Álvaro Leyva propone al gobierno convocar un ‘Pacto por la no violencia’

Echando mano del Acuerdo de Paz con las Farc, pidió al presidente Iván Duque activar el Pacto Político Nacional que acabe con lo que, considera, es una 'inducida' polarización para evitar que se conozca la verdad del conflicto. El político conservador, además, criticó fuertemente la postura del gobierno al desconocer los protocolos pactados entre el Estado, el Eln y los países garantes en el proceso de paz con esa guerrilla.

El político conservador, Álvaro Leyva, ha sido facilitador en los procesos de paz con las Farc y el Eln. Cristian Garavito - El Espectador

Las gestiones de paz que ha adelantado a lo largo de su carrera política el abogado Álvaro Leyva Durán son ampliamente conocidas por las distintas corrientes ideológicas en Colombia. Y aunque milita en el Partido Conservador, desde donde ha ejercido cargos en el Estado en representación de esta colectividad, no son pocas las voces que se han alzado para cuestionar su cercanía con dirigentes de izquierda e, incluso, con las guerrillas. Ya son 30 años dedicados a esta labor, según sus propios cálculos, que lo han puesto en las más complejas posiciones. “A mí me han dicho hasta de qué me voy a morir”, cuenta.

De hecho, hace ya más de dos décadas Leyva Durán se vio obligado a acudir al exilio tras ser señalado, supuestamente, de gestar un plan para impedir el éxito de las conversaciones de paz entre la hoy desarmada guerrilla de las Farc y el entonces presidente, Andrés Pastrana. Al final, fue absuelto por la Corte Suprema de Justicia. Previamente, fue secretario privado del expresidente Misael Pastrana, luego se midió en las urnas, comenzando por el concejo, pasando por la Asamblea Departamental de Cundinamarca y, luego, dio un salto al Congreso de la República. Primero, en la Cámara y, luego, en el Senado. Además, fue pieza clave en la Constituyente que dio vida a la Carta de 1991.

El político conservador prefiere permanecer en el “anonimato” o, más bien, alejado de los medios. Se siente más cómodo ejerciendo labores que considera fundamentales para la construcción de la paz en Colombia, como vigilar la adecuada implementación del Acuerdo de Paz pactado en La Habana (Cuba). No en vano, fue el principal arquitecto de la Jurisdicción Especial de Paz, lo que lo llevó a ser un invitado de primera clase aquel 23 de septiembre de 2015, cuando el entonces presidente Juan Manuel Santos pisó la isla por primera vez, en desarrollo del proceso de paz, para anunciar que se había sellado un acuerdo sobre justicia transicional.

(Lea: "Viaje a La Habana, el Eln lo está esperando": Álvaro Leyva a alto comisionado para la Paz)

Una vez puesto en marcha el Acuerdo con las Farc, Leyva le apostó al otro proceso, al que buscaba sellar la paz definitiva con la guerrilla del Eln. Así que ejerció tareas de mediador y facilitador pero el tiempo, una vez más, se convirtió en el principal enemigo de la mesa y la polarización que desató el plebiscito del 2 de octubre de 2016 dejó en vilo la continuidad de la mesa de conversaciones con este otro grupo armado que se preparaba para recibir al nuevo gobierno: el de Iván Duque Márquez. ¿Cómo recibió el nuevo presidente esa mesa de diálogos? “Al gobierno de Duque se le entregó vivo el proceso de paz con el Eln, con la misma agenda y para desarrollar los compromisos”, cuenta Leyva.

Es decir, de entrada, desvirtúa las razones a las que ha argüido el presidente Duque para desconocer los protocolos pactados entre el Estado colombiano, el Eln y los países garantes (Ecuador, Venezuela, Chile, Cuba, Noruega y Brasil) que se debían cumplir en caso de una ruptura de diálogos como, en efecto, ocurrió. “Él (Duque) está más comprometido con los enemigos del proceso de paz que con la paz misma. Esa es una gran equivocación y creo que en algún momento va a tener que rectificar ese camino. La paz es un imperativo que ya no depende del gobierno de turno”. Como se recordará, el jefe de Estado dio por rotas las conversaciones tras el ataque perpetrado por el Eln contra la Escuela de Cadetes de la Policía General Santander, a finales de enero.

