Publicidad
3 Jul 2022 - 5:00 a. m.

Hasta que reconozcamos el aporte de la diversidad

A medida que se han acumulado avances para combatir la desigualdad, hoy es un día de gozo y celebración, de reconocimiento del valor que la diversidad aporta a las sociedades. / Fotografía de referencia de Cristian Garavito.
A medida que se han acumulado avances para combatir la desigualdad, hoy es un día de gozo y celebración, de reconocimiento del valor que la diversidad aporta a las sociedades. / Fotografía de referencia de Cristian Garavito.
Foto: Cristian Garavito / El Espectador

Llegamos a la marcha del orgullo LGBT (lesbianas, gais, bisexuales y trans) con mucho dolor a cuestas. Hace unos días el país vio un video de tres hombres atacando con una correa a una mujer trans en Medellín. No se trata de un hecho aislado: solo en el Valle del Aburrá, las organizaciones de derechos humanos, en especial Colombia Diversa, viene denunciando un aumento angustiante de asesinatos de hombres gais. Las cifras muestran un país cada vez más violento contra la diversidad, lo que nos lleva a la pregunta: ¿por qué seguimos fallando no solo en el enjuiciamiento de los responsables, sino en la prevención de los ataques? ¿Qué rol cumplen en la dinámica violenta los discursos ultraconservadores que no quieren reconocer la existencia de las personas LGBT?

El Día Internacional del Orgullo LGBT fue el martes pasado, pero las marchas están convocadas en Bogotá y otras ciudades del país para hoy domingo. La conmemoración del orgullo, que inició con los disturbios de Stonewall en Nueva York, tiene como propósito visibilizar el dolor, la opresión y los prejuicios que enfrentan las personas LGBT. También, a medida que se han acumulado avances para combatir la desigualdad, es un día de gozo y celebración, de reconocimiento del valor que la diversidad les aporta a las sociedades. En esencia, es un acto de presencia para hacerse sentir. Ese grito es hoy tan necesario como cuando empezó.

Colombia tiene mucho que celebrar, es cierto. Hemos sido un país pionero en muchos aspectos en la región gracias a la labor de la Corte Constitucional. Unas 1.703 parejas del mismo sexo se han casado desde 2016, cuando se aprobó el matrimonio igualitario. Los derechos al reconocimiento de la identidad de género en documentos oficiales ha llegado al punto de que hace poco se extendió para incluir a las personas no binarias. Abundan las sentencias de tutela que defienden a estudiantes discriminados en instituciones educativas por su orientación sexual o identidad de género. Gracias a la jurisprudencia, la Constitución protege a las personas LGBT en distintos ámbitos.

Aun así, la lucha sigue. Los avances jurisprudenciales están en contraste con la inacción e indiferencia de los gobiernos y congresos que hemos tenido. Es un buen momento para pedirle al presidente electo, Gustavo Petro, que en su promesa del Ministerio de la Igualdad haya prioridad por aterrizar políticas que hagan efectivas las protecciones a las personas LGBT. Porque tenemos que ser crudos: el prejuicio sigue asesinando. El informe “Una radiografía del prejuicio”, de la Defensoría del Pueblo, encontró que cada semana es asesinada una persona LGBT en Colombia. Y es contundente al explicar que “cuando se comete un homicidio y un feminicidio en razón a la orientación sexual e identidad de género de la víctima, no se trata de una situación aislada, sino que es la conclusión de toda una vida de violencia y la manifestación más cruel de un sistema patriarcal y heteronormativo que hace uso del prejuicio y del odio para acallar estas diversidades”.

Colombia Diversa había registrado, a corte de 2021, 405 personas LGBT víctimas de agresiones: 205 homicidios, 97 amenazas y 103 abusos policiales. Por donde se le mire, la conclusión es la misma. Tenemos que hacer algo para prevenir la violencia, y eso pasa por fortalecer a las autoridades, pero también con procesos educativos que lleguen a todos los rincones de la sociedad. Para que el orgullo deje de ser un reclamo hecho con dolor, el Estado tiene que despertarse.

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a elespectadoropinion@gmail.com.

Nota del director. Necesitamos lectores como usted para seguir haciendo un periodismo independiente y de calidad. Considere adquirir una suscripción digital y apostémosle al poder de la palabra.

Síguenos en Google Noticias