11 Jul 2017 - 11:06 p. m.

Empresa relacionada con la adicción a los analgésicos pagará multa en EE.UU.

Aunque la oxicodona produce adicción, hubo un exceso de producción de la droga que, además, está vinculada con la epidemia de adicción a la heroína por la que pasa Estados Unidos.

EFE

Pixaabay
Pixaabay

La empresa farmacéutica Mallinckrodt aceptó  pagar una multa de 35 millones de dólares al Gobierno de Estados Unidos por descuidar la supervisión de pedidos sospechosos de medicamentos contra el dolor como la oxicodona, que pueden ser altamente adictivos.

El Departamento de Justicia de EEUU informó en un comunicado del acuerdo y consideró que este es el pacto más importante alcanzado hasta ahora con un fabricante de medicamentos.

La empresa incumplió su obligación de notificar a la Agencia Antidrogas de EEUU (DEA) de cualquier pedido sospechoso que recibiera y que pudiera despertar dudas sobre su comercialización, pues algunos de los medicamentos contra el dolor acaban en el mercado negro y son vendidos a toxicómanos.

En su comunicado, el Departamento de Justicia cita algunos de los errores que cometió la empresa, por ejemplo en su planta en Hobart (Nueva York), donde el número de pastillas que fabricó no coincidía con la cifra que luego figuraba en sus registros para la comercialización.

"Parte de nuestra misión es responsabilizar a los fabricantes de medicamentos por sus comportamientos. Las acciones y omisiones de Mallinckrodt formaron parte de un eslabón en la cadena de suministro que dio lugar a la venta de millones de pastillas de oxicodona en la calle", declaró el fiscal general de EEUU, Jeff Sessions, en el comunicado, distribuido por el Departamento de Justicia.

"En medio de una de las peores crisis de abuso de drogas en la historia de Estados Unidos, el Departamento de Justicia tiene la responsabilidad de asegurarse de que nuestras leyes están siendo aplicadas y de proteger al pueblo estadounidense", añadió el fiscal general.

El Gobierno de Estados Unidos alegó que, entre 2008 y 2011, Mallinckrodt suministraba a distribuidores, y ellos a su vez a varias farmacias estadounidenses y clínicas, unos "pedidos sospechosos" que consistían en una cantidad excesiva de píldoras de oxicodona.

Además de la sanción monetaria, el acuerdo judicial obliga a la farmacéutica a instaurar unos procedimientos específicos para asegurar que la cantidad de medicamentos se registra de manera correcta, de forma que no se desvían analgésicos para su venta ilegal en el mercado negro.

El precio de los analgésicos en el mercado negro es muy alto y, por ello, la heroína se ha convertido en los últimos años en el sustitutivo de estos medicamentos, puesto que es mucho más barata.

La heroína alcanzó en EEUU su punto álgido en la década de los setenta y ochenta, pero ahora, entre 2007 y 2014, el número de muertes por sobredosis se ha quintuplicado.

En concreto, el número de muertes por sobredosis de heroína aumentó un 244% entre 2007, cuando esta droga se cobró la vida de 2.402 personas, y 2014, año en el que 10.574 personas fallecieron por una dosis excesiva de heroína, según datos de la DEA.

Las organizaciones que luchan contra la heroína reclaman más recursos contra esta epidemia, que se ha expandido desde ciudades como Nueva York a zonas rurales, como Minesota o Vermont, donde las infraestructuras sanitarias no están preparadas para este tipo de adicciones, lo que agrava el problema.

Síguenos en Google Noticias