31 Aug 2019 - 3:16 a. m.

Dos Marquetalias

“Los abajo firmantes nos hemos tomado la libertad de dirigir al primer magistrado de la Nación la presente carta abierta, donde exponemos, en líneas generales, los problemas y peligros que se ciernen sobre el basto campesinado de estas regiones, para que el señor presidente, si es que puede, conjure, o trate de conjurar”. Así comenzó la carta abierta de “los colonos y campesinos de Marquetalia”, dirigida al presidente León Valencia el 20 de mayo de 1964 (solo siete días antes de la operación Soberanía, en la que el Ejército bombardeó los campamentos).

La carta de cuatro páginas no solo nos permite entender un poquito más sobre los primeros años de la lucha guerrillera y sobre el Frente Nacional. También es un documento que nos invita a desterrar una de las frases de cajón más nacionales: la que supone que la formación de guerrillas responde a una “ausencia del Estado”. En primer lugar, colonos y campesinos hablan de cómo contaban con escuelas que fueron cerradas por el Ejército. Es decir, cómo un cuerpo del Estado impidió que funcionara un servicio público: “para que el señor presidente tenga una idea general de nuestros problemas, en nuestra región no hay escuelas (…) fueron suprimidas por el Ejército para convertirlas en cuarteles”.

Síguenos en Google Noticias