8 Feb 2017 - 3:00 a. m.

La liga femenina

Por: Jorge Perdomo, presidente de la Dimayor

El fútbol profesional en Colombia marcará un hito en el deporte de nuestro país con el inicio de la Liga Profesional Femenina el próximo 18 de febrero.
Han sido muchos años de esfuerzos individuales de esas mujeres guerreras y enamoradas de esta disciplina, que le han permitido a Colombia lograr el reconocimiento, siendo referentes en Juegos Panamericanos, Mundiales y Olímpicos.

El último mensaje que recibí del equipo de las “Superpoderosas” en los Panamericanos de Canadá fue el mismo que les escuché en los Olímpicos de Londres: una Liga Profesional en Colombia.

Por eso, este gran esfuerzo que hará la Dimayor con los 18 equipos participantes en esta primera edición, con el respaldo de la Federación Colombiana de Fútbol tiene que valorarse en su real dimensión.

Han existido artículos que equivocadamente se han referido a la aprobación del Estatuto del Jugador por parte del Comité Ejecutivo de la Federación Colombiana de Fútbol, eliminando el cobro de los derechos de formación en el fútbol profesional femenino, como una conducta contraria a la búsqueda del engrandecimiento de la mujer en el fútbol, primero porque no atenta contra la mujer y segundo porque solamente sin la causación de este gravamen podía desarrollarse la Liga Profesional Femenina.

En efecto, el máximo órgano jurisdiccional de la FIFA, la Cámara de Resolución de Disputas, en decisiones del 7 de abril de 2011 y del 5 de noviembre de 2015 estableció:

“La Cámara unánimemente considera que los hechos actuales justifican la no aplicación de la indemnización por formación del fútbol masculino al fútbol femenino. Adicionalmente, la CRD considera necesario resaltar que atribuir indemnización por formación a la transferencia en el fútbol femenino podría en realidad obstruir el desarrollo mismo de la categoría y destruir los esfuerzos que se han hecho”.

“En conclusión, y considerando todo lo anteriormente dicho, la Cámara de Resolución de Disputas, como ha sido exhaustivamente expuesto, en vista de la naturaleza jurídica de la indemnización por formación, ese sistema será por el momento, no aplicable al fútbol femenino”.

Así lo reiteró Ómar Ongaro, director de Gobernanza y el Estatuto del Jugador de FIFA en el congreso académico realizado por la Dimayor el pasado 21 de octubre de 2016 en Cartagena.

Es contundente que la FIFA considera que permitir la figura de cobro por derechos de formación podría constituir una barrera insalvable para una categoría en desarrollo, y de no ser así, la Dimayor no habría dado el paso determinante de profesionalizar el fútbol femenino, que sin duda conlleva una política de equidad de género para la mujer en el fútbol, una posibilidad para la mujer de construir proyectos y reconocer los esfuerzos que nos llevaron a ser referentes en el fútbol mundial, sin un gran apoyo institucional.

Comparte: