Esto era lo que pasaba en Colombia hace 30 años

La necesidad de consolidar un proyecto para combatir al narcotráfico era inminente.

En un hecho que se volvió repetitivo en los foros internacionales, el gobierno colombiano planteó ante el mundo la necesidad de consolidar un proyecto común de combate al narcotráfico. Ante la proximidad de la Cumbre de Viena para examinar el tema, el embajador en la OEA, Carlos Albán, pidió revisar la política antidrogas a nivel internacional, para demostrar que Colombia no era el país causante del problema, sino el consumo, en especial en el primer mundo sin que en esos mismos países se combatiera el tráfico de estupefacientes. (Vea el especial 30 años sin Guillermo Cano)
 
Y mientras, la diplomacia colombiana insistía en un S.O.S. para compartir la desigual lucha contra el narcotráfico, a nivel interno, en el plano político, el asunto seguía causando señalamientos y confrontación. Durante la segunda semana de noviembre de 1986, la pelea se dio por cuenta de dos los caciques electorales del departamento de Córdoba, trenzados en una disputa por las acusaciones que realizó el exgobernador Libardo López Gómez contra el congresista Jorge Ramón Elías Nader, a quien sindicó de trabajar para los intereses del narcotráfico. (Lea: Polémica por la salida de la Unión Patriótica del Congreso)
 
Ante los señalamientos de López Gómez, el jefe del Movimiento Insurgencia Liberal, Elías Nader, anunció una denuncia penal por los delitos de injuria y calumnia. En medio de la pelea por los ecos de los dineros calientes en la política, el congresista acusado insistió en que a pesar de las críticas y la oposición del gobierno Barco estaba dispuesto a sacar adelante el proyecto de ley para prohibir la extradición de colombianos. Años después, el senador Jorge Ramón Elías Nader fue uno de los procesados en el escándalo del 8.000, por vínculos con el Cartel de Cali. (Lea: El día que la Unión Patriótica anunció su retiro de las actividades legislativas)
 
Temas relacionados