Tensión durante el regreso de los toros

Los roces entre manifestantes, aficionados y autoridades marcaron el regreso de las corridas a la Plaza de Santamaría, en Bogotá.

En medio de marchas contra las corridas y roces de los manifestantes con la Policía y los aficionados a la lidia, volvieron los toros a la plaza de Santamaría, después de cinco años de ausencia. Por la carrera Séptima y la calle 26, hasta la plaza, anduvieron cientos de personas arengando contra lo que, desde organizaciones animalistas, califican como “tortura”. (Lea: Por dentro y por fuera: Así se vivió el regreso de los toros a Bogotá)

Los antiraurinos portaron pancartas con consignas como “Almas vivas, toros libres” o “¿Cómo divertirse con el dolor de un inocente?”. Entretanto, los aficionados a la tauromaquia llegaban al recinto protegidos por la Policía, que desplegó un dispositivo de seguridad con 1.200 hombres para custodiar la jornada. (Imágenes: El exprocurador Ordóñez y Germán Castro Caycedo, las celebridades en la Santamaría) 

La administración distrital manifestó su descontento por la reanudación de la temporada taurina, que se extenderá hasta el 19 de febrero. Sin embargo, el Distrito acatará el mandato de la Corte Constitucional que ordenó que se respetara la tradición en ese escenario. (Lea: Entre marchas y agresiones, regresan los toros a la Santamaría)

La plaza vio de nuevo astados en su arena luego que el alcalde Gustavo Petro la cerrara en 2012 en medio de una campaña contra el maltrato animal. (En fotos: así se vive el tensionante regreso de los toros a la Santamaría)

El triunfador fue el confirmante peruano Roca Rey, que cortó dos orejas al último toro, y quien alternó con el colombiano Luis Bolívar, que cortó una oreja, y el español El Juli, que debió conformarse con una vuelta al ruedo. (Video: Regreso de toros a Bogotá: argumentos a favor y en contra de la ‘fiesta brava’ ¿Quién tiene la razón?)

Pero mientras los tendidos estaban llenos y exultantes por el regreso de la fiesta brava a la capital colombiana, en las afueras de la plaza más de 5.000 personas se congregaron para manifestar su rechazo al espectáculo taurino. 

La protesta ocasionó enfrentamientos entre los manifestantes y más de 1.200 policías que acordonaron el coso y que utilizaron gases lacrimógenos para dispersar a la multitud que gritaba "asesinos" a los aficionados que llegaron a la Santamaría.

El secretario de Seguridad de Bogotá, Daniel Mejía, dijo a la AFP que la Alcaldía de Bogotá está en contra del regreso de corridas a la ciudad, pero autorizó la reapertura de la plaza en cumplimiento de una orden de la Corte Constitucional.

"Tendremos que evaluar qué medios vamos a tomar para la corrida de la próxima semana", dijo Mejía y manifestó que la administración de Bogotá respeta el derecho a la protesta pero no permitirá actos de violencia contra los aficionados y las autoridades.

Se habló de al menos tres policías lesionados con golpes y un número indeterminado de detenidos, pero las autoridades no entregaron un reporte detallado sobre lo sucedido.

La Corte Constitucional ordenó reabrir el escenario en septiembre de 2014 y ratificó su decisión en febrero de 2015, al resolver un recurso interpuesto por Petro.

El tribunal consideró que el cierre vulneraba "el derecho a la libertad de expresión artística".

Petro canceló unilateralmente el contrato de la Corporación Taurina de Bogotá (CTB) para administrar La Santamaría. Y a pesar de la orden judicial, no reabrió inmediatamente el coso al aducir que necesitaba obras de mantenimiento, las cuales fueron realizadas los últimos meses.