Buscan cupo de endeudamiento por $10,8 billones

El respaldo que busca la empresa del Metro en el Concejo de Bogotá

En una carrera contrarreloj se empezó a debatir un nuevo cupo de endeudamiento para la empresa Metro. Si se aprueba el Distrito pedirá a la comisión interparlamentaria del Senado la "garantía de la Nación, con la que podrá abrir la licitación de la obra.

La construcción del metro comenzaría en 2018 y operaría en 2024. / Alcaldía de Bogotá

La Comisión de Hacienda del Concejo de Bogotá comenzó ayer las sesiones extraordinarias de 2018 con el debate sobre el nuevo cupo de endeudamiento para el metro de Bogotá por $10,8 billones, con el que se busca respaldo para generar mayor seguridad a los bancos a los que acudirán solicitando los créditos con los que adelantarán las obras. (Lea: El “ortem” (metro al revés) de Peñalosa y Santos)

De acuerdo con el gerente de la empresa Metro, Andrés Escobar, “se tomarán algunos créditos que nos permitan contratar unas deudas, no en 30 años sino en el plazo en que se construirán las obras”, dijo durante el debate. (Lea también: Asegurados recursos de la Nación por $15,1 billones para el metro de Bogotá)

Esta deuda se tomará de dos formas. Según explicó la Secretaría de Hacienda, la primera será a través de la emisión de bonos en el mercado nacional e internacional, que corresponderán al 30 % del cupo que se está buscando en el Concejo ($3,4 billones), es decir, a través de “mercados capitales”. (Lea también: Procuraduría reclama información sobre avances en el proyecto del metro)

La segunda modalidad es mediante la banca comercial y la multilateral, a través de la cual se pedirán créditos durante el desarrollo de las obras, que se espera comiencen a finales de 2018. Sin embargo, en el debate, Escobar no descartó que en algún momento del proceso se adelanten concesiones público-privadas.

Con respecto al tope del cupo que se solicitó, la empresa Metro contrató una firma que hizo el análisis de capacidad de pago y de riesgo crediticio “que es conveniente para que el Concejo pueda avalar con un soporte técnico la operación que se contempla de endeudamiento”, aseguró Escobar.

Una vez la plenaria del Concejo apruebe la propuesta, el Distrito deberá acudir a la comisión interparlamentaria del Senado para pedir la garantía de la nación al proyecto. Con esta figura, la empresa Metro lograría un respaldo a los créditos que tome para la construcción de la primera línea del medio de transporte. Según Escobar, se “ayudará a reducir el endeudamiento, ya que con su respaldo (el de la nación) los bancos dan unas tasas de interés más bajas a un largo plazo, debido a que el riesgo para el otorgante se reduce”.

De salir todo como tiene previsto el Distrito, la licitación para el metro estaría lista entre marzo y mayo. De esta forma podrá comenzar la compra de los 130 predios que necesita y la adecuación de los terrenos donde se instalará el patio taller. Por ahora da los primeros pasos y lo más urgente, de momento, es que el Concejo dé vía libre a la iniciativa.

Este proceso le ha representado a la administración Peñalosa una carrera contrarreloj. A finales de 2017 aseguró los recursos económicos que necesitaba para construir la primera línea, luego de que el Concejo de Bogotá aprobara en octubre las vigencias futuras por $6,08 billones, que saldrán de la sobretasa a la gasolina en la ciudad por los próximos 30 años, para cubrir el 30 % de la inversión que le corresponde dar al Distrito. Diez días después, el Gobierno Nacional, en cabeza del presidente Juan Manuel Santos, confirmó que el Consejo Superior de Política Fiscal (Confis) aprobó los $15,1 billones, el restante 70 % que la Nación dará para la ejecución del proyecto.

Con los recursos asegurados, el plan del Distrito es que entre marzo y mayo esté abierta la licitación, antes de que se adelanten las elecciones presidenciales en el país. De cumplir con el cronograma, las obras comenzarían a finales de 2018 y el metro elevado entraría en operación en 2024.