Avanza discusión sobre la reforma política, pero aún no convence

El ministro del Interior, Guillermo Rivera, espera que la votación de la totalidad del articulado se realice este miércoles. A los críticos del texto se unió el exjefe negociador Humberto de la Calle.

Archivo El Espectador

Después de un retraso de casi dos horas, la Comisión Primera de la Cámara de Representantes retomó este martes el debate sobre la reforma política que se discute desde hace varias semanas en el recinto. (Lea el editorial de El Espectador: La cobardía del Congreso con la reforma política)

Con 20 votos a favor y cuatro en contra, se aprobó el informe con el que termina la ponencia, sin embargo, son muchos los reparos que aún se ciernen sobre el articulado. De hecho, Guillermo Rivera, ministro del Interior, anunció la semana pasada que se reuniría durante el fin de semana largo con los ponentes del proyecto en la Cámara para hacer enmiendas y lograr un texto que tuviese un “mínimo de consenso” entre los partidos. (Lea: La hipocresía de los partidos en la reforma política)

Ya se había logrado superar, luego de acordar la eliminación, uno de los puntos que más había generado resistencia por parte de la Procuraduría y la Contraloría, y era el artículo primero que, en el texto anterior, señalaba que las decisiones de ambos entes de control debían llegar al Consejo de Estado cumpliendo con el grado jurisdiccional de consulta, siempre que las sanciones conllevaran a una inhabilidad para ejercer derechos políticos.

"En contravía de su propósito inicial, la reforma política que se discute cierra el sistema en vez de abrirlo”. Humberto de la Calle. 

No obstante, el nuevo texto presentado, que consta de 14 artículos, aún genera dudas por parte de varios sectores. Tanto que el mismo Humberto de la Calle, exjefe negociador del Gobierno en la mesa de diálogos con las Farc en La Habana, salió a criticar dicha reforma y señaló que, en conclusión, lo propuesto terminada por un “cierre de la política”. (Lea también: “Cada vez se amplía más el monopolio de los partidos”: De la Calle)

Las críticas de De la Calle se enfocaron en la composición del Consejo Electoral Colombiano, que tendría un origen político; los umbrales cada vez más exigentes para lograr las personerías jurídicas de los movimientos políticos; y la eliminación de la figura del grupo significativo de ciudadanos, esto es, que se acabaría desde 2019 la inscripción de candidatos por firmas. “En contravía de su propósito inicial, la reforma política que se discute cierra el sistema en vez de abrirlo”, publicó De la Calle en su cuenta de Twitter.

Sobre este punto, el mininterior aseguró que se dará la lucha en el Legislativo para mantener la inscripción de candidatos por firmas, al menos, en las elecciones regionales. “Comparto con preocupación lo que dice De la Calle sobre la desaparición de los grupos significativos de ciudadanos. En el texto que el Gobierno presentó estos grupos permanecían y vamos a defender la idea de que la figura siga existiendo para las elecciones locales”, dijo este martes Rivera.

Sin embargo, los reparos que el exnegociador señaló ya habían sido puestas sobre la mesa por otras organizaciones que hicieron parte de la Misión Electoral Especial, que hizo recomendaciones al Gobierno para preparar la reforma política que hoy se discute con dificultad en la Cámara.

"Vamos a defender la idea de que la figura de los grupos significativos siga existiendo para las elecciones locales”. Rodrigo Rivera, ministro del Interior. 

Para Elisabeth Ungar, la reforma que buscaba mayor pluralismo en la política hoy terminaría dándoles gabelas a los políticos y dejando que estos tengan injerencia sobre los organismos electorales.

Lo que se escucha en los círculos políticos, sobre todo afines al Gobierno, es que con los cambios que propone el articulado muchos salieron a saltar y a proteger muchas de las funciones que actualmente les estipula la Constitución, dejando una reforma a medias y obligando al Gobierno Nacional a hacer demasiadas concesiones que terminarán por restarle a la reforma su carácter estructural.

Esta intención se nota, por ejemplo, en la intención de los partidos políticos de participar en la selección de los magistrados que harían parte del Consejo Electoral Colombiano, que, en últimas, sería la organización que vigilaría a las colectividades.

Por otra parte, y como lo dejó claro Rivera en días anteriores, las modificaciones que se realicen al articulado no pueden ir en contravía del acuerdo de paz pactado entre el Gobierno y las Farc. Dentro de esas líneas rojas están la creación de una nueva autoridad electoral que garantice la independencia y transparencia, las medidas más estrictas para controlar la financiación de las campañas políticas y la determinación de condiciones para promover la existencia de un mayor número de movimiento políticos que puedan adquirir una personería jurídica y que esta no sea determinada por el umbral.

Empero, las modificaciones que van encaminadas a preservar los intereses políticos de varios sectores terminarían quitándole dientes a la reforma política y desde muchas orillas se ha calificado como una reforma más cosmética que estructural y que no es tan ambiciosa como se había prometido a raíz del acuerdo de paz.

“Hay consenso, pero para sacar una reforma inocua que no cambia nada. Deja a un consejo electoral más politiquero que el que existe hoy. La reforma sí cambia, pero para empeorar”, señaló la representante Angélica Lozano.

Por su parte, el ministro Rivera desestima que se trata de una reforma cosmética, debido a que abre la posibilidad de que surjan nuevas fuerzas políticas, se busca cambiar el origen del consejo electoral y establece normas estrictas que controlaría la financiación.

Se espera que este miércoles se vote el articulado del nuevo texto propuesto y, para Rivera, con seguridad tendrá más modificaciones, sin embargo, para que pueda ser lo más fiel posible a lo trabajado durante el fin de semana el jefe de la cartera política anunció reuniones con los ponentes durante la tarde de este martes “para ver de qué manera podemos ir logrando consenso y sean menos las proposiciones que se tenga que debatir y mañana mismo votar la totalidad del articulado”.

Temas relacionados