17 Mar 2021 - 12:40 a. m.

La película infantil que desató la ira de la industria energética de Canadá

Se trata de La familia pie grande, una película que supuestamente busca lavarle el cerebro a los menores de edad contra la extracción de petróleo.
La película he sido un éxito en Europa y Canadá.
La película he sido un éxito en Europa y Canadá.

Una película infantil ha sido blanco de duras críticas por parte del Centro Canadiense de Energía (CEC) porque “busca lavarle el cerebro a los niños por medio de propaganda contra el gas y el petróleo”. Se trata de La familia pie grande, una cinta estrenada el año pasado en Europa y Canadá, a través de Netflix, que ha tenido rotundo éxito en ambas regiones.

Salvo en el CEC, por supuesto, pues dice que la trama, una familia que busca impedir los planes de una compañía petrolera en una reserva natural en Alaska, son un claro mensaje para influenciar a los niños y niñas. El centro afirma que se “está difundiendo información errónea sobre la industria del petróleo y el gas”.

Tom Olsen, cabeza del centro, afirmó a CBC News; “La película afirma que una compañía petrolera tiene la intención de usar una bomba para volar un paisaje montañoso dentro de una reserva de vida silvestre, luego inundar un valle prístino con petróleo. Todo mientras miente al respecto. Pone como villanos a los trabajadores de la energía y menosprecia el historial y el compromiso de la industria con la protección del medio ambiente”.

Puede leer: Dos niños llevaron a su abuelo en un coche de bebé para ser vacunado en Oaxaca

Según el CEC la iniciativa de recolectar firmas para bajar la película de la plataforma surgió a partir de la queja de un padre de familia. “La industria de petróleo y gas de clase mundial de Canadá es una de las mejores del mundo en lo que respecta a estándares ambientales, sociales y de gobernanza. Gasta miles de millones de dólares cada año para proteger el medio ambiente”, afirmó el centro a través de un comunicado. Sin embargo, hasta ahora solo se han podido recolectar 2.000 firmas.

Olsen, en su carta, agregó: “Hemos promovido las oportunidades indígenas que brinda el sector energético, los beneficios ambientales de la industria y publicamos constantemente trabajos de investigación revisados por pares sobre la realidad de los combustibles fósiles en Canadá y en todo el mundo”.

Expertos del sector, sin embargo, han advertido que esta jugada puede que tenga los efectos opuestos y que termine hundiendo la opinión positiva de la industria petrolera canadiense. Shannon Phillips, diputada provincial por el Nuevo Partido Democrático, criticó duramente al Gobierno conservador de Jason Kenney: “No tienen un programa de empleo y su líder es profundamente impopular, así que recurren a estos temas”, asegurando que no tiene sentido que la plata de las personas se use para este tipo de batallas.

Comparte: