección federal en Australia.
Foto: AFP - WENDELL TEODORO

El opositor Partido Laborista, liderado por Anthony Albanese, ganó este sábado los comicios en Australia, según las proyecciones del recuento de los votos que apuntan a que tendrá que hacer alianzas para formar gobierno. Las proyecciones de la Comisión Electoral Australiana otorgan 72 escaños a los laboristas (cerca de los 76 que conceden mayoría absoluta), frente a unos 54 que habría obtenido la coalición liberal-nacional del primer ministro australiano, Scott Morrison, que gobierna al país oceánico desde 2013.

Según este cómputo provisional oficial, con el un 83 % de los votos escrutados, el Partido Verde obtuvo un escaño, al igual que una formación política de centro y otra de ultraderecha, mientras que la próxima Cámara de Representantes contaría con 10 diputados independientes.

Aunque todavía quedan unos 13 escaños por atribuir, el analista Antony Green, de la cadena local ABC, estima que los laboristas no alcanzarán la mayoría absoluta y tendrán que llegar a pactos para gobernar.

Más noticias internacionales: Un juez de EE. UU. mantiene el Título 42, controlando así la migración irregular

El primer ministro Morrison admitió la derrota de su coalición.”Siempre he creído en los australianos y en su juicio y siempre he estado dispuesto a aceptar sus veredictos. Esta noche han emitido su veredicto y felicito a Anthony Albanese y al Partido Laborista y les deseo lo mejor a él y a su gobierno”, dijo Morrison al dirigirse a sus correligionarios en Sídney.

De confirmarse estas proyecciones, los laboristas retornarían al poder después de nueve años. Entre 2007 y 2013, los primeros ministros laboristas Kevin Rudd y Julia Gillard se alternaron el Ejecutivo y protagonizaron un período de inestabilidad gubernamental a raíz de una serie de disputas internas.

Unos 17,2 millones de australianos ejercieron su derecho al voto, alrededor de la mitad de manera anticipada o postal, en unos comicios que han transcurrido sin incidentes.

La campaña electoral ha girado principalmente sobre aspectos económicos y al alza del coste de vida, a raíz de la inflación del 5,1 % (la más alta en décadas), además de el cambio climático y política exterior.

👀🌎📄 ¿Ya te enteraste de las últimas noticias en el mundo? Te invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias