'La única forma de ganarle la batalla a los violentos es con el desarrollo social': Virgilio Barco

Estas eran las noticias del 25 de noviembre de 1986, 22 días antes de que asesinaran a Guillermo Cano.

En la búsqueda de un nuevo clima de dialogo entre el gobierno y la oposición, la Comisión Política Central del Partido Liberal invitó al Partido Conservador a realizar aportes necesarios para la solución de los grandes problemas nacionales. La instancia política calificó de diálogos civilizados, la relación que debía prevalecer entre los partidos tradicionales para no reducir las discrepancias a simples reclamos burocráticos. De manera adicional el gobierno anunció la convocatoria a dos periodos de sesiones extras para impulsar las grandes reformas urgentes para la nación. (Vea el especial 30 años sin Guillermo Cano)
 
De manera simultánea, en el marco de la celebración del décimo sexto Banquete del Millón promovido por la corporación Minuto de Dios, el 25 de noviembre de 1986, el presidente Virgilio Barco insistió que la única forma de ganarle la batalla a los violentos era persistiendo en el desarrollo social del país, y eso implicaba erradicar las raíces de la miseria y de la pobreza absoluta que en ese momento paralizaban a más de la mitad del país. Por eso el presidente Barco recalcó en la urgencia de un vigoroso plan de vivienda y de una reforma profunda a la estructura de la propiedad de la tierra. (Lea: Estas eran las noticias del 24 de noviembre de 1986)
 
Al tiempo que los anuncios de entendimiento político ocupaban los titulares de la prensa, se anunció el avance de un proyecto de ley para promover una profunda reforma electoral en Colombia. La iniciativa estaba encaminada a imponer el uso de una tarjeta especial elaborada por la Registraduría, eliminando así la entrega de votos casi en los umbrales de las urnas que permitían el sistema de compra y venta de sufragios. El gobierno, a través del ministerio de Justicia le dio pleno apoyo a la iniciativa, buscando respaldo de las demás colectividades políticas. (Lea: Así fue el cubrimiento de El Espectador en el surgimiento de las Farc y el Eln)