(Lea: Leyva y Cepeda piden preservar ante la ONU los avances logrados en los diálogos con el ELN)

“Por esta situación violenta, triste, deplorable y condenable, el gobierno se encuentra con la posibilidad de manifestar que la paz no es de Estado sino de gobierno y que cada gobierno puede hacer lo que quiera, al punto de que están señalando que los protocolos no existen y obviamente sí existen. Podrán conseguir algunos aliados (como Ecuador o Chile), pero una alianza con un país que desconozca los acuerdos no desaparece la realidad. Cuba es una República seria, pertenece a la comunidad internacional, y no se le puede pedir que incurra en un error internacional, porque Cuba no es una extensión de la Interpol”, argumenta Leyva.

En tal sentido, fue duramente crítico con la gestión que ha desempeñado el alto comisionado para la paz, Miguel Ceballos. “Se notó su gran inexperiencia”, afirmó Leyva. Incluso, lo señaló de pertenecer a la órbita del reconocido académico y abogado norteamericano, Roger Fisher, cuya principal máxima ha sido la defender que “se puede negociar sin ceder”. Un asunto que, para Leyva refleja su total desconocimiento en las formas contemporáneas de resolución de conflictos. “Se está tratando de hacer un acuerdo a la antigua usanza, y resulta que eso ya no funciona y mucho menos desconociendo los protocolos. Se están metiendo en un callejón sin salida porque Cuba no va a ceder. Ese es otro enredo en el que nos estamos metiendo y es grave”, agregó.

(Lea: A discusión el “Pacto por Colombia” de Iván Duque)

En lo que sí es claro, y ese es el llamado que Leyva Durán le quiere hacer al presidente Duque, es en que insista en no dejar las cosas “al garete”. En otras palabras, insistir en las condiciones que le ha impuesto a la guerrilla del Eln para que firme una tregua unilateral, cese en todas sus actividades criminales, en aprovechar este tiempo de incertidumbre alrededor de las conversaciones para reactivar canales de comunicación que permita revivir la mesa de conversaciones y, finalmente, construir una política clara de paz. “Si el presidente lo hiciera, la gente en la calle saldría a respaldar esa política de paz y a respetarla”. Y es acá donde Leyva, al final, decide regresar al activismo político por la paz.

Echando mano del Acuerdo de Paz firmado en 2016, recordó un aparte especial dedicado a los compromisos allí fijados para lograr la unidad en Colombia. Se trata del ‘Pacto político Nacional’ que se encuentra en la página 80 de dicho documento. Es una especie de ‘Pacto por la no violencia’ a través de la convocatoria de los partidos y eso hay que hacerlo inmediatamente. No sé si el presidente Duque me reciba, pero yo aspiro a hablar con todos, incluidos los los presidentes de los partidos políticos, porque es que esto no puede seguir así”. ¿Así cómo? Leyva considera que en Colombia hay una especie de polarización inducida por quienes se oponen a que se sepa toda la verdad del conflicto armado interno.

Dicho pacto, amparado en los textos de La Habana, establece que “el anhelo del país de alcanzar una paz estable y duradera se funda en el reconocimiento de la necesidad de superar el conflicto armado”, y que será el gobierno nacional, junto al partido que surja de la guerrilla de las Farc (es decir, el partido FARC), se encargarán de promover ese pacto político desde las regiones y a nivel nacional. Los partidos, los gremios, la sociedad civil, las el Consejo Nacional Gremial, los medios de comunicación, las iglesias, la academia e instituciones educativas, las organizaciones de mujeres y de población LGBTI y  “las demás organizaciones sociales” harían parte para acabar, de una vez por todas, con la violencia en Colombia. Y eso incluye el asesinato de los líderes sociales y defensores de derechos humanos.

(Lea: Cumbre por la gobernabilidad: Duque se reúne desde hoy con los partidos políticos)

De momento, será el primer salto que dará Leyva de cara a lograr ese propósito nacional que, según dice, tiene el fin de contrarrestar todas las formas de violencia y, en concreto, hacerle frente a una eventual guerra urbana que podría arreciarse por cuenta del estado en el que se encuentran las conversaciones de paz con el Eln. Si ha tenido contactos directos o una respuesta concreta frente a su propuesta aún no se sabe. Lo cierto es que sí se da en el marco de una semana crucial para el presidente Iván Duque quien ha convocado a los partidos para explicarles lo que será su bandera a lo largo de su mandato: ‘Pacto por Colombia, pacto por la equidad’, el nombre con el que bautizó el Plan Nacional de Desarrollo y que dejará ver qué tan comprometido está con hacer de Colombia un mejor país.

838088

2019-02-05T16:56:13-05:00

article

2019-02-05T18:44:55-05:00

sarboleda_1274

none

-Lorena Arboleda Zárate / @LorenaArboleda8

Política

Álvaro Leyva propone al gobierno convocar un ‘Pacto por la no violencia’

77

9642

9719