"Suspendernos fue una decisión de última hora": operador del Sitp

Eduardo Tovar, vocero del concesionario Suma, llamó la atención sobre los 2.000 trabajadores de la empresa operadora del Sitp que se quedarán cesantes y de los 160.000 habitantes de Ciudad Bolívar que tendrían problemas para movilizarse a partir de la mañana de este miércoles.

Archivo El Espectador

El vocero de la empresa Suma, Eduardo Tovar, se refirió a la suspensión que anunció el Distrito contra esa empresa concesionaria del Sitp para operar en Ciudad Bolívar a partir de este miércoles. Aseguró que Transmilenio los notificó que la decisión a las 6:00 p.m. de este martes, lo cual puede generar traumatismos en la movilidad de los ciudadanos.

Respecto a la falta de pólizas contra accidentes graves -razón por la cual el Distrito suspendió a Suma-, Tovar indicó que han tenido problemas para adquirirlas: “Exigen unos requisitos patrimoniales muy altos que varias que estas compañías no tienen”.

¿Por qué se llega a esta situación?

Hay una dificultad en el sector asegurador, que envió cartas a Transmilenio hace más de seis meses en las que anunciaba que no estaba en condiciones de asegurar a los concesionarios del Sistema Integrado de Transporte Público (Sitp) por toda la crisis que ha venido teniendo el sistema. Esa es una situación anunciada y por parte del Distrito no se tomaron las acciones que se debían.   "No permitiremos que una empresa opere en esas condiciones": Transmilenio   

¿Cuál es la dificultad que han tenido con las aseguradoras?

Ellas exigen unos requisitos patrimoniales muy altos que varias que estas compañías no tienen capacidad de aportar.

¿Qué le dijeron puntalmente a Suma?

Que había que poner una contragarantía por valores prácticamente equivalentes al valor asegurado, correspondientes a $25.000 millones. Eso en la práctica es un autoseguro. Eso es como que la aseguradora dice: “Sí, yo le vendo la póliza, pero usted ponga en una cuenta o en bienes el valor equivalente que valdría un eventual siniestro”. Eso es prácticamente autoasegurarse. (LEA: Suspenden a operador del Sitp a cargo de 25 rutas en Ciudad Bolívar)

¿Eso es adicional al pago de la póliza?

Sí, es adicional. La prima para nosotros sería equivalente a casi $500 millones.

Prácticamente les negaron la venta de la póliza…

No nos la negaron, hay que decirlo. Pero sí nos exigieron unos requisitos prácticamente imposibles de cumplir.

¿Qué va a hacer Suma en este caso?

Estamos en reunión con nuestros abogados y vamos a tomar todas las precauciones jurídicas que requiere un caso como este, a dejarle a Transmilenio todas las constancias de su proceder, y ya la responsabilidad de cubrir la operación de 160.000 usuarios mañana (miércoles 11 de octubre) queda en manos del Distrito. (Lea: Renegociar: salida a la crisis del SITP)

El Distrito dice que tiene un plan de contingencia que consiste en cubrir estas rutas con otros operadores. ¿Esto es posible?

Lo vemos muy complicado porque, según hemos visto, ese plan de contingencia fue dado a conocer hoy (martes) a las 6:00 p.m. No sabemos si era que lo tenían muy bien planeado o si solo hasta esa hora lo armaron. Parece que fuera solo el segundo escenario, porque hemos hablado con todos nuestros colegas de las empresas concesionarias y solamente a partir de esa hora los llamaron a solicitarles que cubran nuestra operación. Obviamente para una compañía como esta, que tiene una cantidad de vehículos parados porque no ha habido plata para cubrir la operación normal, pues mucho más difícil será cubrir operación adicional y para programar una operación de 500 buses a las 4:00 a.m. tiene que tener una logística, los vehículos, los conductores; si le avisan a las 6:00 p.m.  

Mientras no tengan las pólizas no pueden salir a trabajar…

Transmilenio nos mandó una carta diciendo que no podemos salir a trabajar mañana (miércoles). Es una carta que no tiene firma de la gerente, que nos la mandan por e-mail, no por los conductos oficiales, y adicionalmente nos solicitan que no operemos mañana. Eso es un acto que no cumple con ninguno de los principios de la función pública. No existe ninguna planeación, es una irresponsabilidad.

¿Qué van a hacer ahora?

De manera responsable, le vamos a advertir a Transmilenio sobre los riesgos que tiene esta situación y tendremos que cumplir con esa disposición (de suspender la operación), pero tomando todas las precauciones jurídicas de lo que puede pasar mañana miércoles. Estamos a pocas horas de que salgan 160.000 personas a esperar bus y no hay bus…

¿Qué viene para la empresa Suma?

La primera preocupación es qué va a pasar con más de 2.000 empleados. Tenemos que darles la cara y toda nuestra solidaridad. También tendremos que cumplir la instrucción de Transmilenio y estas 2.000 familias quedan cesantes a partir de mañana y, adicionalmente, los proveedores que viven de la operación de esta empresa. La segunda no menos importante son los usuarios, que no van a tener bus. Estamos hablando de la zona más crítica desde el punto de vista de orden público.

Esta es una posible causal de liquidación del contrato, ¿es posible que esto suceda?

Es un escenario posible, pero tenemos que decantarlo, no podemos decir que eso va a pasar inmediatamente. Estamos evaluando las implicaciones de la medida de Transmilenio y la primera reacción que tenemos es que es una decisión de última hora, no vemos los soportes jurídicos ni técnicos.

¿Qué explicación le da a esta situación?

Esta decisión debe tener alguna relación con el hecho de que nuestro presidente de la junta ha sido el vocero en las últimas tres semanas del Sitp, ha puesto en conocimiento de la ciudadanía una cantidad de irregularidades y puso de presente la falta de acción del Distrito frente a lo que ellos llaman una “bomba atómica”. Entonces es muy posible que esto que está sucediendo tengan relación directa con esa vocería que asumió el presidente de nuestra junta.