Una fuente le reveló a la Policía detalles claves de la investigación

Dylan Fabián Moreno, víctima inocente de una venganza

Con la captura de Fabián Moreno, padre del niño de ocho años asesinado en Bosa, se devela una historia de retaliaciones en los barrios de esa localidad. Entre enero y noviembre de este año van 999 homicidios en Bogotá, de los cuales 46 fueron cometidos contra menores de edad.

El crimen de Dylan Fabián Moreno Muñoz, de ocho años, ocurrió el pasado 24 de octubre en Bosa. / Cristian Garavito

El asesinato de Dylan Fabián Moreno Muñoz, de ocho años, ocurrido el pasado 24 de octubre en la localidad de Bosa, ratificó lo que sospechaban los vecinos del barrio El Jardín: detrás del crimen había una historia de venganzas, derivadas por un homicidio y de la venta de estupefacientes. Este fin de semana, con la captura de Fabián Moreno, padre del niño asesinado, las autoridades reunieron todas las piezas para esclarecer el homicidio. (Galería: cinco homicidios de niños que Bogotá no debe olvidar)

Moreno, de 27 años, resultó herido el día que mataron a su hijo, cuando uno de los proyectiles le rozó una oreja. Desde ese momento los detectives del Grupo de Homicidios de la Sijín, que trataban de dar con la identidad y el paradero del responsable, intentaron entrevistarlo para conocer las causas del ataque. El padre de Dylan, sin embargo, optó por guardar silencio. (LEA: Envían a la cárcel a hombre señalado de asesinar a menor en Bosa)

Después de ofrecer una recompensa de $20 millones por información relacionada con el crimen, surgió un testimonio valioso de una persona que conoció de cerca a los involucrados. La fuente les dijo a las autoridades que detrás del asesinato estaría un hombre identificado como Christian Alexánder García Vargas, de 25 años. Él era hermano de Jorge Steven García Vargas, quien fue asesinado el pasado 29 de agosto en el barrio Villas del Progreso. El sicario lo mató al frente de su esposa y de su hermana, en un callejón de la diagonal 73A sur con carrera 88F. 

El informante le aseguró a la Policía que Christian Alexánder sabía quién había matado a su hermano y quería cobrar venganza. Su principal objetivo era Fabián Moreno (padre de Dylan), quien supuestamente fue el jefe de su hermano en el interior de una organización dedicada al microtráfico en los barrios San José, San Bernardino y Echeverry, de Bosa. Este sujeto, al parecer, mató a Jorge Steven porque no le pagó un dinero producto del comercio de estupefacientes.

Luego del crimen, el supuesto asesino siguió con su tradicional rutina: llegaba a su hogar a horas establecidas y transportaba a su hijo Dylan entre el colegio y su casa. Este hecho fue aprovechado por Christian Alexánder para planear y concretar su venganza. Según el informante, él sería el mismo sujeto que, a bordo de una bicicleta, esperó a que Moreno llegara a su casa para matarlo. Sin embargo, tras la balacera, quien falleció en el ataque fue el pequeño Dylan.

Las capturas

Los detectives habían reunido documentación y pruebas para resolver el asesinato del pequeño Dylan. Por un lado, tenía testimonios que señalaban a Fabián Moreno de haber asesinado a Jorge Steven García Vargas, y de su presunta participación en otras muertes violentas en la localidad.

Por el otro, el testimonio del informante, que señalaba a Christian Alexánder de haber asesinado al niño, en su intento por vengar la muerte de su hermano. Además, que pese a que en 2011 fue condenado en primera instancia a dos años de prisión por tráfico de armas, justo seis días antes de asesinar al pequeño, la justicia le había archivado el proceso por vencimiento de términos.

Las órdenes del comandante de la Policía, general Hoover Penilla, estaban enfocadas a que tanto Fabián como Christian fueran capturados al tiempo. Para dar con el paradero del asesino de Dylan, las autoridades interceptaron sus comunicaciones. Primero intervinieron la línea de la mamá de Christian Alexánder y después la de su esposa. “Él sabía que lo estábamos siguiendo, por lo que las conversaciones que sostenía no daban mayores pistas de dónde se encontraba”, indica el detective que lideró la investigación. Claman justicia por asesinato de Dilan Fabián Moreno

Los sistemas de georreferenciación arrojaron que García Vargas se refugiaba en una vivienda ubicada en Usme Pueblo, en donde fue capturado, a las 3:00 p.m. del pasado jueves. Por su parte, Fabián Moreno fue detenido cuando se dirigió a la URI de Paloquemao para conocer quién había sido el asesino de su hijo.

Después de comparecer ante los juzgados de garantías, los procesados permanecen en las URI de Tunjuelito y Kennedy, mientras son trasladados a establecimientos carcelarios en donde deberán esperar su juicio. Ninguno de los dos aceptó cargos por homicidio agravado y porte ilegal de armas de fuego.

Según datos estadísticos de Medicina Legal, entre enero y noviembre de este año se registraron 999 homicidios, de los cuales en 46 casos la víctima fue un menor de edad. Sólo en la localidad de Bosa se han registrado 102 homicidios. Sobre este punto, las autoridades destacaron que hay una reducción del 12 % en el delito de homicidios, con respecto al mismo período del año pasado, cuando hubo 1.139 episodios. No obstante, sigue preocupando que en lo que respecta a 2017 la principal arma utilizada en los homicidios fue la de fuego, con 565 incidencias; seguida por las cortopunzantes, con 383 casos; en tercer lugar, los objetos contundentes, con 44. (Galería: #NiUnoMenos: Estudiantes de Bosa repudian asesinato de niño de ocho años)

Aunque el crimen del Dylan está prácticamente resuelto, en el barrio El Jardín la comunidad hace un llamado para que dejen a los niños por fuera de los conflictos de los adultos.

El padre de Dylan Fabián no aceptó los cargos por homicidio gravado y porte ilegal de armas imputados por la Fiscalía/ El Espectador.