Clases semipresenciales en Bogotá: ¿qué protocolos deberían seguir las instituciones?

Noticias destacadas de Bogotá

Aunque el Distrito no ha tomado una decisión para el regreso a las aulas, expertos aseguran que los colegios y universidades deben implementar desde ya un modelo de protocolos que garantice el cumplimiento de normas de bioseguridad en los entornos académicos de la ciudad.

El regreso a las aulas es un tema que la alcaldesa Claudia López ha puesto sobre la mesa en reiteradas ocasiones. De hecho, en algún momento habló sobre la posibilidad de que en septiembre, mediante modelos de alternancia, los estudiantes pudieran regresar a las instituciones educativas. Sin embargo, el Distrito es consciente de que, para ello, la curva epidémica debe bajar, así como los casos positivos registrados en la ciudad.

Lea: Las tres claves para que colegios oficiales de Bogotá adopten clases semipresenciales

Aun así, expertos aseguran que desde ya todas las entidades educativas, tanto colegios como universidades, deben prepararse para una eventual reapertura, implementando un protocolo de bioseguridad para estudiantes, docentes, personal administrativo y visitantes, para evitar la propagación del COVID-19 en los entornos educativos.

Julián Ardila, director de Planeación de Unicervantes, sugiere una lista de 10 medidas que podrían adoptar las instituciones para este fin:

1. En el caso de las universidades, sugiere la implementación de un formato de ingreso donde se especifique la actividad a desarrollar, los espacios a utilizar y el tiempo de permanencia en la institución, el cual se pueda descargar a través de las plataformas digitales del centro educativo.

2. Cada espacio debe garantizar la desinfección del calzado al ingresar a cada aula o recinto cerrado, la cual se puede realizar mediante tapetes de desinfección con amonio para el calzado y de forma manual con alcohol antiséptico al 75 % en prendas de vestir.

3. Reducir la capacidad teniendo en cuenta que, entre pupitres deberá haber una distancia mínima de dos metros en todas las direcciones, además del espacio del docente y tablero.

4. Manejar puestos individuales de trabajo en las salas de sistemas o laboratorios, respetando la distancia mínima de dos metros en cada uno de ellos.

5. Teniendo en cuenta que las instituciones cuentan con espacios de recreación como canchas y espacios al aire libre para los escenarios deportivos, en las normas se debería implementar una restricción para juegos de contacto.

6. Para las bibliotecas de los colegios y universidades, el experto sugiere que, una vez sean devueltos, los libros ingresen a un periodo de “cuarentena” y desinfección, antes de que vuelvan a ser prestados.

7. Una vez dejen de ser usados los espacios, como pupitres, puestos de sistemas, espacios de biblioteca, auditorio, oficinas, parasoles y demás lugares, deberán pasar por un proceso de desinfección. Además, por regla general, todo espacio cerrado debe ser desinfectado dos veces al día y en los espacios abiertos una vez al día.

8. En los ingresos a los centros educativos debe haber disponible de manera permanente gel antibacterial de pedestal, de tal manera que se evite el contacto con el dispensador.

9. Para Ardila, la pedagogía sobre los protocolos también juega un papel muy importante en la nueva normalidad. Por esto, sugiere que en las carteleras institucionales y los baños se deben fijar instructivos para el correcto lavado de manos. Además, disponer de jabón antibacterial y toallas desechables para el secado de manos. Asimismo, el personal de servicios generales debe realizar tres veces al día el aseo general a los baños o según se requiera.

10. Para el ingreso a las instalaciones, los docentes y estudiantes deberán usar permanente del tapabocas, el cual debe ser exigido al ingreso por el personal de seguridad y, que el desacato de esta norma, puede representar un motivo para retirar a la persona de las instalaciones.

“Los actores académicos deben ser conscientes de los protocolos de bioseguridad y permitir la toma de la temperatura al ingreso y en cualquier momento durante la permanencia durante la sede de manera aleatoria, pasar por el proceso de desinfección (peatonal y vehicular), mantener el distanciamiento social establecido y realizar el lavado de manos con agua y jabón antibacterial”, concluyó Ardila.

Lea: Distrito asegura que hasta que no bajen contagios de COVID -19, no volverán las clases presenciales en Bogotá

Cabe recordar que para tomar la decisión del regreso a las aulas, el Distrito deberá tener en cuenta el criterio de los padres y que, en caso de adoptar la modalidad semipresencial, no sería obligatorio. “Obviamente esto será voluntario. Si un padre considera que todavía no debe mandar a su niño está perfecto. Estamos pensando es en los niños que no tienen conexión a internet y que no tienen computador. Ellos son nuestra prioridad. Tenemos que ayudarlos sin arriesgarlos”, aseguró Claudia López.

Comparte en redes: