Túnez, el país musulmán con su primer festival de cine LGBTI

En este país del norte de África, la homosexualidad puede castigarse hasta con 3 años de prisión.

Pixabay

El “Mawjoudin Queer Film Festival” abrió este lunes con doce películas de corta y mediana duración, todas ellas producidas en este país del Magreb.

El festival está organizado por la ONG que le da nombre al festival “Mawjoudin”, nombre arábigo para la expresión “nosotros existimos”. Lea también: Diversidad de la diversidad sexual

“Mawjoudin porque en Túnez ser gay, lesbiana, bisexual, transgénero, queer o intersex es intolerable. Mawjoudin porque en Túnez hacer el amor con una persona del mismo sexo se castiga hasta con 3 años de prisión. Mawjoudin porque la homosexualidad está condenada en una sociedad predominantemente homofóbica”, afirma la organización en su página web.

Y es que el festival desafía a las mismas costumbres y normas sociales en un país predominantemente musulmán y en donde los prejuicios contra la población LGBTI justifican la persecución, abuso y muerte de los integrantes de esta comunidad. Lea también:Este jueves comienza la semana por la igualdad

“El festival se concibe a sí mismo como audaz”, dicen los organizadores al canal CGTN Africa, por ser el primero de su tipo en esta nación, la primera que inició las protestas contra los regímenes autoritarios en 2011 en la llamada Primavera Árabe.

Las películas “hablan sobre la sexualidad, la identidad y la afiliación al género”, dijo al mismo medio Senda Ben Jebara, miembro de la ONG organizadora y fundada en 2014.

A lo que añadió añadió: "A través de este festival, nos gustaría dar un espacio para escapar del mundo, para encontrar una manera de expresarnos". 

Y es que los organizadores del festival saben que cuando se quieren combatir los tabúes y las costumbres conservadoras que generan exclusión en alguna sociedad, sumado a la pelea por la visibilización política, el arte es un vehículo poderoso para acceder a las mentes de la ciudadanía, convertidas en audiencias cuando van al cine.

“Somos diferentes, pero existimos y las diferencias están bienvenidas”, asegura Ben Jebara en la misma entrevista.

Un joven asistente al festival afirma que el evento “ayuda a fortalecer a la comunidad LGBTI y reúne a personas consideradas distintas” en una sociedad donde cualquier expresión de afecto hacia personas del mismo sexo está censurada social y políticamente. Lea también: El viernes comienza el ciclo rosa en Bogotá

Aunque Túnez no ha dejado de ser una sociedad musulmana conservadora, las revueltas de 2011 si abrieron la posibilidad a que las diferencias traten de emerger, visibilizarse y organziarse, aunque con dificultad.

Este y otros pocos grupos que también defienden los derechos de esta comunidad, se han visto enfrentados ante la oposición política conservadora que está intentado prohibir este tipo de eventos y organizaciones.