Publicidad
2 Oct 2015 - 2:00 a. m.

El momento del arte en Bogotá

Que ambos eventos compartan fechas en la ciudad no es más que una excelente noticia para artistas, compradores y audiencia.

El Espectador

ArtBo arrancó el primero de octubre.
ArtBo arrancó el primero de octubre.

Arrancó ayer el mes del arte en Bogotá con el lanzamiento de ArtBo 2015, que llega a su undécima edición consolidado como el evento anual de artes plásticas de más alto impacto nacional y un espacio esencial en la escena artística colombiana. Además, hoy también abre sus puertas la quinta edición de la Feria de Arte Contemporáneo de Odeón. Ambas son señales de un país que está creyendo cada vez más en sus artistas y explorando nuevas maneras de impulsar sus creaciones, a la vez que fomenta en la sociedad la curiosidad por nuevas formas de expresión artística.

ArtBo es una de las apuestas más ambiciosas y bien construidas en busca de promover y posicionar a Bogotá como destino cultural y de crear una plataforma comercial para el arte. Cuando abrió sus puertas por primera vez, en 2005, contaba con 29 galerías participantes y 93 artistas. En la edición de este año los asistentes podrán conocer las exposiciones de 84 galerías de 33 ciudades, con más espacio físico y artistas que antes. Sigue así su consolidación, no sólo en el país, sino como referente en América Latina. Es, entonces, un motivo de orgullo y —por lo menos— de atención.

Especialmente porque el éxito y la experiencia están siendo utilizados en esta edición para tomar más riesgos. Quienes vayan se encontrarán con propuestas inusuales, 33 artistas jóvenes y hasta performances. Es de celebrar que este espacio comercial también abra sus puertas a propuestas diferentes.

Por su parte, Odeón, que se celebrará en el Espacio Odeón —el emblemático Teatro Popular de Bogotá, que estuvo abandonado 15 años y que fue recuperado para convertirse en centro cultural—, continúa su agenda de darle espacio al arte contemporáneo más arriesgado.

La edición de 2015 contará con 17 galerías emergentes de siete países y por primera vez tendrá un país invitado: Brasil.

Su énfasis es la búsqueda de lo alternativo, de aquello que no necesariamente tiene la mayor vocación comercial, pero sí es una propuesta artística que merece llegar a un mayor público.

Además, es de resaltar el esfuerzo por darles un espacio a galerías que, más allá de las propuestas comerciales, buscan tener proyectos de investigación, así como educar en criterios de curaduría.

Que ambos eventos compartan fechas en la ciudad no es más que una excelente noticia para artistas, compradores y audiencia. El éxito de ambos espacios garantiza que las distintas formas de arte y los distintos intereses se vean representados. Gana la ciudad y gana el país.

Y, claro, el momento del arte no acaba en ellas. Proyectos como La Feria del Millón —donde todas las obras expuestas cuestan un millón de pesos o menos— son apuestas por darles espacio a nuevos artistas y, sobre todo, por crear nuevos públicos.

La invitación es a que vayan y experimenten las distintas propuestas artísticas que se están tomando la ciudad. Hay para todos los gustos.

 

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a yosoyespectador@gmail.com.

Síguenos en Google Noticias

Temas relacionados

ArteArtBo