Macri afirma que debate sobre aborto continuará tras rechazo del Senado

Noticias destacadas de El Mundo

El presidente argentino Mauricio Macri aseguró que la discusión sobre el aborto debe seguir luego de que el legislativo rechazó en la madrugada el proyecto de ley que legalizaba la interrupción voluntaria del embarazo. El mandatario fue uno de los promotores del debate, pese a declararse "en favor de la vida".

Luego de que el Senado rechazó el proyecto de ley para legalizar el aborto en Argentina, el presidente del país, Mauricio Macri, aseguró que el debate debe continuar. Además, el mandatario apostó por distribuir anticonceptivos de larga duración para frenar los embarazos no deseados. 

"El problema está y tenemos que seguir trabajando para que todas esas chicas realmente tengan la posibilidad de elegir", afirmó el mandatario en declaraciones a la prensa tras mantener una reunión de Gabinete en la Casa Rosada, sede del Gobierno en Buenos Aires. 

Sus declaraciones llegaron después de que esta madrugada la Cámara Alta frenara un proyecto que ya había sido aprobado por la Cámara de Diputados en junio pasado para garantizar el aborto legal, seguro y gratuito en el país, con el voto en contra de 38 legisladores frente a los 31 que estuvieron a favor. La iniciativa, considerada por diversos sectores un "debate histórico", no podrá ser presentada de nuevo en el Parlamento hasta 2019. Le puede interesar: Senado de Argentina le dijo no a la legalización del aborto

Para Macri, se trata de uno de los debates "que comienzan y que van a continuar" porque los argentinos están "madurando" y "entendiendo lo que es vivir en democracia" y "escuchar al otro".

Asimismo, para hacer frente al elevado número de abortos clandestinos -354.627 al año, según el Ministerio de Salud- consideró "muy importante" seguir trabajando en una formación integral de los profesores de las escuelas que incluya "el capítulo de la educación sexual".

El presidente también insistió en la necesidad de distribuir métodos anticonceptivos de larga duración en el país porque son "mucho más efectivos en estos temas" y hacerlo, especialmente, en las provincias del norte y la de Buenos Aires, que son las que registran una mayor cantidad "de embarazos no deseados".

La sesión parlamentaria en el Senado duró alrededor de 16 horas y causó una gran movilización feminista en las calles aledañas, en otros puntos del país y en ciudades de todo el mundo.

La iniciativa, que impulsa la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito desde hace 13 años, buscaba despenalizar la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14 de gestación.

El Código Penal vigente desde 1921 considera el aborto un delito, aunque contempla que "no es punible" cuando es necesario evitar un peligro para la salud de la mujer o cuando el embarazo es producto de una violación.

Durante toda la jornada, decenas de miles de manifestantes a favor de la legalización, identificados con pañuelos verdes, y los que se oponían, con el color celeste, se mantuvieron en los alrededores del Congreso.

"Esto no es aborto sí o aborto no, es aborto legal o aborto clandestino", afirmó Adriana Saucedo, de 57 años, en alusión a uno de los lemas de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, lanzada hace 15 años. Entre los celestes, el sacerdote Federico Berruete, de 35 años, se congratuló por lo que consideró "una gran muestra de fe". Vea también: Los rostros de la no legalización del aborto en Argentina

La Conferencia Episcopal Argentina manifestó hoy que "vale toda vida", al celebrar que el Senado rechazara el proyecto para legalizar el aborto en el país y apostó por asumir un "compromiso social" con las personas más vulnerables.

"El diálogo ecuménico e interreligioso ha crecido en este tiempo aunando esfuerzos para proteger la vida desde la concepción hasta la muerte natural", afirmaron los obispos de la Iglesia católica en un comunicado, horas después de que la Cámara Alta rechazara la iniciativa con 38 votos, frente a los 31 que estaban a favor.

Asimismo, mostraron su agradecimiento a "hombres y mujeres", senadores, organismos e instituciones "que se han pronunciado en defensa de la vida" y, especialmente, a los pobres, que siempre "enseñan a recibir la vida como viene y a saber cuidarla porque es un don de Dios".

"Se trata ahora de prolongar estos meses de debate y propuestas en la concreción del compromiso social necesario para estar cercanos a toda vida vulnerable", señaló la Conferencia Episcopal antes de señalar los "grandes desafíos pastorales" que deben asumirse.

En esa línea, apostó por la educación sexual responsable, el acompañamiento a mujeres embarazadas vulnerables o la atención "a personas que han pasado por el drama del aborto", entre otras medidas. Le recomendamos: Argentinas prometen seguir la lucha por el aborto legal

Comparte en redes: